Crítica de GHOST – “PREQUELLE”

7.8 Bueno

Prequelle" podría tomarse como una versión aterciopelada de antiguos trabajos presentados, siendo un disco que durante todo su recorrido hace recordar el nombre de un artista muy particular: Alice Cooper. En los primeros GHOST muchos veíamos a King Diamond, pero vemos cada vez más de Alice Cooper en Tobias Forge.

  • Composición 8
  • Voces 7
  • Producción 8
  • Base Instrumental 8
  • User Ratings (1 Votes) 7.8

Repasamos el último trabajo de los suecos GHOST que con su trabajo “PREQUELLE” suavizan de alguna forma su estilo acercándose a un Hard Rock más puro

La banda sueca es bastante nueva en comparación con las bandas de rock como JUDAS PRIEST y IRON MAIDEN, que suelen tocar en grandes arenas. Aun así, GHOST se va haciendo un hueco y llegando a estos sitios como cabeza de Cartel, ejemplo el RESURRECTION FEST en Viveiro España.  Su ascenso meteórico tampoco es casualidad; esto ha estado gestando por bastante tiempo. La prueba está en el álbum de estudio más, “Prequelle”, incluso si tiene sus pasos en falso según se quiera ver.

[the_ad id=”7218″]

En algún lugar de su oscuro corazón, Tobias Forge debe haber sabido todo el tiempo que el momento de desenmascarar a él y a la banda llegaría. Por esto, el cuarto álbum de GHOST, no necesita esos trucos llamativos. En todo caso, la teatral banda sueca de pop-metal satánico se ha ido fortaleciendo desde su debut en 2010, “Opus Eponymous”; “Meliora”, el último álbum, alcanzó el puesto número 8 en el Billboard 200, y la banda obtuvo un Grammy de Mejor Metal Interpretado en 2016 por su éxito de radio en Estados Unidos “Cirice”. Entonces, ¿por qué Mr. Forge debería descartar su anonimato ahora, incluso si todo el mundo ya sabía que los papas satánicos Papa Emeritus I, II y III eran realmente el mismo tipo todo el tiempo?

 Ghost_2018_Prequelle-rnb-1  

Nuestro peculiar cantante y líder de la banda regresa, no como un nuevo Papa, sino como el Cardenal Copia, un nuevo linaje, uno con una habilidad especial para la danza interpretativa. Su imagen y el evidente abandono de los Papas son bastante simbólicos por estilo en constante evolución de la banda.  Aunque el material de la asignatura es bastante morboso y premonitorio, muchas de las canciones se destacan por coros de “cantar a coro”, riffs altísimos y secciones de sintetizador pesado.

Me divierte mucho la nueva etapa de GHOST, y es que no era difícil aventurarse a tal predicción. Después de la presentación por capítulos de su “nuevo” frontman, Cardinal Copia, por fin hemos podido paladear el cuarto trabajo de la banda sueca.

Ghost_guiar

Llegamos al momento de analizar tema a tema, track-by-track, lo que encontraremos en algo más de 40 minutos del álbum. Sin preliminares, sin consideraciones previas. Entremos en materia: “Ashes”, una introducción que dibuja de manera cinematográfica la atmósfera tenebrosa en la que despega la temática medieval del disco, 80 segundos con un grupo de niños cantando de manera escalofriante “Ring A Ring O’Roses”, una canción infantil en inglés que a menudo se atribuye a la Gran Peste que aniquiló a casi una cuarta parte de la población de Londres en 1665 y 1666. Hace una introducción perfecta para el disco sobre un mundo plagado de enfermedades que se tambalea al borde del apocalipsis, o al menos una nueva Edad Oscura, tanto porque la rima es tan siniestra, y porque es tan condenadamente pegadiza. Curiosamente la primera voz que escuchamos es la de una niña de nueve años, Minou, hija del líder de la banda. A continuación, arrancan las guitarras y toda la banda con el riff final del siguiente tema, “Rats”, que a la vez bebé del instrumental Spöksonat (Sonata fantasma) de “Meliora” de 2015. Apenas estamos ante una intro y ya vemos que nada es tan sencillo como parece;

“Rats”, suena como la banda de los 70 que nunca escuchaste. Con un gran riff de apertura y un gancho simple, pero al mando, ciertamente captura la estética del rock clásico temprano, aprovecha un coro armonizado de “Whoa-oh-oh-oh” celebrando las infestaciones de las alimañas titulares al son de los primeros MÖTLEY CRUE, el primer adelanto de la banda para este disco. Una pieza directa, sin dobles intenciones y con un aire fresco y melódico. Puro Hard rock vibrante y lubricado para encandilar desde la primera escucha. Un tema que va en alza constante; 

“Faith”, captura mucha de la perversidad abierta de anteriores discos, por muy claro que veas algo, siempre habrá quien lo vea de una manera completamente diferente, es un tema que molestara a los “haters” de la banda. Empieza y acaba enmarcado en unas guitarras haciendo filigranas, poco habitual en ellos, para inmediatamente embestir con el riff más heavy y musculoso del disco. El tema cae en guitarras graves para que Mr. Tobias se luzca en un nuevo estribillo memorable, junto a unos arreglos de teclado que, recuerdan a los de Josh Silver de TYPE O NEGATIVE. Con sitio para dos solos de guitarra, y con un puente memorable en el que inteligentemente meten unas voces que podrían tomarse por guturales;

Ghost_Capitol_Theatre_2018-39

“See The Light”, posee un coro casi hipnótico y una línea sintetizadora de conducción garantizada para abrirse paso en el cerebro de un oyente exigente para esta banda sueca, es el tipo de balada de poder impulsada por el piano. Tras un solemne nexo entre temas con órgano y coro, el cuarto corte arranca, con Cardinal Copia recitando sobre una línea de bajo y piano de un modo muy cercano a lo que hacían SURVIVOR, dejando una extraña sensación satisfactoria que no sabría catalogar de oscura o luminosa. El productor francés Dimitri Tikovoï participó en la grabación de este tema en Londres, y se presenta como co-compositor del mismo; “Miasma”, una pista excelente y ciertamente sacia cualquier necesidad de un instrumental en este disco. Si pensáis que es un tema relleno estáis en un enorme error, hablamos de una pieza soberbia de rock progresivo en la que tenemos a una magnífica banda desarrollando grandes ideas de una manera brillante, con solos de ida y vuelta, teclados locos, una batería colosal y un siempre polémico saxofón que, sin miedo a anacronismos, se usa como divertido colofón final;

 

“Dance Macabre”  ,con su ritmo sensacionalmente enfermizo es la canción de amor perfecta para ese demonio especial en tu vida,  Un claro enfoque 80’s en todos los detalles hechos a la medida del devoto cantante,  es un corte que sorprende por su frescura, y ese tono tan agudizado es quizá el que aportaron los músicos suecos Salem Al Fakir y Vincent Pontare, acreditados como co-compositores de esta pieza;  “Pro Memoria”, simplemente le falta algo,  GHOST tiene una habilidad especial para equilibrar temas oscuros y típicamente metálicos con rock clásico en esta producción. Aun así, esta pista se inclinó demasiado en la dirección de este último. Desafortunadamente, el estribillo existencial resulta bastante cursi y desagradable para la composición Es una pena que la primera impresión de este tema no fuese escucharlo entero. La banda presentó su introducción clásica en el capítulo I de su vídeo- serial  de presentación de Cardinal Copia,  y también escuchamos una de sus estrofas y estribillo en el capítulo III. 

Pese a ese efecto sorpresa no despegó, tenemos un tema en el que la melodía vocal lo es todo, una pegadiza consecución de melodías salidas de la garganta del “divo”, sobre la que pivotan banda y orquesta de la manera más sensacional. Tema netamente pop, pero con una sacudida emocional propia del rock más grande, engalanado con cuerdas y coros para terminar de derretirse; 

“Witch Image”, ofrece el útil recordatorio de que se podría decir que es la canción menos memorable del disco, y puede ser que la más floja, pero simplemente quedó como la que menos sorprende. Quizá se haga demasiado dulzón, posee guitarras, pero apenas embiste. Un tema correcto, pero muy en la línea de lo esperado. Su tono indeterminado hace que definitivamente te preguntes dónde está eso que avisaban de que este disco está inspirado en la Edad Media;

“Helvetesfonster”, la segunda pista instrumental, es superflua. Es un poco excesivo e innecesario tener dos pistas instrumentales en este álbum cuando es seguro suponer que GHOST está presionando para obtener un mayor acceso y un mayor éxito con él de matices medievales, que añaden un maravilloso sentido de grandiosidad cinematográfica. Por si fueran pocas las referencias que podemos encontrar en el catálogo del grupo, nos inyectan un jeringazo instrumental de casi seis minutos, con Mikael Åkerfeldt de OPETH como artista invitado, y con una clara influencia progresiva inesperada. Un brillante y barroco tema sin letra, pero en el que se puede leer mucho mensaje de manera subyacente. Y es que estos excesos técnicos instrumentales me suenan a recado envenenado, dardos claramente dirigidos a los despechados ex-integrantes de la banda. Un tema progresivo en el sentido clásico, tiene un aire de cine heroico, un aura solemne y victoriosa que nos invita al cierre que se aproxima con el último corte;

“Life Eternal”, es una conclusión poderosa y operística; es una gran instantánea del estilo dramático que posee GHOST y lo que intentaron capturar con este disco culmina con la banda en su mejor nivel, De nuevo la voz del Cardenal Copia es el núcleo protagonista, arrancando de manera muy delicada hasta ser acompañado por un sencillo piano al que se le van uniendo todos los instrumentos en una emocional in crescendo. El tema estalla finalmente con la banda a todo volumen, acompañada por orquesta clásica y el coro masculino más poderoso de todo el disco. Una balada que torna de tierna a homérica en apenas tres minutos, con una carga emocional enorme en su letra, y uno de los mejores estribillos de toda la carrera del grupo.

Ghost_2018_Prequelle-rnb-3

“Prequelle” es un disco que me impresiona en muchos momentos, en cierta manera continuista de “Meliora”, pero con suficientes nuevos sabores como para sorprender. La producción es similar a la que últimamente nos tenían acostumbrados, perfecta para lo que buscan, siendo los teclados los que marcan finalmente la gran diferencia hacia un sonido más ochentero.

Quizá esperaba algo más de oscuridad, aquello de la Edad Media fue simplemente el caldo de cultivo del que se generó la lírica de este disco, pero ello finalmente no se ha permeabilizado en su sonido, resultando además un trabajo ciertamente resplandeciente. “Prequelle” podría tomarse como una versión aterciopelada de antiguos trabajos presentados, siendo un disco que durante todo su recorrido hace recordar el nombre de un artista muy particular: Alice Cooper. En los primeros GHOST muchos veíamos a King Diamond, pero vemos cada vez más de Alice Cooper en Tobias Forge. Y no solo en su concepto de teatralidad e imagen; musicalmente también, desde los momentos más delicados hasta los más heavies. Mr. Forge es todo un malabarista que sigue demostrando saber encontrar equilibrio entre potencia y melodía, entre teatralidad y riqueza musical, entre evolución y no perder su esencia, entre guiño a los clásicos y frescura; viajando con naturalidad entre un sinfín de territorios con la ventaja que le da su amplio abanico de recursos. No sé si “Prequelle” es mejor o peor que uno u otro de los anteriores discos de GHOST, pero sí tengo diáfanamente claro que hablamos de una nueva lección de composición musical. Un disco en el que grandes ideas son aprovechadas con inteligencia y convertidas en verdaderos monumentos. Sin olvidar por supuesto a los Nameless Ghouls que son detrás de sus máscaras unos músicos profesionales. 

Muchos dudan que GHOST hagan buenas melodías, argumentando que no son nada especiales, y eso precisamente es lo mágico de esta banda. Hacen buenas melodías sin necesidad de que sean sofisticadas; se instalan rápidamente en tu alma, ya seas nuevo en esto o tengas los oídos entrenados durante décadas. “Prequelle” destaca por ser un disco adictivo, del que parece imposible cansarse. GHOST siguen creciendo a pasos agigantados porque se arriesgan a hacer cosas que ya nadie se atreve. Canciones. Tan fácil, tan difícil.

Ghost_2018_Prequelle

Como en los registros anteriores de GHOST, la música se apoya fuertemente en las influencias de los 70 y los 80: algunos BLUE ÖYSTER CULT y BOSTON aquí, algunos buenos metales para el cabello y rastros de las exitosas máquinas suecas ABBA y ROXETTE. Y si bien es perfectamente comprensible que la música suene con los fanáticos que prefieren que sus sonidos satánicos sean enojados, agresivos y confrontaciones, el formidable sentido de la melodía y la construcción de la canción es lo que hace que la misión musical de GHOST sea tan singularmente diabólica. Después de haber encontrado un mercado para la música insidiosa, el grupo, ahora está doblando con un par de canciones que son más apretadas, más fuertes y más emocionantes que cualquier otra cosa que haya hecho antes, sin perder el encanto perverso original. 

No podemos olvidar que, actualmente Mr. Forge está siendo demandado por algunos de los Nameless Ghouls, músicos sin nombre de GHOST, una situación que inevitablemente habría resultado en la revelación de su verdadera identidad. Pero se siente, al escuchar a “Prequelle”, que presenta a Mr. Forge con el disfraz menos temible del Cardenal Copia, que simplemente era hora de que él se adelantara. Después de todo, cuando has hecho un disco tan generoso como este, mereces la oportunidad de disfrutar públicamente de su resplandor infernal.  Tan claramente sombrío como pueden ser las canciones, también son más pegadizas que la peste bubónica, y considerablemente más divertidas. 

Esta es una banda que ingresa a la dominación global, por lo que el proceso tendrá sus dificultades ocasionalmente. Sin embargo, no hace mucho para restar valor a GHOST de manera holística. Mr. Forge y sus compañeros de banda, de esta ocasión, son tremendamente emocionantes y este es otro paso hacia la supremacía del rock en nuestros días.

Reseña de Pepe Cortez

1 comentario

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: