Los ingleses Newman bordan su poco valorado AOR con nota es este disco que llega bajo el título “Ignition”

Cuando comienzo a escuchar un nuevo lanzamiento de rock melódico tiemblo y me suelo poner en lo peor, pienso: otro disco más plano, con un par de riff de guitarras en un momento de antemano esperado, con algún coro también esperado y con letras ñoñas cursilonas.

Pues fíjate por donde el bueno de Steve Newman creador del grupo que lleva su apellido y multi instrumentista me quita esos pensamientos de la cabeza elaborando una obra con aromas a la época de esplendor de este estilo de música que fueron los años 70 y 80.

El líder de la banda fundada en 1997 en Londres, siempre ha tenido un gusto especial por lo exquisito y el atractivo de sus letras y estribillos pegadizos se mantienen en este “Ignition” que pasados tres años podría ser perfectamente una continuación de Aerial (2017).

El disco huele a Survivor por los cuatro costados, -según me cuenta un amíguete londinense su fanatismo por los creadores de “Eye of The Tiger” llegaba a límites insospechados. Parece que sus sueños se van cumpliendo ya que la calidad de su trabajo no desmerece en nada al de sus antecesores.

Su doble apertura con “End of The Road” y “Chasing Midnight” son el mejor ejemplo de lo mencionado anteriormente, es ahí donde me doy cuenta que no estamos ante el rock melódico como costumbre .Hasta el mínimo detalle como los teclados y las guitarras gozan de una magnífica producción.

En “Welcome to The Run” y “Promise Me”, grandes voces y coros como protagonistas.

En estos tiempos de quedarse en casa viene de perlas escucharlo e intentar pensar en positivo y de mostrar nuestro apoyo a todas esas personas que se parten el pecho ahí fuera para que el puto virus desaparezca.

Y llega el sonido de Boston, presente en el disco por ejemplo en “Last Chance” con esos magníficos juegos vocales fundiéndose con las melodías puramente ‘ochenteras’ evocándonos a esa gran época.

Hasta Foreigner tiene su aparición con “Wild Child” que trata de la búsqueda de una chica rebelde rockera.

Momentos marinos que adoro al vivir en una isla afortunada con “Island”. Me identifico mucho con esta canción que nos muestra instrumentos que te hacen flotar en las olas donde se posan gaviotas evocando ese inmenso océano Atlántico que baña mi Gran Canaria.

Tengo que confesar que en raras ocasiones el género AOR me ha atraído pero no hay que negar el gran trabajo que hace Newman y su banda sobre todo el nostálgico llevándome a los años 80 y eso me basta para bendecir este agradable disco que pide ser escuchado mientras haces otras cosas o no.

Reseña de Dr Vargas©

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here