Crítica de GRAHAM BONNET BAND “Day Out In Nowhere” (2022)

Apple PodcastsSpotifyRSSDeezerBlubrry

Graham Bonnet retoma su proyecto más personal y lo hace con un notable nuevo álbum titulado “Day Out In Nowhere”

La carrera de Graham Bonnet siempre ha ido asociada a algunas de las bandas más legendarias de la historia del rock, su amplia trayectoria le sitúa en formaciones tales como Rainbow, Impelliteri, Michael Schenker o Alcatrazz. Y es que está claro que es, una de las voces más icónicas de la escena del hard and heavy durante décadas. Sin duda su voz sigue atesorando esa magia que nos cautivó en su día cuando le descubrimos, como fue en mi caso, con aquel “Since You Been Gone” de Rainbow. 

Poseedor de una imagen característica, con un corte de pelo a lo niño pijo, las gafas de aviador y los trajes o las camisas con corbata, era la antítesis en cuanto a indumentaria a cualquier estrella de rock de la época, pero era “dios” cantando… y claro, no había nada que objetar sobre su atuendo.

Tras su paso por Rainbow sustituyendo a Ronnie James Dio, conocería a Michael Schenker con quien colaboraría tanto en MSG, como en su proyecto “Michael Schenker Fest”, también militó en las filas de Impelliteri y alternó su carrera en solitario, a la par que con Alcatrazz. 

En 2020 rompe con Alcatrazz, y tras algunas polémicas por ambas partes, Bonnet decide que proseguirá con el legado de Alcatrazz y con el nombre, dando lugar a dos agrupaciones de igual nombre. Durante este impas, Bonnet va fraguando el que será su tercer álbum con The Graham Bonnet Band, contando nuevamente con dos de los miembros iniciales de sus primeros discos, Beth-Ami Heavenstone al bajo y Conrado Pesinato a la guitarra, estos dos músicos desempeñarán también las tareas de producción de este disco.

El resto de la banda la conforman el teclista Alessandro Bertoni y el batería, Shane Gaalaas (Michael Schenker, B’z). 

Y como viene siendo habitual, en los últimos años, tenemos invitaciones estelares como son: Jeff Loomis (Arch Enemy, Nevermore), John Tempesta (The Cult, White Zombie), Mike Tempesta (Powerman 5000), Roy Z (Halford, Bruce Dickinson) y el legendario teclista Don Airey (Deep Purple, Rainbow).

“Day Out In Nowhere” es su tercer lanzamiento que elige la misma dirección musical que los dos anteriores, «The Book» y «Meanwhile, Back In The Garage».  Nos encontraremos con influencias evidentes de las bandas en las que ha participado, como puedan ser Rainbow o Alcatrazz, pero imprimiéndole un carácter más fresco a los temas.

La Graham Bonnet Band representa el tipo de música que hubiera querido para Alcatrazz, menos artificios con la guitarra y canciones de mayor consistencia, aunando todo esto con letras inspiradas en asuntos que le preocupan a nuestro protagonista.

Tras este prólogo podemos prever que Day Out In Nowhere es un álbum de hard rock clásico con una brillante producción. Graham Bonnet se hace acompañar de una banda muy competente donde se evidencia una muy buena química entre ellos.

Abre Imposter, el primer single del álbum, rock clásico en su más pura esencia incluso por momento puede venirte a la mente Rainbow.

Twelve Steps To Heaven combinando lo clásico y lo moderno, la voz de Bonnet sigue sintiéndose poderosa, y Pessinato hace un trabajo de guitarra espectacular.
Brave New World con unas armonías a lo Since you been gone, coros a lo Alcatrazz y solo de guitarra de Roy Z a lo Steve Vai.

Uncle John es un tema contundente, con una letra algo oscura, unas melodías de teclados fantásticas y un solo de Conrado Pessinato, impresionante, muy buen guitarrista.
Day Out In Nowhere es quizá el que más se acerca al rock melódico con acústicas que dulcifican la composición.

The Sky Is Alive puro estilo Alcatrazz, todo velocidad  y un solo de teclados a lo John Lord.

David’s Mom con mucho groove, super ganchera, aquí el bajo de Beth-Ami Heavenstone posee un ritmo hipnotizante y la pegada de Shane Gaalaas, de vértigo.

When We’re Asleep con los hermanos Tempesta, Mike y John, como sabéis John es el actual batería de The Cult.

It’s Just A Frickin’ Song otro corte retro, donde el bueno de Don Airey toca los Hammond batiéndose en duelo con la parte rítmica, magia en estado puro.

Jester otra energizante pieza con Jeff Loomis a la guitarra y Kyle Hughes a la batería.
Suzy (Orchestra) es la conclusión del disco, un extraño tema que se desmarca del conjunto, una pieza orquestada, como si de una banda sonora de película se tratara, donde Bonnet muestra sus distintos registros desde los graves para llegar a acariciar los más agudos.

Los cimientos de la carrera de Bonnet se gestaron en los 70 y 80, pero su voz incombustible y poderosa y su visión de para abordar las influencias de la vieja escuela con aires renovados hacen de este álbum un trabajo que convencerá a sus fans más leales y atraerá a aquellos que nunca escucharon al maestro en décadas pasadas.

Crítica de Alicia Albertos

Otras noticias de Rock y Metal relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Los cimientos de la carrera de Bonnet se gestaron en los 70 y 80, pero su voz incombustible y poderosa y su visión de para abordar las influencias de la vieja escuela con aires renovados hacen de este álbum un trabajo que convencerá a sus fans más leales y atraerá a aquellos que nunca escucharon al maestro en décadas pasadasCrítica de GRAHAM BONNET BAND “Day Out In Nowhere” (2022)
X