En esta época de moral baja este álbum llega para llenarnos de ánimo y ganas para montar un buen Mosh-Pit

NAPALM DEATH son considerados como los pioneros del Grindcore, dándose el lujo de incorporar elementos desde el Hardcore Punk, Crust Punk, Art Rock y hasta el sonido del NWOBHM del siglo pasado, usando guitarras fuertemente distorsionadas y ritmos desenfrenados, al igual que voces incomprensibles. Sus letras continua normalmente son una crítica socio-política que siempre da mucho para componer. Desde el pináculo de la extrema confrontación instrumental y la firme humanidad lírica, el nuevo álbum de NAPALM DEATH vuelve a deformar los paisajes musicales. El decimosexto álbum de estudio de los «Gods of Grind del Reino Unido», ha llegado con todos nosotros, «Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism».

Los fabulosos y quiméricos músicos de la banda Inglesa continúan casi perpetuamente, ellos son para esta ocasión, Shane Embury, en el bajo, las reverberaciones y los gemidos; su frontman-gentleman, Mark «Barney» Greenway, en las voces de Barítono junto a los gritos y chillidos intermitentes; Danny Herrera, en la batería de agitada turbulencia y el último en unirse John Cooke, en las distorsionantes guitarras, un combo de destrucción total en esta producción llamada «Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism».

Hace cinco años nos dieron «Apex Predator – Easy Meat», que se ganó con creces y vítores buenas críticas, la aceptación del público y unas sendas presentaciones de la banda en varios escenarios del planeta, mantenerse a este nivel solo se hace con trabajo y sin perder las raíces, siempre y cuando se adapten a los tiempos que se viven, de ahí surge porque NAPALM DEATH son imperecederos y con «Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism» que saldrá la mercado por medio de CENTURY MEDIA RECORDS a mediados de Septiembre, su perpetuidad se mantendrá sin ninguna duda.

napalm death review 2020

«La frase que se me quedó en la mente cuando comencé a pensar en la dirección lírica de este álbum fue «the Other». Un poco inspirado en «Apex Predator», por eso era necesario que se llamara asi». Esto lo decía Mr. Barney con respecto al título del álbum. Recordándonos que dentro de su discografía, las denominaciones de sus realizaciones siempres se compone de muchas palabras a excepción de su primer disco «Scum» que data del año de mil novecientos ochenta y siete o «Utilitarian» de dos mil doce.  Agrega además: «Se podía reconocer en ese momento que se estaba generando un miedo y una paranoia cada vez mayores en todo el mundo, desde las personas que migran hasta las personas con una sexualidad fluida, y esto estaba comenzando a manifestarse en reacciones muy antagónicas que sentías que estaban casi al borde de la violencia.» 

 Acentuando el reconocido Frontman:  «No todo el mundo recurre a tales reacciones, por supuesto, pero incluso la falta básica de comprensión puede volverse tóxica con el tiempo. No estoy diciendo que este sea un fenómeno completamente nuevo, pero ha sido avivado en la historia reciente por algunas personas con mentalidad particularmente agresiva en círculos más políticos y, como siempre, sentí que sería el antídoto natural para respaldar la humanidad básica y resaltar la solidaridad con todos». Creo que dejan claras sus intenciones.

Analizamos NAPALM DEATH «Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism»

El resultado de este reciente disco que aumenta el legado de la banda, se pronuncia desde el minuto uno y con su tema de inicio, «Fuck The Factoid», sin miramientos o disparates, despropósitos a parte, así se inicia un disco de NAPALM DEATH, saturando sonidos y recordándonos porque continúan en la mejor órbita de lo que es el Metal Extremo. Mr. Barney es demoledor, tremendos los acordes graves del bajo de Mr. Embury y ya percibimos unos coros que sonarán en otras canciones del álbum; 

«Backlash Just Because», hace unos meses este fue el primer track que disfrutamos, indicándonos que los ingleses se encontraban de buena forma dentro de su desorden anárquico del que disfrutamos desde su primer disco, y ya llovió bastante; 

«That Curse Of Being In Thrall», van tres tracks que dan en la diana sin fallar, anarquía total entonada en los coros agudos junto con los graves, la velocidad de la batería de Mr. Herrera es alucinante, y cuando se combina con las armonías de los otros instrumentos es que podemos digerir este Grindcore de naturaleza propia. La condición es inapelable para sentir que NAPALM DEATH son exclusivos; 

«Contagion», los compases de aderecen en un tono abajo de lo que nos dan habitualmente, que se ha venido demostrando en sus postreros discos, es casi un discurso de principios que incitan a tener otra manera de pensar o actuar, de mis favoritas del álbum y no por llamarse «Contagio», algo que está tan de moda que comienza a fatigar, pero los cambios de tonos son fascinantes en todo su despliegue; 

«Joie De Ne Pas Vivre», cuando nació esta banda surgió un nuevo género lleno de sonidos-ruidos, hablo de hechos del siglo pasado, de ahí ganó su rango de culto, por eso no debe de extrañarnos este track en donde hasta la voz de Mr. Barney parece que no es la propia, más  todo la resonancia de chirridos y golpeteos infrecuentes y extravagantes conforme se desenvuelve; 

«Invigorating Clutch», arpegios de guitarras con un fondo de delay de Mr. Cooke demuestran porque es el elegido esta ocasión para ejecutarlas , dan paso a unos coros que escuchamos al final de la primera canción, desencadenando ritmos a lo más puro CELTIC FROST, un coqueteo al Black Metal primitivo, la ritmicidad de cuatro cuartos en toda la canción terminando con cierto recelo e inquietud; 

«Zero Gravitas Chamber», para no olvidar que si de algo se han embriagado desde siempre es el Hardcore Punk, se puede lesionar las cervicales o romper alguna puerta o ventana con su escucha, al armonía característica de los de Meriden, que te agita, te tira y lo continúa haciendo hasta ajustarse a su gusto; 

«Fluxing Of The Muscle», son una banda madura sin llegar a lo rancio, los arpegios de la melodía son oscilaciones que son inestables dentros de un balanceo constante que le dan una constancia que solo ellos pueden dar, sin perder el mensaje reivindicativo de siempre que compromete a sus autores con sus interlocutores; 

«Amoral», el segundo corte que se publicito del disco, bien entonado como lo hacen de costumbre, se puede decir un poco evolutivo en lo que es su sonido, pero sin perder impacto o conmoción, pronunciandose sobre la sensación e imagen de la canción, junto con el video dirigido por Michael Panduro, el vocalista Mr. Barney explicó que las imágenes de los niños que se muestran jugando mientras exploran la obediencia sistemática que mantenemos en la sociedad y a la que se refiere el otro miembro longevo, el bajista Mr. Embury en la letra, cuando menciona: «Muestra nuestra falta de poder dentro de la jerarquía que nos reprime», no pierden su impacto;  

«Throes Of Joy In the Jaws Of Defeatism», gritos desesperantes y desafiantes a la vez, son la introducción a un Grindcore imperecedero y abrumador que altera nuestros sentidos al incitar un poco de exceso o tensión controlada con los ritmos llenos de furia que se funden al final con esos coros extensos; 

«Acting In Gouged Faith», es que no quitan el pie del acelerador, la melodía es interesante por el cumplimiento de las notas en su actuación, que llegan a alcanzar una velocidad bastante ligera pero activa en lo que se refiere a conjuntar con el resto de los instrumentos incluyendo la voz, mi segunda referida de la producción; 

«A Bellyful Of Salt And Spleen», cerramos con sonidos de percusión pausados al ritmo de un mecanismo que maniobra conspirando sonidos junto a la dicción de palabras articuladas ajustadas para concluir un disco que cumple con lo esperado, el desarrollo y crecimiento musical a través del tiempo de NAPALM DEATH, el desencanto o la frustración son inoperantes en esta realización.

El álbum fue producido por su compatriota Russ Russell y la sugestiva portada es un trabajo del artista Danés Frode Sylthe, que ha colaborado anteriormente con la banda. Algo que no se puede dejar de lado es la portada, a lo que Mr. Barney vinculaba: «La obra de arte usa específicamente una paloma blanca como pieza central, que por supuesto es un símbolo comúnmente reconocido de paz y cooperación. La paloma ha sido mutilada muy violentamente por una mano esterilizadora y en su muerte parece particularmente rota y ensangrentada. Sin embargo, a través de la violencia se puede ver un símbolo de igualdad en sangre en el pecho de la paloma, lo que tal vez demuestra, al menos visualmente, que la igualdad acaba traspasando la imagen lacerante. Un aspecto positivo en medio de muchos negativos, al igual que el título del álbum en sí mismo es un poco un oxímoron: la celebración de la humanidad incluso en las mandíbulas destrozadas de la negatividad».

Sin dudarlo NAPALM DEATH en cada trabajo se entrega en cuerpo y alma. Sus sensaciones y propósitos son evidentes, desembarazados y patentes en cada uno de sus nuevos discos, y en este también. 

«Throes Of Joy In The Jaws Of Defeatism» no es ajeno a nuestra realidad actual y a ninguna pasada. Si traducimos el título sería algo como: «La Agonía de la Alegría en las Fauces del Derrotismo», ¿quien no se siente así en estos momentos? o ¿Quién no ha vivido estas premoniciones?. En esta canciones repletas de Grindcore acicaladas con un poco de Death y Black Metal evocamos estas sensaciones, creandonos imágenes que nos ayudan a ver el problema pero también una solución. Los ingleses no expiran fácilmente, están para darnos todavía mucha buena música con cada nueva creación, con un rendimiento que inspira y salva al Metal Extremo.

De ahí que, pocas bandas pueden levantar su cabeza sobre el resto, alardeando de su obligación- responsabilidad política, su conveniencia al hablar y al actuar, su lealtad y nobleza a las raíces, y su »postura», que es ese concepto difícil de definir, pero que se percibe con claridad tanto en el contenido musical como en la puesta en escena en vivo, por eso y más….God Save, NAPALM DEATH !!!!

Reseña de Pepe Cortez

Deja un comentario