ARA nos ofrecen con este álbum «Jurisprudence» una opción de Metal Extremo complejo y prometedor pero todavía en formación

La justicia es ciega pero es un ordenamiento determinado y por tanto ordenado, nada de esto aparentemente tiene que ver en este disco.  La banda ARA toca un Death Metal con aire progresivo y técnico. En «Jurisprudence», su música es un poco compleja, con múltiples cambios de tempo y múltiples influencias musicales dentro de una pista. Sus ritmos están en capas, con muchos riffs disonantes. Implacablemente brutal y pesada, con gruñidos bajos y ritmos explosivos en todo momento.

A veces, el camino para convertirse en una banda exitosa significa que tienes que tomar el lado administrativo y comercial de la carrera musical deseada en tus propias manos y este enfoque independiente ha ayudado a la banda estadounidense ARA a obtener una cantidad considerable de elogios a lo largo de su viaje artístico. Han pasado seis años desde el lanzamiento de su debut y ahora es el momento para el muy esperado seguimiento que viene en forma de su segundo disco, «Jurisprudence» que está disponible actualmente, también a través del auto lanzamiento, como su primera producción.

ARA demuestra ser capaz de escribir algunas canciones de forma larga en minutaje que son realmente interesantes sin perder la insistencia ya que son mucho más ambiciosas que las de su anterior disco. Pero son menos inmediatas y tiende a arrastrar a puntos de sopor. Los riffs del álbum parecen estar atrapados entre un Death Metal intratable más tradicional  y con bastante sofocación armoniosa junto a un estilo más abstracto.

Ante nosotros tenemos a una banda de Death Metal progresivo, originarios de Wisconsin. Sus miembros han estado en otras bandas, especialmente NORTHLESS , una banda de post-rock que también es de la ciudad norteamericana del estado de Milwaukee. ARA se mantiene intensamente inteligente y siempre fantásticamente detallada en los productos que se relacionan de su trabajo colectivo, la mayoría de la línea de la banda también está involucrada en un colectivo inspirado de proyectos de Metal Extremo cercanos, pero también presentando su particular talento   Su primer EP «The Blessed Sleep», de dos mil doce recordó específicamente sus influencias principales con matices de Death Metal «Old School», potente y técnico que se convirtió en estandarte de su primer contacto con este mundillo. Sin embargo, las voces y las guitarras principales no estaban al cien por cien y sería su debut importante y respetable en su larga duración, «Devourer of Worlds», dos años después para encumbrarse en lo más alto de las órbitas que recorren. En ese momento había sido un lanzamiento de Death Metal disonante impresionante, referencial pero efectivo junto a algunos años de retrospectiva aplicada, el primer disco tenía la intención de ser lo más denso y desafiante posible, poniendo toda la potencia en la batería y dejando a las guitarras tremendamente técnicas fuera de control. El trabajo de guitarra sin forma pero ambicioso ocasionalmente presentaba el desafiante desenfoque de todo. De ahí que con «Jurisprudence» les da derecho en todo sentido de que se alejen un paso del caos implícito musicalmente, ya no se ahogan en una brutalidad prematura y optan por un disco que compararía con el que da una imagen potente, deliberada para un enfoque progresista de la banda en su singularidad.

Los integrantes de ARA son James Becker, en el bajo, Adam Bujny en las voces, Jerry Hauppa en la guitarra y Erik Stenglein en la batería que además ocupa la mayor parte de la mezcla y el sonido comprimido y conservado, con apenas una diferencia perceptible entre los golpes y un sonido uniforme y cerrado. Esto confronta completamente con las guitarras muy distorsionadas, que proporcionan todo el material interesante del álbum. «Jurisprudence» tiene una buena separación instrumental, especialmente en el extremo profundo de sus acordes, se logra mediante el uso de tonos que se mezclan, así como el aceite y el vinagre. Durante todo, menos los momentos más densos, las capas de sonido están claramente separadas. Parte del atractivo del Death Metal más oscuro y disonante que consiguen es lo difícil que puede ser comprender de dónde provienen los sonidos para captarlos con atención.

Grabado por la banda con su propia autonomía y con la auto lanzamiento nuevamente, contaron con Shane Hochstetler en los Howl Street Recordings y mixeado y masterizado por William Smith. Sumado el arte de portada llena de contubernio y suspense,  hecha por Eliran Kantor, que dentro de su sencillez no deja de ser sugestiva y atractiva.

El viaje que se ofrece en «Jurisprudence», es desafiante y vil que impresiona con declaraciones de frases memorables pero nocivas que están cargadas con una habilidad poco ortodoxa para el espectáculo Death Metal técnico que muta la estética frágil en el arte de los derrames entrópicos violentos, con el trabajo de instrumentos contundentes seductores con movimientos imposiblemente refinados, profundamente despectivos que comienza con el tema,” Ashen» , establece el tono para el álbum, la primera mitad de la pista es brutal, pero con opciones únicas en producción, la segunda mitad tiene un enfoque más lento y más fatal  para comenzar una interpretación aparentemente no relacionado que se acumula hasta que la banda puede recapitular una melodía retorcida del primer movimiento de la canción, tenemos una revelación emocionante a un mundo musical implacable. Es la pieza más larga del álbum, casi siete minutos y medio, abruma instantáneamente; 

«Mythos» 04:27 cambia entre un ritmo rápido y medio, pero siempre con riffs que están fuera de lo común           continúa donde lo dejó su predecesor y continúa percutiendo con meticulosa eficiencia, los ritmos fulminantes y las estruendosas líneas de bajo presenta la disonancia abstracta y las refrendas de tiempo peculiares para dejarlo en un estado de desorientación;

«Cytokine Storm» 05:01 la pista es una vorágine de ritmos explosivos y riffs disonantes, una pieza que inicialmente amenaza un nivel descarado que termina siendo un simple comienzo de afilado estiletes para uno de los más intensos cortes del álbum, proporciona otra ola de furia desenfrenada a medida que los gruñidos abrasivos de Mr. Bujny unen fuerzas con el trabajo frenético de la guitarra de Mr. Hauppa de manera destructiva;

«Etymologicide» , es una muestra de lo densa y compleja que es la música de ARA ,este track posee probablemente el riff más digno del álbum, vuelve a destacar melodías extrañas y momentos menos intensos, la destacada línea de guitarra, de aproximadamente cinco minutos proporciona un respiro de la densa instrumentación del álbum, y las líneas de guitarra que se cruzan al término proporcionan un desenlace muy convincente que indica un aumento en la brutalidad de lo que se viene a continuación;

«Jurisprudence» 04:07 bastante similar al resto de las pistas que hemos escuchado hasta el momento: denso, pesado y brutal. Sin embargo, hay elementos únicos en esta pista, como las percusiones casi tribales de Mr. Stenglein que aparecieron cabalmente junto a las melodías en las cuerdas un tanto más breve que estruja y apasiona enfáticamente el terreno con una presencia dominante;

«Excursus Praestinguo», es un rápido minuto y medio instrumental, en balance compulsivo con las otras pistas, está configurado a un ritmo glacial y desabrido, repite el siniestro paisaje sonoro para un breve interludio que allana el camino para seguir con la producción;

«Abhortion» más rápida y pesada, aparte de eso, es una pista de Death Metal bastante sencilla: abrupta, despotricada y con propiedades transitivas más vitales, antiguas y renovadas con un caos musical que se incrementa considerablemente una vez más, el mensaje principal siniestro ayuda a mejorar la naturaleza agresiva de la pista;

El último corte es «Pounded into the Multiverse», surge hacia la línea de meta del disco, con un trabajo de guitarra cargado y segmentos de batería que apuntan a dejarte en un estado de desconcierto una vez que terminan contigo. Comprimidos hasta el final, en una línea dura e insistente ajustada y conforme.

El Death Metal puede ser terriblemente emocional, catártico y espiritual, sin embargo, esta experiencia en particular coloca  el alcance potencial en reinos de experiencia sensibles o filosóficamente entrelazados y sensoriales que manejan un nivel de simulación notablemente bajo para un conjunto de arreglos de origen tan complejo . En este sentido, no es casualidad que «Jurisprudence» tenga el nombre de interpretaciones legales, un examen significativo de las reglas más sin forma de la vida sobre los hombres de esta sociedad cada vez más caótica.

Por una gran parte de su tiempo de ejecución, particularmente en las primeras etapas, «Jurisprudence» se siente más como una ejecución audible que como una experiencia auditiva digerible. Una vez que controlan la hecatombe y dejan que los riffs respiren, hay algunos elementos dinámicos y vibrantes que son particularmente agradables de contemplar. Evidentemente, ARA son músicos competentes y tienen una visión clara en mente, pero este material puede dividir la opinión dependiendo de qué tan cerca se desee caminar hacia el lado brutal del espectro de la banda.

En general, «Jurisprudence» es un gran trabajo. Una amalgama de muchas ideas musicales presentadas en un álbum de Death Metal progresivo y técnico que desafía las convencionalidades presentadas por otras bandas en la última década. Comprometiéndose plenamente con el sonido de vanguardia constantemente, con la escritura más centrada y una producción más orgánica, nos dan un registro verdaderamente cautivador para los que apostamos por el Sonido Extremo. Aunque podría haber mejores transiciones entre pensamientos en su música, ARA continuará madurando y emitirá una música aún mejor en un futuro no muy lejano.

Reseña de Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here