Crítica del álbum de EKTOMORF «Reborn» (2021)

spot_img
spot_img

Repasamos el nuevo álbum de EKTOMORF una banda que lleva ya cuarto de siglo dando batalla y que deja aquí claro su nivel

La originalidad o personalidad siempre son características propias de quien las posee, por eso como en este caso de esta banda, decir que se parecen a METALLICA, MACHINE HEAD, SOULFLY o SEPULTURA cuando militaba Max Cavalera, me parece un poco inconsciente e imprudente. EKTOMORF tiene más de un cuarto de siglo de existir y con más de una docena de discos producidos, por eso este álbum bien llamado «Reborn» deja, aún más claro, que son una propuesta atrayente y sugestiva.

Con su decimoquinto álbum de larga duración y su debut en la disquera NAPALM RECORDS, la banda originaria de Hungría retorna a sus principios y fundamentos musicales con una vibra más entonada en un Thrash Metal fundamentado en los clásicos del género. El implacable cuarteto de músicos está formado por el cantante y guitarrista Zoltán «Zoli» Farkas, el guitarrista Szebasztián Simon, el bajista Csaba Zahorán  y el baterista Kàlmàn Olàh. Experimentan un renacimiento musical asombroso, abalanzándose a estos tiempos modernos liberándose de los clichés que son inaguantables cuando surgen las comparaciones o semejanzas en sus exhibiciones musicales.

Desde su álbum debut «Hangok», que data del año de mil novecientos noventa y cuatro, el fuente inspiradora estaba alrededor del cantante y guitarrista Mr. Farkas que ha estado entregando nuevas producciones en intervalos regulares. Solo dos años después del éxito conseguido con su anterior disco «Fury», «Reborn» enciende un fuego ardiente que arrasa con cualquier limitación o exacerbación del género. El decimoquinto álbum de estudio respira el espíritu de la vieja escuela del Thrash Metal y es al mismo tiempo el comienzo de un nuevo capítulo completamente independiente de EKTOMORF, comenzando una nueva era sin barreras que no se puedan superar. 

Determinando una personalidad desde sus orígenes, EKTOMORF ha sido omnipresente e implacable durante las últimas dos décadas, es decir desde principio de siglo. Eliminando las obvias desventajas geográficas de provenir de un país poco tradicional en bandas de Metal como es Hungría, pero que es cuando Mr. Farkas ha realizado giras y grabaciones sin descanso, ganándose el respeto de un número considerable de seguidores, tanto en Europa como a nivel internacional. 

Es cierto que los húngaros siempre ha parecido existir fuera del tiempo, al menos en términos musicales, adhiriéndose a un modelo establecido en los años noventa y ocasionalmente torciendolo según sus propias demandas sutilmente excéntricas con tal convicción, que sería grosero criticarlos por apegarse a una fórmula gastada. Es poco probable que el decimoquinto álbum de estudio de la banda sorprenda a cualquiera que lo haya disfrutado a lo largo de los años,  a la vez que puede despertar el interés que no los hayan escuchado, pero llega armado con toneladas de riffs de Thrash Metal brutal que durante mucho tiempo han sido el núcleo de EKTOMORF

En «Reborn» suenan, hay algunos desvíos significativos y pasos evolutivos que deben desenterrarse aquí también.                              

Con una duración aproximada de tres cuartos de hora, causa una relevancia destacable y relevante que no puede pasar desapercibida y cumple lo deseado para los que esperamos una satisfacción estridente. 

«Reborn» inicia con «Ebullition», una liberación de una sacudida de rápidos riffs para eclosionar con el resto de instrumentos y con una culminación de un solo fulminante que lo conduce a una parte lenta que la reconstruye en su totalidad a un ritmo medio irrebatible, sumado a esto las voces ásperas de Mr. Farkas que suenan perversas y a merita unas comparaciones superfluas que atenúa las similitudes desde hace años que hace monumental a EKTOMORF;  

«Reborn», el corte idéntico al título tiene una parte de tranquilidad en su parte parte media, para luego sorprender con una progresión de destello meritorios a sus habilidades de sus miembros, sin duda los solos de las guitarras son preponderantes; 

«And the Dead Will Walk», mucha admiración tienen los ritmos y tiempos específicos que contiene esta pista que trae al recuerdo las canciones clásicas que nos han dado en pasadas producciones, posee un atractivo acorde principal de guitarra a medio tiempo y el solo potenciado con el pedal wah-wah para tener un riff de guitarra lento y amenazador, acicalado con una tremolo oscuro y malvado, pasando a ser una de las pistas más pegadizas de todo el disco, con el hipnotizante acento europeo del buen Thrash Metal; 

«Fear Me», propensa para hacer headbanging, debido a que esta tiene mucha conjura de ritmos que descartan el tedio, no hay distracciones en líneas laterales o que se salgan del eje de desdoblamiento sonoro que contienen; 

«Where the Hate Conceives», con un arranque en tono de pieza acústica suave, para coger fuerza, rapidez y ritmos que contrapesan en toda su persistencia de armonías reiterativas e insistentes que le dan autoridad a la banda que muestra su experiencia a base de un trabajo coordinado perfecto; 

«The Worst is yet to Come», un sonido de viento intenso, rayos y campanas dan paso a la oscilación de estrofas cadenciosas que es inevitable mover los pies para acompañar el ritmo, disfrutamos de una demostración de percusión por parte de Mr. Olàh que es preciso en toda la percusión con las campanas incorporados cabalmente; 

«Forsaken», nuevamente la batería de Mr. Olàh junto a las notas graves del bajo de Mr. Zahorán inician una pista instrumental de siete minutos de duración, transportando a EKTOMORF más allá de sus límites de composición pero sin olvidar sus elementos más primitivos habituales, casi rozando el estilo progresivo, nos recuerda mucho lo que nos ha dado METALLICA en sus instrumentales de finales del siglo pasado por su ritmo  pegadizo y sincronizado de guitarras gemelas que causan de cierta manera euforia y satisfacción; 

Y el ultimo corte es «Smashing The Past» , toda una redención purificadora con mucha energía y agitación destructiva y agónica envuelta alrededor de una lírica desafiante e inquieta dejando el último movimiento para un poco de calma y exaltación. 

«Reborn» tiene un una denominación que ciertamente sugiere que Mr. Farkas, el artífice primordial de la banda, encamina este álbum como un nuevo hito para su banda, y es claramente uno de los discos más fuertes, inteligentes y memorables que jamás hayan hecho. Si deseamos efectivamente sucumbir alguna vez a los atractivos armoniosos y únicos de EKTOMORF sin que sigan siendo una discreción, pero cuando se trata de tocar Thrash Metal como si conseguir cierta notoriedad dependiera de ello junto a nunca rendirse, pase lo que pase, «Reborn» suena como una declaración tan agradable y apetecible como las bandas a las que se les intenta comparar.

Los Húngaros pueden interpretar de una manera sofisticada en estas circunstancias van más allá de simplemente impactar nuestros sentidos y subyugarnos a su resolución y entereza agresiva. Y aunque de una manera indirecta, crean algo original e independiente aun cuando parece que es prácticamente imposible, para muchos, para EKTOMORF no lo es.

La tolerancia para disfrutar de «Reborn» probablemente dependerá de los razonamientos sobre la cuestión de ser influenciados por estar en contra de estar demasiado influenciado por lo que escuchamos y tildamos de primordiales, EKTOMORF es esencial y decisivo con este disco.

Sin dudar está bien reproducido, bien producido y suena genial. 

Entonces, sin importarnos mucho el término de reciclaje ocasional  de riffs y temas reconocibles, que hemos escuchado antes, para deleitarnos sumergiéndonos de inmediato con un placer y satisfacción tremendo. Sin abusar de su licencia creativa, se puede disfrutar de las grandes bandas del Thrash Metal que existen y existirán, pero EKTOMORF entretiene y complace y aunque sea una banda  desconocida para mucho, puedes olvidarla que existe y pasar de largo, pero aviso a marineros, te pierdes un buen disco de un grupo con identidad y carácter. Invito a fiarse de ellos y creer en ellos.

Reseña de Pepe Cortez

  1. És un bon grup, sens dubte. L’estil és constant en tots els albums, no varia gaire, és cert. Se’ls hi pot criticar una certa manca d’evolució però si el que fan ja esta bé, potser no els hi cal no?. Bon grup, bon grup !

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí