Crítica del álbum de CADAVER, «Edder & Bile»

El álbum de CADAVER "Edder & Bile" podría ser etiquetado como Death Metal, pero creo que hay una mejor manera de describir su género, en estos días, que es Metal Extremo sin florituras

Cadaver fueron de los mejores en el concepto de Death Metal Europeo cuando surgieron el siglo pasado y están de vuelta sonando de maravilla

La discográfica NUCLEAR BLAST RECORDS, está resucitando de buena manera a muchas bandas para el disfrute de los que las conocemos y para los que no es una buena manera para disfrutarlo de forma especial cuando tenemos la oportunidad de conocerlos y no dejarlos en el olvido, más cuando nos dan nuevo material. Por eso bandas como CADAVER que después de un letargo de varios años nos traen un nuevo disco titulado, «Edder & Bile», porque lo mejor es que continúan fulminantes como en sus primeros días. 

La realidad objetiva es que CADAVER fue una de las primeras bandas europeas de Death Metal en construir un perfil internacional, con una gran cantidad de demos aclamadas y dos álbumes lanzados a través de EARACHE RECORDS, a finales del siglo, cuando el género alcanzó su primer pico y dicha discográfica era su principal distribuidora e impulsora.

La banda de Death Metal originaria de la ciudad Noruega de Råde,consiguió hacerse un espacio en el Universo del Metal Extremo en la década de los noventa, separándose en el año de mil novecientos noventa y tres, para luego eventualmente resurgir como CADAVER Inc. a finales del siglo pasado, con solo un miembro desde su formación, el guitarrista Anders Odden, mejor conocido como Neddo, que hizo unos pininos en SATYRICON o CELTIC FROST. Pero reutilizaron el nombre de la banda unos años postreros, teniendo otra pausa creativa en 2004 hasta el presente regresando en buena forma.

CADAVER son un dueto, formado por el mencionado Mr. Odden en las guitarras, el bajo y las voces y Dirk Verbeuren en la batería que ha sido parte de las bandas SOILWORK, MEGADETH, SCARVE o BENT SEA en donde ha sido un músico polifuncional. Juntos nos han dado esta producción tan esperada llamada «Edder & Bile», que fue grabada y mezclada en Northwood Sound Studios de Hollywood de la ciudad de California, producida por la banda y Adair Daufembach. La foto de la obra de arte fue tomada por Hannah Verbeuren y el diseño fue creado por Justin Bartlett, todo en colores propios de lo que disfrutamos musicalmente: oscuros, lúgubres y siniestros.

Este es el primer álbum de estudio de la banda desde hace ya dieciséis años un verdadero renacimiento de la visión de Metal Extremo de Mr. Odden con el lejano disco «Necrosis». Lleno del mismo espíritu original y bruto que guió a la banda en sus trabajos, el nuevo disco también está lleno de nuevos giros y, al mismo tiempo, prueba los instintos confusos que siempre ha sido característica de  CADAVER. Encontramos cantantes invitados empapados de Death Metal como Kam Lee de MASSACRE y Jeff Becerra de POSSESSED, garantizando que no hay necesidad de pruebas clandestinas para este renacimiento total de la banda escandinava que olvida las influencias del Black Metal del período de CADAVER Inc., todavía están ahí, principalmente en un modo que tiene sentido ya que el hombre principal, Mr.Odden, además de pasar un tiempo de gira con bandas de su país, empaparse con esas influencias es imposible evitarlo. 

El sonido actual de CADAVER es una estupenda combinación de explosivos tambores y exquisitos y terroríficos riffs de guitarra. Estos dos hombres de metal claramente estaban destinados a tocar metal extremo juntos. Cabe mencionar que Mr. Odden ha estado luchando contra el cáncer mientras creaba este disco y quizás de ahí proviene el espíritu de lucha muy tangible de la música. Hay maldad en la música y un afán por aplastar al oyente, teniendo en cuenta que su lucha por la mortal enfermedad la ganó, de alguna manera tenía que desatar la furia.

Sin embargo, «Edder & Bile» no está estructurado con demasiada tacto académico,  es directo, prefiriendo darnos diez canciones en poco más de media hora que te dejan exhausto. Esta brevedad explosiva es un poco sorprendente, pero bienvenida, ya que realmente no hay cortes que recortar. La batería desquiciada y confiable de Mr. Verbeuren lo ancla todo junto con ritmos que hacen que cada canción sea mejor sin nada superfluo llamativo, pero es la creatividad de Mr. Odden lo que realmente debería contentarnos. Los riffs son angulosos, mezquinos y perversamente pegadizos a veces, melódicos sin ser optimistas y brutales de una manera que se siente contemporánea y clásica.

