Crónica de Willie Nile en Valencia

Willie Nile habló en rock and roll. El de Buffalo convenció en su actuación en Valencia

Fue, desde luego, uno de los grandes acontecimientos de la temporada en la ciudad del Turia, donde, en Loco Mateo, fijó su punto de aterrizaje en esta nueva gira por España.

Willie Nile, doctor en filología y literatura inglesa, por si faltaba algo, lleva toda la vida a la contra, desde la auténtica independencia del rock, y no será porque no tiene amigos poderosos e influyentes. Pero hay algo en su forma de ser, en su manera de entender este negocio, que cada gira que emprende por Europa, solo le persiga un pensamiento: “es fantástico conocer a tantas personas en tantas ciudades, que disfrutan de mis canciones y mis shows”, dice en la nota de prensa que se pasó antes del concierto.

Después de once discos oficiales de estudio, Willie ha visitado España en varias ocasiones, y ha recorrido muchas de las mejores salas del país. Esta vez, vuelve para,en teoría, promocionar su último disco, un homenaje a su amigo Bob Dylan.Y esto no es precisamente un trabajo sencillo. Llevar a su terreno canciones ya estrujadas por tantos y tantos artistas, ha sido, en palabras de Willie, “un inmenso honor, realizado con el mayor de los respetos”. Y así lo ha conseguido.

En esta gira, que comenzó en León, en El Gran Café, el pasado día 10  de mayo y cerrará el próximo 20 en  Santander, Nile dejó en casa a su escolta habitual (Johnny Pissano, Alex Alexander, Matt Hogan) está acompañado por una banda integrada por Danny Montgomery, batería; Juanjo Zamorano, bajo y coros; y Jorge Otero, un guitarrista asturiano (al que conoció en su gira española de 2001 y que ha llevado como como guitarrista suyo en sus giras en España, en varios conciertos en New York, New Jersey, Kilkenny, más giras por Italia, Holanda, Alemania, etc.) que causó sensación por su depurada técnica, afilados solos, punteos precisos, un fraseo impecable y una contundencia rítmica que hacen preciso saber mas de él (y que le valieron numerosas ovaciones por parte del público) y arropó a la perfección al de Buffalo.

Willie-Nile-Valencia-2018

Every grain of sand, Abandoned love, Subterranean homesick blues y, por supuesto, su apoteósica versión de Blowin´in the wind que cerró el concierto -antes de un bis en el que enloquecieron a la concurrencia con You gotta be a Bhudda (in a place like this)- fueron el gancho para recordar que su último trabajo, Positively Bob, está dedicado a Dylan, al que definió como “el Shakespeare del rock and roll”. Pero el grueso de su actuación sirvió para recordar su trayectoria. Arrancó con Runnin’ down a dream, de Tom Petty, repasando luego sus grandes éxitos como One guitar, Forever wild, House of a thousand guitars o Streets of New York, que sirvió de puente y descanso para sus músicos, puesto que la interpretó solo -mientras explicaba que aquella ciudad era “muy interesante”, acompañado por su piano hasta la parte final en la que la banda volvió a demostrar su potencia y bien engrasados engranajes.

Casi dos horas, que supieron a poco, de auténtico y genuino rock and roll norteamericano, como avisó desde el principio, cuando se dirigió a la audiencia explicando que él no hablaba muy bien español, así que iba hablar en rock and roll. Como así fue.

Crónica y Vídeo de Paco Delgado

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: