Así vivimos esta edición especial del festival de rock zamorano Z! LIve disfrutando de este como si fuera «la última Coca-Cola del desierto» 

Gracias…Gracias…Gracias…Muchas Gracias!!! así podríamos definir a este Z! LITE EDITION celebrado en el Auditorio Municipal Ruta de La Plata en Zamora este pasado sábado cinco de septiembre. Era un reto enorme por donde se quiera ver o analizar con la situación sanitaria que se está sufriendo a nivel mundial, pero los organizadores, público y bandas dieron una lección de que la música es cultura y que no nos la quitaran nunca. Un ejemplo de trabajo y sacrificio por querer hacer las cosas bien para y con los demás.

Pero estructuremos cronológicamente las circunstancia en ese día imborrable en esta humilde y sincera crónica. Se notaba la presencia de mucha gente que había viajado desde sus sitios de origen para disfrutar de este Z! LITE EDITION, en sus acentos al hablar, por haber asistido en otras ocasiones, una que otra bandera o como en mi caso que un par de horas al volante valía la pena por disfrutar de la experiencia de un concierto con todo lo que se vive actualmente.

Un 10 en organización

Al llegar se nota las medidas del protocolo de actuación con el COVID-19, bastante personal en el aspecto de higiénico y de seguridad, con la logística de organización razonable y suficiente. No se merecen un diez, más bien un cien en este aspecto. Luego la ubicación de los asistentes fue un asunto destacable, ya que el Auditorio Municipal Ruta de La Plata se encontraba adecuado y organizado que a las imágenes me remito, excelente organización y en el aspecto de ingerir bebidas y alimentos, también lo hicieron estupendamente. Lo pedias y rápidamente te lo llevaban, un ordenamiento y corporación genial. Y en el tema de los baños, sin dudarlo el esmero e interés por evitar cualquier fuente de contagio era formidable.

A los acreditados de los medios de comunicación nos ubicaron en la parte más alta del Auditorio y siempre acompañados por alguien del Staff que nos llevaban ordenadamente hasta la zona del foso, donde se nos permitía hacer las fotografías necesarias para luego trasladarnos al mismo sitio, todo con tranquilidad y buena disposición. 

Reafirmando que la acústica del sitio es excelente desde esa altura, aunque cuando el Sol se marcha es necesario abrigarse un poco. Es interesante un dato el de público sentado dándolo todo como pudieran y las bandas haciendo lo suyo, refiriéndome a que no pararon de estimular, animar enardecer recíprocamente de inicio a final.   

Con todos estos semblantes y composturas que las puede envidiar cualquier organización por su éxito de un evento de esta naturaleza, pero pasamos a una parte importante que era las bandas que participaron. 

THE ELECTRIC ALLEY

Puntualmente saltaba la banda gaditana THE ELECTRIC ALLEY, con el sol de acompañante y buena parte del público que disfrutaron de la banda formada por, Nando Perfumo en la voz y la guitarra, Jaime Moreno en la otra guitarra, Sergio Reyes al bajo y Rafa Benítez en la batería. Francamente fueron una grata sorpresa, refiriéndome a que quienes no la habíamos disfrutado en vivo, como yo. Quedamos deslumbrados con el nivel de Hard Rock que nos proporcionaron, el tono de canto de Mr. Perfumo es magnífico y los riffs junto con la armonía de todos los instrumentos invitan a no perderlos de vista con su nueva producción que esperamos a finales de este año o principios del próximo. 

Imposible que el respetable se mantuviera sosegado o reposado, poco importaba el clima fuera veraniego si la notas de sus canciones animaban totalmente, iniciaron con «Celebration» y continuaron con «You Gime Something» y «One Last Light», asi nos deleitaron una hora de melodías potentes, emotivas y formidables. No faltaron «Get Electrified!», «Last Letter» o «Can We Have Some Love Between Us?». Una banda efectiva, auténtica y legítima, THE ELECTRIC ALLEY, para seguir teniéndolos muy en cuenta.  

OPERA MAGNA

El cartel tenía claramente indicado que disfrutariamos de música elaborada con mucha destreza y capacidad enfilada en el Power y Folk Metal, por eso los segundo en subir al escenario tenían una lectura de audición incuestionable, era el momento de OPERA MAGNA. La banda entusiasmó al respetable que se exaltaba desde sus asientos como pegados con cola. Los componentes de la banda José Vicente Broseta en la voz, Enrique Mompó en la guitarra rítmica, Francisco Nula en la guitarra líder, Alejandro Penella en el bajo, Adriá Romero en la batería y Rubén Casas en los teclados se entregaron profesionalmente en cada corte que interpretaron.

Con la introducción orquestal de «Del Amor y Otros Demonios» dieron rienda suelta a un setlist que fue efectivo durante su recital. sonaron «Por un Corazón de Piedra», » El Pozo y el Péndulo», «La Herida» o «Mi Reino, El Olvido», mucha potencia e impulso que ánimo a la gente que comenzaba a llenar el recinto en las zonas altas especialmente. Deseamos que los valencianos se mantengan en este camino que es muy bueno para su conveniencia y la nuestra. Buena consecución de sus esfuerzos artísticos. 

DARK MOOR

El astro sol comenzaba a declinar conforme pasaba la tarde, como el antagonismo del título de la canción «Birth Of The Sun» que daba inicio al concierto de DARK MOOR. La banda de la capital está formada por Alfred Romero en las voces, Enrik García, en la guitarra, Dani Fernández, en el bajo y Roberto Cappa en la batería, junto a otro par de intérpretes en la flauta y el violín eléctrico, actuaron sensatamente y escuetamente a la vez. Por momentos experimentaron problemas en el sonido que se solucionaron hábilmente para un recital conciso y moderado.

