«Rex» es sobretodo es una buena manifestación de Metal con toda la variabilidad de géneros que desarrolla VAMPIRE como banda

El tercer disco de las bandas suele ser como una especie de punto de inflexión que indica por donde va el camino de la banda. VAMPIRE y su producción llamada «Rex» nos dejan tranquilos en cuanto a que el cambio que está por venir pinta bien.

Habiendo resucitado de la tumba aforística en la legendaria ciudad de Gotemburgo, en el año dos mil once, VAMPIRE lanzó su demo homónima un año después. Aclamado inmediatamente por entusiastas del género y esas tendencias, más unos buenos comentarios como la de Fenriz, baterista de DARKTHRONE. Contó con tan solo 300 copias físicas, que irrumpieron en poco tiempo en el mundo del Metal Extremo, con la soltura de su estilo vicioso pero evocador de VAMPIRE prendió fuego a su mecha que detona bien y que tiene para rato por su ajuste musical. Hasta el momento, los suecos han lanzado dos discos de estudio, un EP, un split, un single y una demo, así que no será porque no trabajan.

Influenciados por MERCYFUL FATE, DISSECTION o hasta SLAYER , VAMPIRE ha sido fusionando una gran variedad de elementos desde el primer día. Podemos deleitarnos de Death, Thrash o Black Metal. Pero en este disco titulado «Rex», se nota también un enfoque de Heavy Metal muy clásico inspirado en la grandeza de los ochentas al estilo de IRON MAIDEN, es evidente y provechoso, combinado con ocasionales guitarras acústicas, agregando una mayor calidad melódica al ser el trabajo más vehemente y apasionado de la banda hasta la fecha.

 VAMPIRE cuenta actualmente con los músicos con sus respectivos sobrenombres: Command (Joakim «Jocke» Proos) al bajo, Hand Of Doom (Lars Willfors) a la voz, Black String (Joel Pälvärinne), Sepulcral Condor (Robin Holmberg) a la guitarras y Abismal Condor (Niklas Holmberg) a la batería. Para darnos un poco de aliciente por este disco a principios de años nos dieron el vídeo de «Melek-Taus» y el mes pasado el vídeo de «Rex» dirigido por Daniel Garptoft, que ha contado también con la posterior edición de Alexander Berg. Mr. Garptoft también dirigió los otros dos vídeos anteriores de VAMPIRE: «The Fen» y «He Who Speaks». Para la masterización del disco contaron con Jaime Gómez Arellano, que ha trabajado con GHOST, PARADISE LOST o MAYHEM entre otros,  y cuenta en su portada con el arte del ilustrador Mitchell Nolte. El trabajo será el tercer disco de su carrera, y de nuevo los suecos volverán a lanzarlo con la compañía discográfica CENTURY MEDIA RECORDS que lo pondrá a disposición en formatos digipack, vinilo y como descarga digital.

Entremos en materia, estas son las canciones que componen el álbum; «Prelusion», un intro de guitarras en la distorsión que ocupan que está cerca de esos sonidos de Black Metal, nos preparamos para lo que se viene encima; 

«Rex», el relinchar de un caballo, evocación de la portada del disco, da rienda suelta a lo que se nos viene encima, riff entonados y ejecutados rápidamente, junto a presteza de la batería y las voces de Mr. Doom que nos inquietan y aterran; 

«Inspiritus», los movimientos en el mástil de las guitarras formidable y monstruoso, son el eje de toda la producción, los solos son metódicamente precisos para el track, se nota que han libado mucho de lo que es el Heavy Metal clásico; 

«Wiru-Akka», vorágine de ritmos y acordes que hacen inevitablemente que sigamos el ritmo con alguna parte de nuestro cuerpo, en todo el embrollo se distingue que las detenciones entre notas y silencios demuestran la competencia de VAMPIRE.

«Pandemoni», sacudida de cabezas de inicio por la melodía inicial que se fortalece con un solo asesino, por su configuración y orden es una de mis favoritas de este «Rex»

«Moloch», el corte más sosegado y gradual, donde las voces son las prerrogativa al darle cierta magnificencia por el alegato que nos dan, las distorsiones están al máximo y hasta nos dan cabida para imaginarnos unos coros potentes junto a ellas; 

«Rekviem», la misma fórmula de anteriores tracks, interminables y desesperantes tránsitos por las cuerdas; 

«Serafim», absoluta y decisiva, con unas estrofas armoniosas en donde se nota que las uniones entre los instrumentos es ingenioso por la perspicacia de los suecos; 

«Anima», con bastante minutaje, más de seis minutos, tenemos intervalos rebosantes de  desasosiego e inquietud, lo atmosférico también lo encontramos en los riffs se extienden hasta donde se puede y nuevamente el relato vocal es demencial;  

«Melek-Taus», las letras de esta tratan del desafío a la muerte, la actitud heroica sin descanso, así lo definen sus autores, el último corte evidencia que hemos disfrutado un disco increíble por cómo se extiende en sus diez temas, las guitarras con una distorsión que desfigura y ajusta los ritmos espléndidamente, para dar término con arpegios primorosos y frágiles. 

El disco legítimamente suena realmente caótico, no solo porque la producción es un buen guiño al Metal Extremo de los años ochenta, junto a la mezcla de varios géneros de Metal y al fenomenal estilo vocal agresivo de su vocalista Mr. Doom, que se adapta a la música como un guante, sino principalmente debido al hecho de que  sucede en cada riff una forma de tocar admirable.  No se permite que ninguna canción y que ningún riff se estanquen y la mezcla de pura brutalidad y melodías  a veces un poco desagradables por su parecido están muy bien equilibrados, proporcionandonos temas  que nunca se vuelven aburridos y realmente emociona con cada tema del álbum, dándoles representación propia.Con un tiempo de ejecución de 39 minutos, el álbum es corto y compacto, lo que no detiene el placer de escucharlo. «Rex» ahora sube la apuesta notablemente de la banda, desplegando un torbellino altamente adictivo de lo duro y lo pesado, lo agresivo y atmosférico, lo melódico y maníaco. Con esta producción, VAMPIRE tiene una apuesta por conseguir el éxito de forma esplendorosa y funesta por su estilo propio que lo forma por todas las influencias que ha tenido y tendrá. Los suecos no están haciendo esto por la fama, por la gloria o simplemente por pasar el tiempo: «Rex» es una encarnación viva de la virulencia del metal contemporáneo y los valores tradicionales del metal, todos enredados en un remolino de vorágine de malevolencia técnica, oscura y melancólico.

Reseña de Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here