Crítica del álbum de Wig Wam “Never Say Die” (2021)

Wig Wam vuelve a la carga a lo grande igual de jóvenes en cuanto a melodías, alegrías, pintas y se han vuelto más maduros en cuanto a sonido, endureciéndose un poco

Wig Wam regresan de un importante parón con su nuevo álbum “Never Say Die” y lo hacen a o grande con un fantástico trabajo

Varias veces me he plantado en el altar de nuestro dios el Rock para rezar, para rogarle, pedirle, varias cosas. Con muchas de estas peticiones sigo intentándolo, pero con otras, como la reunión de Mr. Big, que Talisman viniera a España, he tenido la suerte de que se cumplieran. Como también se ha cumplido mi petición de reunión de Wig Wam, ¡no se puede estar más feliz! Y feliz por partida doble, por la reunión, por un lado, alguna que otra aparición ha habido por ahí, y por otro porque vuelven con material nuevo, nada de recopilatorios o nuevas grabaciones de material antiguo,¡chapeau, amigos!

review-wig-wam-newver-say-die

Ocho años han pasado desde ese último disco Wall Street, que desde mi punto de vista ya mostraba el declive, las ganas de descanso, de la banda, y este nuevo disco, Never Say Die, que gracias a Frontiers Records podremos disfrutar desde el 22 de enero de 2021. Hablo de disfrutar porque menudo discazo se han sacado de sus seseras los buenos de Glam (Åge Sten Nilsen), cantante, Teeny (Trond Holter), guitarra, Flash (Bernt Jansen), bajo y Sporty (Øystein Andersen), batería.

Wig Wam siempre me han gustado, mejor dicho, me han enamorado, principalmente por dos cosas. La primera su descaro, las ideas claras sobre qué quieren y cómo, muchos ya los conocéis, pero los que no, echad un ojo a su intervención en Eurovisión en 2005,

La segunda, su calidad musical. Pocos hay que sepan mezclar melodías muy, muy comerciales, un buen rollo apabullante, con riffs de guitarra duros, muy heavies, y haciendo que el conjunto sea maravilloso.

Han pasado ocho años, todos somos más viejos, sí, pero con Never Say Die el tiempo se ha parado, Wig Wam vuelve a demostrarlo, y a enamorarme, sus pintas son las mismas, sus canciones siguen siendo pegadizas, con alegría, con buen rollo, muy de cantar, y todo acompañado con guitarras heavies, muy heavies, riffs muy potentes, incluso más que antaño, diría que el sonido se ha endurecido, y solos de virtuoso, de una calidad, alucinante. Acabando con el apoyo de la base rítmica, nada protagonista, sí imprescindible.

La intro, The Second Crusade, está llena de suspense, ¿qué es lo que vendrá?, y acaba con un corito que da miedito, no sé describir con palabras, y que sirve de comienzo, además de quedarse en tu interior, a Never Say Die, que es la primera patada en el culo que te llevas, estribillos, potencia, ¡menudo temazo! Y no nos vayamos a relajar, que Hypnotized es más de lo mismo, a la que le han metido un aumento de velocidad en el pre solo y también en el solo. También le añaden mucho metal en las baterías

Voy a decir algo malo, el vídeo de Never Say Die, que me gusta mucho, ¡ojo! porque trasmite, yo así lo veo, lo que es la vuelta y el desempolvar los recuerdos, se parece un poco al de Knocking At Your Back Door de Purple, deberían haberse estrujado un poco más el cerebro. 

Con Shadows Of Eternity se vuelven heavies de verdad, menudas guitarras graves que se gasta el amigo Teeny.

Kilimanjaro trae un rollo country a nuestras vidas en las estrofas, estribillos de la casa con guitarras muy Holter y coritos de esos de enganchar a la gente. Es toda lección de hacer canciones con enganche y que gusten a todos los públicos.

Where Does It Hurt, más de lo mismo, con unas guitarras flipantes en el estribillo y un final brutal, más que duro. Aprovecho ahora para comentar, tendría hueco en cualquier renglón de esta crítica, la labor de Glam, no sé si habrá un cantante que sepa “esconder”, sin  hacerlo, tan bien la mala leche con la que hay que cantar esos riffs tan potentes y mostrar una alegría, un buen rollo, que es digna de elogio. No voy a entrar en su técnica, huelgan comentarios. Åge Sten Nilsen es un cantante top, sin duda alguna.

My Kaleidoscope Ark es la balada. Con Dirty Little Secret, también con mucho metal en las baterías de los estribillos y un solo realmente rápido, empiezan a despertar del letargo de esa canción lenta, para con Call Of The Wild darnos otra patada en el culo, pero de manera diferente. Es una canción algo más oscura, y creo que en parte se debe a su estribillo. Desde mi punto de vista, es original en las voces, éstos suelen estar siempre muy altos y en Call Of The Wild, su segunda frase baja, hace que se calme, y transmite cierta inquietud. Queda realmente bien.

Con Northbound, que es instrumental, podemos ver la calidad de la banda y apreciar el estilo Holter en primera persona. Hard Love tiene un toque blusie que acompañan con un coro de esos a cantar con el público, muy de iglesia, si me apuráis.

Silver Lining, su final, desde el solo, es buenísimo, magnífico, brutal,  convierten un tema que podría llegar a pasar desapercibido en un auténtico temazo, es un himno, lleno de virtuosismo, potencia y profundidad.

En definitiva, que solo llevamos veintidós días de un loco 2021 y tenemos en nuestras orejas lo que viene a ser otro de los mejores discos del año, una vuelta sobresaliente de Wig Wam, que siguen estando igual de jóvenes en cuanto a melodías, alegrías, pintas y se han vuelto más maduros en cuanto a sonido, endureciéndose un poco, que no es nada malo, al contrario. ¡Ojalá sigan, no lo dejen y podamos, cuando este maldito bicho nos deje, volver a ver volar esas plumas de Glam, esa gorra de Teeny, ese pañuelo de Flash y ese frontal de luz de Sporty! Me voy a hacer otra petición a mi dios del Rock, ¡a ver si tengo suerte!

Lista de temas de  Wig Wam “Never Say Die”

  • The Second Crusade (Intro, Instrumental)
  • Never Say Die
  • Hypnotized
  • Shadows Of Eternity
  • Kilimanjaro
  • Where Does It Hurt
  • My Kaleidoscope Ark
  • Dirty Little Secret
  • Call Of The Wild
  • Northbound (Instrumental)
  • Hard Love
  • Silver Lining

Line-up de Wig Wam

  • Glam (Åge Sten Nilsen) – voces
  • Teeny (Trond Holter) – guitarras
  • Flash (Bernt Jansen) – bajo
  • Sporty (Øystein Andersen) – batería

Critica de Ape Navarro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here