«The Specters Dance», «Druidic Creed» sonaron con buena renta y cuando llegó el momento de animar junto con la guitarra acústica que aportaba Mr. Romero en el tema «And For Ever» tenían al respetable en el bolsillo mientras cantaban junto el coro coordinadamente. Sin duda los temas de su último álbum «Origins» tienen su notoriedad propia por eso sonó «Crossing Through Your Heart» y «Raggle Taggle Gypsy» como remate a su intervención, sin dejarse en el tintero su éxito «La Canción del Pirata». DARK MOOR determinaron en el ecuador del evento que la índole del cartel es de virtuosos grupos que daban y dieron lo mejor de sus publicaciones en su tiempo arriba del escenario.

SAUROM

Llegábamos al plato fuerte o principal del día, el grupo de los juglares, SAUROM. Con la noche encima y con las luces haciendo gala junto a la actuación teníamos a Miguel Angel Franco en las voces y animando en todo momento, José Gallardo en el bajo que no paró de bailar, Antonio Ruiz en la batería, Narciso Lara Márquez «Narci», en la guitarra, gaita, flauta, violín y coros, «el hombre orquesta» total, Raúl Rueda en la otra guitarra y la mandolina y Santiago Luis Carrasco en los teclados y acordeón, todos artistas de buena estirpe.

Confesaron que llevaban seis meses sin actuar en vivo, que los temas nuevos de su próximo álbum no estaban bien ensayados por lo que se reservaban tocarlos esta noche y que todo el esfuerzo hecho por organizadores, público y ellos valían la pena por estar en esta edición del Z!.

Retumbaron sus canciones, «Músico de Calle», «Noche de Halloween», «Vive» o «El Carnaval del Diablo» que fascinó a la concurrencia causando el delirio del auditorio que habían dedicado una que otra «ola desde las sillas» y el comentario de los artistas de sentirse un poco raros con el paisaje que se notaba por la algarabía controlada. El desenlace de la intervención SAUROM llegó con «El Círculo Juglar» que se formó de forma virtual, los cortes «Fiesta» y «Taberna» que llegaban magistralmente. No sin dejar el mensaje antes de despedirse de lo agradecido con todos y recordando que a la una de la mañana cuando todo terminara no había opción de disfrutar de más música o de alguna bebida embriagante, así que dejaban todo preparado para la culminación de la jornada. Exquisito cabeza de cartel.

CRISIX

Con la sensación de no estar agotados o exhaustos queda energía y ganas para la última banda de esta edición del Z!, desde Barcelona era el turno de la banda de Thrash Metal CRISIX. Luciendo dos biombos con dos letras «C» en el escenario y tres gradas-alzador donde se podía leer «Psycho Crisix World», puntualmente sonaban las notas de su tema «Critical Mass» que incitaba al mejor headbanding desde nuestros asientos. El desdeñable y rabioso Juli Baz «Bazooka» en las voces y frontman, flanqueado por Marc «Busi» Busqué y Albert Requena en las guitarras, junto a Pla Vinseiro al bajo y en la retaguardia Javi «Carry» Carrión en la batería, entregaron una buena dosis de Thrash Metal del mejor nervio y vehemencia. Sin tregua alguna, como si cada nota valiera su sonido en oro, entonaron «Xenomorph Blood», «Rise…Then Rest», «Conspiranoia» o «Toxic Waltz» de EXODUS que es parte de su último disco de versiones «Crisix Sessions#1: American Thrash».

Quien dude que la banda no lo pasa bien en el escenario es porque no le gusta este tipo de estilo que nos muestra la versatilidad del Z! LITE EDITION de esta ocasión como en anteriores o la próxima en donde ha mantenido casi en su totalidad todas las bandas que ya estaban confirmadas pero será el posterior año. Pero los catalanes nos demostraron sus dotes de artistas al regalarnos un medley de las canciones conocidas de IRON MAIDEN, METALLICA o PANTERA, pero con sus integrantes sosteniendo otro instrumento incluyendo el micrófono, casi una señal «Old School» de los representantes de este variedad de música extrema. Los catalanes remataron su recital con «G.M.M. (The Great Metal Motherfucker)», «Brigem To The Pit» de forma aparente y su tema estardante «Ultra Thrash». Un cierre frenético, entusiasta y triunfante de una banda que ejemplifica el espíritu de este festival de la ciudad de Zamora.

GRACIAS Y ENHORABUENA A LOS AMIGOS DEL Z!

Cuando llegamos a este verano con el recuerdo de los diferentes festivales que no disfrutariamos a causa de la disposición de inquietud sanitaria global, tuvimos que recibirlos sin mayor discusión, con conformidad y con la esperanza para el próximo año de poder disfrutarlos a plenitud. Entonces surgió como un oasis en pleno desierto el Z! LITE EDITION, sin olvidar la máxima, «Ancha es Castilla y largo es Léon», que coloquialmente se utiliza para alentar a alguien o a sí mismo para obrar libre y desembarazadamente. Eso consiguieron los promotores y coordinadores de esta edición, su aliento dio vida a este evento que consiguió dejar claro que se puede disfrutar de la música, la cultura, el arte con toda la garantía con la firme protección de protocolos que son asequibles si colaboramos todos. Sencillamente puedo repetir, como inicie esta reseña diciendo: Gracias…Gracias…Gracias…Muchas Gracias!!!, por mantener vivo este proyecto y pensamiento cargado de aspiraciones e intenciones de inyectar energía a la música Metal. ENHORABUENA Y FELICITACIONES Z! LIVE… y ya queda menos para el próximo!!!

Deja un comentario