El álbum comienza con un muy buen corte de apertura, «Morgue Ritual»  gruñidos quejumbrosos que muestra perfectamente la naturaleza de todo el disco, con riffs realmente pesados y un poco crudo, pero en algunos momentos más agitado y animado, estas partes rompen enormemente la severidad de las composiciones, terminando inesperada y repentinamente proponiendo que continuemos adelante, el disfrute está garantizado; 

«Circle Of Morbidity» con la colaboración de Jeff Becerra de POSSESSED  , lanzada como single hace ya un año y medio, contiene estribillos muy pegadizos y agradablemente ensordecedores, Mr. Neddo encaja bastante bien con la música de esta etapa de CADAVER, refiriéndome a que destaca con solvencia, pero lo que no recibe una buena nota o conjunción son las voces del invitado Mr. Becerra, se percibe la poca utilidad y asombro que se esperaba, es más si no indican que esta ahí pasa desapercibido; «Feed The Pigs», con la colaboración de Kam Lee de las  banda leyenda de Death Metal originaria de Florida MASSACRE, es más notable la presencia del invitado en un corte directo, consonancias potentes y certeras para nuestro gusto, la coordinación instrumental es apabullante; 

«Final Fight», con un amago de pasividad que queda en eso, el despliegue sinfónico permite disfrutar los toques del redoblante con una sequedad de impacto en las pausas de su ejecución que demuestran las habilidades de Mr. Verbeuren;  

«Deathmachine», inicia firme  y vigorosa, para luego ser realmente intrigante, atmosférica y con un toque de melancolía, continuando con la estampida de ritmos en el buen sentido, un poco del carácter místico de la música hacen que CADAVER destaque un poco, produciendo una conexión con el hecho de que la banda viene de Noruega, cuna del Black Metal; 

«Reborn» un caótico galope de una canción, liderado por riffs espléndidamente tocados y escritos por su único componente original junto a los ritmos explosivos de las percusiones, además que el título también es significativo y simbólico, la banda ha renacido de muchas formas, regresando con una producción muy sólida, más fuerte que nunca, después de enfrentar muchos obstáculos para mantener su pedigrí, este corte es la mejor muestra de que están en forma; 

«The Pestilence», en ritmo allegro andante, mutila nuestros oídos con el devaneo de ritmos impactantes una métrica de Old School total y con ese coro repetitivo que en directo nos dejará derribado; 

 «Edder & Bile», antes mencionamos las influencia Black Metal, este corte es oscuro con matices aterradores por los sonidos cadenciosos que nos dan permitiéndonos deleitarnos con el poder del hombre de las cavernas en la batería y la destreza en las cuerdas con toques de jazz alimentado por el otro integrante, una dupla aniquiladora; 

«Years Of Nothing», exterminadora desde el segundo uno, sus riffs masacran como lo saben hacer los Noruegos y como un gato que juega con un ratón que ha cazado, será la sensación que tengamos, nos mueven con sus ritmos como desean, pero lo hacemos con gusto que conste; 

«Let Me Burn», ,toda la pesadez y la majestad alcanzan su punto máximo, un dato a saber es que este corte está inspirado sobre alguien que se alegra de estar muerto y se alegra de deshacerse de su vida, restituyendose muy  interesante por su retórica, y por una fuerte razón, la letra de la misma, contiene partes como: «Muerto, estoy muerto. No más vida para vivir, sin miedo. Estoy muerto» junto a la música que tienen un efecto realmente instructivo y virtuoso a la vez, matizado con un solo majestuoso de guitarra para hacer mucho más meroble el disco. Un cierre que proporciona un momento revelador de violencia de CADAVER en tipo cámara lenta: avanza como una apisonadora desbocada, como una discordia melódica grandiosa pero fea que enmarca una poderosa interpretación de Metal Extremo. 

Suena tan imperioso como cabría esperar de las bandas con estatus de  leyendas reales del Death Metal con algo que demostrar que no sea su identidad con temperamento alcanzada con sus producciones incluyendo esta misma a su discografía. Mr. Odden comentaba de esta canción a un medio de su país: «»Let Me Burn», me llegó por la noche, después de uno de nuestros intensos días de estudio en enero de 2019. Acabo de recibir el riff de apertura y me llevó por este camino que se convirtió en la canción. Aquella noche llovía en North Hollywood y la sensación de pesimismo y tristeza brillaba. Tenía conmigo una grabación de mi chimenea en Noruega y sabía que esto sería un final increíble para el álbum. La canción trata sobre cómo todos terminaremos como cenizas sin importar quiénes seamos y que hagamos. Es un tema nihilista que significa aún más para mí ahora después de enfrentar la muerte con mi batalla contra el cáncer. Cuando estaba a punto de morir este invierno, siempre pensé en que esta canción se escuchara muy fuerte en mi funeral y que toda la gente tuviera que leer la letra durante la ceremonia. Como no estoy del todo muerto todavía. Lo uso para decirte que engañé a la muerte, por ahora. Déjame arder. ¡No tengo miedo!». «Edder & Bile» es una blasfemia despotricada que destripa todo lo que se le pone enfrente. Avisados estáis.

Más oscuro, más desviado y más destructivo que cualquier cosa que la banda haya lanzado; «Edder & Bile» posee el sonido para que todo verdadero fan del Death Metal redescubra la pasión y la ira que lo llevaron el Metal Extremo a ser lo que es en el presente. La combinación de la imparable energía  y otros gritos enfermizos en un número aparentemente interminable de acordes que se cortan y estrujan en cada nota distorsionada, es una prueba sangrienta de amor por los extremos metálicos y un nuevo manifiesto de visiones depravadas, pero insatisfechas, transmitidas con la mayor honestidad y devoción.

Podría ser etiquetado como Death Metal, pero creo que hay una mejor manera de describir su género, en estos días, que es Metal Extremo sin florituras o aderezos. Con la certeza de relacionarse claramente con los inicios de la parte extrema de la música metal, que es inigualable. La mayor ventaja de estas grabaciones es la producción, tanto el productor y los músicos alcanzaron lograr un sonido orgánico, claro y moderno. No es Black Metal. No es Death Metal. Suena como CADAVER. Una banda que no tenemos que meditar o añorar porque están siempre con nosotros.

Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here