Review de THE END MACHINE – “The End MAchine”

Reseña del disco “The End Machine”, título del álbum y nombre de la badan formada por George Lynch, Jeff Pilson, Mick Brown y Robert Mason, y que verá la luz este 22 de marzo de 2019 a través de Frontiers Records. 

¡Lo compras porque son los Dokken sin Don, y lo escuchas, lo admiras, lo saboreas, te lo quedas, porque son The End Machine!

Ganas, muchas, tenía de tener en mis manos lo que para mí es una de las “reuniones” más esperadas, los más activos y vivaces de Dokken: George Lynch, guitarra, Jeff Pilson, bajo y Mick Brown, batería, con un cantante de garantías, ni más ni menos que Robert Mason, toda una eminencia para mí, un referente, del Hard Rock americano

No te voy a engañar si te digo que al saber que Lynch y Pilson estaban escribiendo, de nuevo juntos, y que al final montaban una banda, mi corazón decía, hablaba, deseaba, que un nuevo disco de la buena época de Dokken llegara. Pero, tras escuchar lo que han parido y el tiempo que ha pasado, es otra época, tengo que decir que The End Machine es una nueva criatura, distinta, joven, y, ¡que cuánto me alegro!

El disco que presenta la banda el 22 de marzo de 2019, bajo la etiqueta Frontiers Records, y cuyo nombre es igual que el de la banda, es toda una demostración de melodías y ritmos potentes, un hard rock de libro, y, según mi percepción nada ochentero. A mis orejas llegan sonidos más duros, pesados, que en unas ocasiones se acerca a los 70 y en otras a sonidos más modernos que los de aquellos ochenta, tan grandes y tan añorados a la vez. No suena a Dokken, a veces algo al disco Dysfuncional, y tampoco, a veces tiene aires, a Lynch Mob, a War And Peace… Suena a todo y a nada…

Las guitarras de Lynch, as usual, muy buenas, variadas y llenas de matices. ¡Es George Lynch!

Pilson siempre ha sido mi niña bonita, siempre me ha encantado, y su labor aquí hace que aún me guste más. Se ha hecho más heavy, se ha desmelenado, y llena el disco de un bajo lleno de distorsión y con mucho protagonismo. Y, además, produce el disco.

Mick Brown es garantía de trabajo y calidad. Sus baterías son muy variadas, de cada golpe sacas algo distinto.

Y Mason, ¡ay Mason!, como decía antes, la  voz del Hard Rock Americano, con gran personalidad, carisma, actitud y nivel, mucho nivel.

El disco, nada más darle al play, sorprende, y no para bien, no os voy a engañar. Leap Of Faith, estando muy bien ejecutada y con la esencia que venimos contando, no me acaba de enganchar. Hold Me Down, al tener unos coros escondidos, tímidos, hacen que este tema tenga un estribillo por debajo de lo que es el resto del tema, que está lleno de estrofas pesadas, cañeras, rápidas, y unas guitarras muy buenas.

En cuanto acaba este tema, de repente, es como si los AC/DC hubieran llegado y algo vaya a cambiar. Todo un sorprendente comienzo, al más puro estilo de los australianos, tiene la canción No Game, que continua por la senda de unas grandes guitarras, no podía ser menos, y una base rítmica muy buena. Además, tras el solo tiene el típico parón para subir después y acabar con estribillo y estribillo hasta el final.

Bulletproof es pesada y suave a la vez. Las estrofas son lentas y los estribillos son pesados y melodiosos. Es un gran tema, con contrastes y con un solo de guitarra basado más en la velocidad, diferente.

Ride It es caña, velocidad y heavy de verdad. El estribillo es maravilloso, voces y guitarras se unen para patearte el culo, y hasta aparece un doble bombo y todo. Pilson se sale, distorsión, un bajo que es un rítmica implacable e incluso tiene su momento egoísta con solo y todo. Es el mejor tema del disco, sin duda. Me hace pensar si no tenían que haber cambiado el orden de las canciones del disco, ahí lo dejo.

Burn The Truth comienza con temple, la voz de Mason, maravillosa, potente, y el bajo de Pilson, con esa distorsión, y lleno de notas, hacen delicias. La canción va creciendo y creciendo y Mason, él solo, la llena y el resto de la banda se vienen arriba junto a él para hacer de este tema otra maravilla.

Hard Road por fin tiene un estribillo con coros en condiciones, ¡la base rítmica me encanta! ¡Joer!, Lynch es bueno, pero, ¿cómo son Brown y Pilson? Pues no sé si mejores.

Alive Today y Line Of Division siguen la misma senda, grandes baterías, grandes bajos. Una vez más, ¡madre con Pilson, está inmenso! y una demostración de carisma y clase en la voz de Mason. Lynch como siempre. El final de Alive Today, tiene ahí como un cambio de tiempo, quizás me deja un poco descuadrado.

Sleeping Voices para mí es una power ballad, toda una lección de fuerza y control en los estribillos y estrofas delicadas y con tiento.

Y el disco acaba con Life Is Love Is Music, quizás la canción más comercial, “sencilla” y alegre. Es una canción muy diferente al resto, entra muy bien.

Como decía, son Dokken con Mason, toda una garantía.

Reseña de Ape Navarro

7.5 Muy Bueno

¡Lo compras porque son los Dokken sin Don, y lo escuchas, lo admiras, lo saboreas, te lo quedas, porque son The End Machine!

  • Ejecución 9
  • Producción 8
  • Composición 8
  • Novedad 7
  • Que no esté Don 9
  • Coros 4
  • User Ratings (1 Votes) 6.8

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: