Crónica de Bonfire en Madrid el 02 Abril 2017

¿Dónde están mis Bonfire?¿Dónde está la melodía?

La pasada semana Bonfire visitó nuestro país y tuvimos la oportunidad de vivirlo en directo.

Hoy os voy a contar la historia de lo importante que es tener un cantante, y no porque el cantante cante como los ángeles, con un timbre y una técnica asombrosas, que tampoco es el caso, si no por lo que trasmita y por cómo interprete las canciones. Hoy os voy a contar una historia de cómo se puede ejecutar, sí, ejecutar, una canción sin ningún tipo de carisma, sin ningún tipo de sangre, sin ningún tipo de ganas, en definitiva, lo que es follar sin ganas.

Bonfire Madrid 3

Power Train, tema del último disco, Byte The Bullet, recién salido al mercado, fue el elegido para abrir la velada. Sonó bien, contundente, al ser un sonido, el disco en general lo es, tan lejano al estilo de toda la vida de Bonfire, lo acepté e incluso me gustó, escuchar a Bonfire siendo casi heavy metal era algo novedoso y atrayente. Pero, y tras una buena ovación, no es para menos, en cuanto a sonó Never Mind, y después, Don´t Touch The Light, y Hard On Me, me di cuenta de que esto que sonaba no eran mis Bonfire, ¿dónde estaba la esencia?¿dónde estaba la melodía? La labor instrumental podía estar bien ejecutada: las guitarras, sí es verdad, su compenetración estaba trabajada, y sonaba bien, son buenos guitarristas, sobre todo Frank Pane, muy técnico, el bajista, correcto, apoyando en los coros, y el batería sensacional, en serio, con pegada y siempre con velocidad y cuadrado, pero faltaba esa chispa, ese rollo del hard rock, esa alegría. Todo se veía como el que interpreta una partitura, todo encorsetado y sin nada de libertad y soltura. Y no solo ocurría con los grandes clásicos de Bonfire, con los que se hicieron realmente famosos, con temas más posteriores, como Under Blue Skies, pasó lo mismo.

Bonfire Madrid 2

Con este disgusto en el cuerpo, se tocaron otro tema del nuevo disco, Praying For A Miracle, que les quedó bien, la verdad, con todas las del nuevo disco se les veía más “entregados”, pero llegó Give It A Try, y ya se acabó, ¿cómo se puede cantar Give It A Try, la balada por excelencia, como si fuera una canción heavy metal?¿cómo puede ser que da igual que sea una balada, una canción rápida, una canción heavy metal, o una polka que todo se canta exactamente igual? No puede ser, las canciones hay que interpretarlas, sentirlas, y no es lo mismo una cosa que la otra.

A partir de aquí, mis ojos solo se dirigían al batería, al que realmente merecía la pena ver, y fueron pasando las canciones. Sword And Stone, que por encima que era la primera vez que se la veía tocar, no me gustó nada, Nothing At All, del disco Glorious, con David Reece, con un sonido pésimo, saturadísimo, American Nights, desapercibida, Can´t Break Away, también del Glorious, cuyo destrozo fue impresionante. Si Inglorious, y es mi opinión, será en poco tiempo un disco intrandescente, habiendo interpretado dos temas suyos así, todavía lo desacredita más. Después sonó SDI, sin ganas, para acabar con Sweet Obsession y Ready For Reaction, donde por lo menos hicieron que cantara el público, y así se notó algo más de sintonía, alegría y frescura.

Bonfire Madrid 4

Se retiraron del escenario, y salieron al minuto, sin que el público pidiera bises, el ambiente ya estaba frío, para tocar You Make Me Feel, uno de mis temas favoritos de la banda, del que prefiero no hablar, y Champion, con lo que se fue, sin pena ni gloria, la banda tributo de Bonfire.

[the_ad id=’5356′]

Me gustaría hacer mención a Neon Delta, para mí los grandes triunfadores de la noche, en las apenas cuatro canciones que pude ver, esto es actitud, ganas e intención de agradar.

¡Rock and Blog!

 

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: