La superbanda Black Swan (Jeff Pilson, Reb Beach, Matt Starr y Robin McAuley) nos da una lección Hard Rock Clásico con este «Shake The World»

No somos pocos los que pensamos que Frontiers, y su obsesión por realizar proyectos mezclando gente de aquí y allá, y más cuándo son proyectos de viejas glorias, se equivoca. O más que equivocarse, satura. La gran mayoría, siendo buenos o medio buenos, suelen pasar sin pena ni gloria, es una realidad, no una opinión. Si queréis que vaya más allá, también pienso que no debería seguir con esta tendencia y sí apostar, con más énfasis, por bandas nuevas, bandas que estén empezando y necesiten, como todo el que empieza a andar, ayuda.

“¡Ja!, ¡pues toma, Ape, cómete tus palabras!”, me dirían Perugino y sus secuaces. El proyecto Black Swan es un proyecto de viejas glorias, sí, o no tan viejas, pero sí, gente afianzada en el negocio, nada más y nada menos que Jeff Pilson, bajista, Reb Beach, guitarrista, Matt Starr, batería, y Robin McAuley a las voces. Sin duda, referentes. Con estos mimbres, si los cuatro no se ponen a investigar y a sacar los pies del tiesto, pues cosa mala  no va a salir, eso seguro.

¿Cosa mala? ¡Por favor!, ¡qué maravilla de disco, toda una lección de Hard Rock Clásico! Os digo ya que tengo mi top 2 de este año, el de H.E.A.T. y Black Swan, ¡no tengo duda alguna!

El disco comienza con el tema que también da nombre al disco Shake The World. Es un puño en tu cara, un bajo y batería machacón y a toda leche. Es una lección de Hard Rock clásico, todo natural, potencia, estrofas rápidas y contundentes, cambios en los puentes, y un estribillo demoledor, con unas guitarras brutales y una manera de cantar de Mcauloy con la que alucinas, ¡cómo sube ese tonillo al final de la primera frase, es fantástico!

Big Disaster te engancha en sus cuatro minutos y medio con la sección rítmica de la canción, batería, bajo y guitarras, ¡tata, tatata! y con los metales de la batería en el puente y en el estribillo. ¡Qué bueno es Matt Starr!

Johnny Came Marching es más de lo mismo, menudas estrofas menea cabezas, y cómo se escucha el bajo y sus “cositas”, nada, cosas sin importancia, “sin apenas calidad”. Jeff Pilson, de mis favoritos de siempre.

Inmortal Souls es más comercial, más “blandita”, aunque el bajo, una vez más me fascina. McAuley domina el estribillo, ¿estamos, acaso, en 1989? ¡Qué calidad, intacta!

Make It There, baladón. Si la palabra baladón necesita definición, esta canción lo haría perfectamente. Hay muchas que lo harían, sí, pues esta también, cumple los requisitos.

She´s On To Us es mi canción favorita. Volvemos, tras la balada, a los ritmos potentes, machacones, a los estribillos y melodías totalmente cantables, y a las guitarras, no había hecho mención hasta ahora, que son la “añade el taco que más te guste”. Reb Beach me tiene enamorado desde que lo conocí con Winger, pero es que pasan los años y más me gusta.

The Rock That Rolled Away, es un sube y baja, canción con dos parones, el primero antes del primer solo en el que el bajo machaca. Tras él un in crescendo, que te deja arriba, muy arriba, ¡a cantar!, para luego parar otra vez y terminar la canción con un Beach increíble.

Long Road To Nowhere. Temazo, más de lo mismo, ¡qué estribillo, qué guitarras, qué baterías! ¡qué bajo! no sé ya qué decir, estoy sin palabras.

Escuchar la voz de McAuley te transporta a sus discos con Schenker, es inevitable, y más cuando está cantando a lo largo del disco como lo está haciendo, y con Sacred Place me pasa, esta canción me trae un regustillo al gran Schenker, esas guitarras en las estrofas, cuerdas al aire en el puente, esas melodías. En definitiva, es otro temazo más, en fin.

Unless We Change. Caña en la base rítmica todo el rato para hacer un parón que me parece hasta una canción de metal y todo, jeje. Y el solo, de virtuoso de la velocidad.

Divide/United. ¿Canta aquí Gioeli? Mismos tonos, mismos dejes, mismo timbre. Dos canciones en una, una primera más lenta, pesada, y una segunda con más chicha.

Shake The World es hard rock clásico, ochentero a tope, y si hubiera salido en 1989 hubiera sido un exitazo. Tiene unas bases rítmicas brutales, el bajo de Jeff Pilson es muy potente, con distorsión, y se oye muchísimo, unas baterías de diez, unas guitarras, de once y un cantante de doce. ¡Quiero un segundo álbum, YA! ¡Y gira, por favor!

LBlack Swan «Shake The World»

  1. Shake The World
  2. Big Disaster
  3. Johnny Came Marching
  4. Inmortal Souls
  5. Make It There
  6. She´s On To Us
  7. The Rock That Rolled Away
  8. Long Road To Nowhere
  9. Sacred Place
  10. Unless We Change
  11. Divide/United

Formación de Black Swan

  • Jeff Pilson. Bajo
  • Reb Beach. Guitarras
  • Matt Starr. Batería
  • Robin McAuley. Voces

Reseña de Ape Navarro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here