Review de TRIVIUM «In The Court Of The Dragon»

Resumen

"In The Court Of The Dragon" es quizás una de las ofertas más impresionantes de este año hasta el momento, todo sazonado con décadas de experiencia y reconozco que me ha hipnotizado concluyendo que los altibajos de una banda pueden llegar a la estabilidad según pasa el tiempo que a todo lo pone en su lugar. Excelente disco.

TRIVIUM vuelve con fuerza con este «In The Court Of The Dragon» que te cautivará desde el principio

TRIVIUM,  es una banda estadounidense que cumple sin tanto alardes, tanto así que llevan dos décadas en la escena y nos traen este mes su décima producción, «In The Court Of The Dragon» que sinceramente esta increible por todo el repertorio que contiene, partiendo de su llamativa y espléndida portada.

Es fácil hacer la modestia o sencillez de mantener siempre un estilo musical que a lo largo del tiempo sirve para identificar y atraer a los seguidores que lo retribuyen, con la incondicionalidad. TRIVIUM no fue una banda de mi parcela, tal vez porque su estilo estaba demasiado solicitado y en su momento de nacimiento donde teníamos demasiadas bandas muy habituales, frecuentes o generales en su proceder de hacer Música Extrema como ellos, luego su producir de discos cumplia, pero no les permitia subir a ser una banda de grandes ligas, ejecutaban su trabajo formalmente, pero he de admitir que «In The Court Of The Dragon» me ha aprisionado tan inadvertidamente que da gusto.

Sus integrantes, el carismático Matt Heafy, en las voces y guitarras, Corey Beaulieu en la otra guitarras, Paolo Gregoletto en el bajo y Alex Bent en la batería, nos traen nuevas alturas y complejidades técnicas para las precisiones melódicas de este décimo larga duración. Nos dan un giro en el estilo de la banda, una evolución natural que surge de sus dos décadas de experiencia.

TRIVIUM demuestra que no se satisfacen en mantener esa imagen que va cambiando para acrecentar su legado musical en el Metal Mundial. «In the Court Of The Dragon», hay mucha fuerza a base de ritmos y melodías, alcanzando cumbres sonoras ganadas con la experiencia e inclinándose hacia un cambio estilístico favorable que es bien recibido y que comenzó a delinear en su lanzamiento anterior, de hace un año, llamado «What The Dead Men Say», en donde sí se notaban transformaciones, alteraciones y sobresaltos favorables, pero que no es hasta este disco que se notan mucho más. Este último álbum se basa en una amplia gama de influencias, incorporando elementos variables de Death Metal, Black Metal, Metal Progresivo e incluso el poder orquestal junto con su amado ritmo de fundamento que es el Thrash Metal. El resultado es una colección de diez pistas muy diversa y prometedora, pulidas casi a la perfección con una producción asombrosa y una mezcla reflexiva que acentúa la sólida química del cuarteto. 

La perplejidad en la muestra de confianza y compromiso con este disco es inconcebible. Encontramos un refuerzo de esta nueva resonancia de armonías de TRIVIUM que combinando con voces limpias e inclinaciones melódicas con compases llenos de agresión sonora desenfrenada. 

Junto con las impresionantes imágenes de la portada del álbum, «In the Court Of The Dragon» es un total llamado a la imaginación para llevar cada corte más allá de las palabras y entregarse por completo al mundo que TRIVIUM han creado. Una invitación que se extiende por el resto del álbum. Cada nuevo pasaje hecho canción es una oportunidad para mostrar su potencial, y con cada pista subsiguiente lo entregan continuamente. El álbum ha sido producido y mezclado por Josh Wilbur y grabado en otoño del año pasado en el Campus diseñados para el entretenimiento y desarrollo de las artes escénicas de Full Sail University de la ciudad de Orlando, Florida.

Analizamos «In The Court Of The Dragon»

La portada de «In The Court Of The Dragon», fue presentada cuando se lanzó el primer sencillo, de mismo título. Es una pintura al óleo original del artista francés Mathieu Nozieres

El vocalista y guitarrista Mr. Heafy, lo manifestaba de la siguiente manera: «Mientras la música de «In The Court Of The Dragon» tomaba forma, sabíamos que necesitábamos una obra de arte épica del tipo que podrías ver en la pared de un importante museo de un maestro renacentista fallecido hace tiempo. Tras una exhaustiva investigación, encontramos a uno de los pocos artistas vivos que es capaz de crear obras de arte como Caravaggio y Gentileschi: el pintor Mathieu Nozieres. Mathieu tomó el título de nuestra canción y creó una pintura original al óleo sobre lienzo que no se parece a nada que pudiéramos haber imaginado. Es asombrosamente impresionante y épico y se parece a lo que suena la canción y el disco».

Decidido y eficiente puede ser el delineamiento más adecuado del álbum en su conjunto, dado el tamaño de la empresa, acentuada por múltiples pistas que se extienden a la duración promedio de seis minutos, hay pocas dudas sobre la resistencia instrumental como piedra angular junto con la creatividad imparable de los artífices protagonistas, que compagina elementos como la melodía contagiosa y relatos fantásticos sin ser oníricos que están presentes en todas las partes de las maquetas. 

Abren con el tema, «X», La introducción a este disco espectacular es un segmento orquestal arreglado nada menos que por Vegard Sverre Tveitan, «Ihsahn» compositor de la banda Noruega de Black Metal EMPEROR, es una composición que proporciona una atmósfera inquietante y ominosa, con cierto aire  cinematográfica  generadora de un anticipo natural de asombro de lo que se nos viene a continuación;  

Llega el tema homónimo «In the Court of the Dragon»,rebosante de ritmos fulminantes  e impresionantes con toda una rica presencia de resonancias graves, asimismo las letras se suman a las vívidas imágenes invocadas por los riffs frenéticos, que ni una sola vez retrocede del margen que resalta el juego entre las dos guitarristas, la proposición sinfónica es imponente, tanto como el vídeo que recibe el mismo adjetivo calificativo, Mr. Gregoletto, comentaba a cerca de la canción: «El título de la canción procede de un relato de Robert W. Chambers. La historia está llena de temor e incertidumbre, y eso me pareció adecuado para los tiempos que hemos vivido en el último año. En lugar de una narración directa, decidimos tomar un camino diferente y construir nuestra propia narrativa en torno a la música que estábamos creando. Al igual que algunas de nuestras canciones y álbumes anteriores, esta canción comenzó con una letra basada en la mitología. Pero a diferencia del pasado, decidimos crear nuestro propio mito para que encajara con la música. Ser libres para crear la historia y escribir la música sin una fecha límite, debido a un acontecimiento único en la vida, realmente nos llevó a una de las experiencias de composición y grabación más gratificantes que hemos tenido. Esperamos que esté a la altura de vuestras expectativas»;

«Like a Sword over Damocles», bramidos vocales de Mr. Heafy compensados con los coros persistentes cargados de afecto y galantería, junto con la intensidad vertiginosa del solo de Mr. Beaulieu, imponentes acordes que rozan la épica orquestal teniendo en cuenta que la base continúa siendo el cuarteto que demuestra su profesionalidad en todo el tema:  

«Feast of Fire»,nuevamente tenemos un vídeo emocionante y sensacional que ronda ese cuadro que es la portada del disco, resaltar el trabajo de Mr. Gregoletto detrás de las cinco cuerdas que son la pared de lo que puede ser el alma  renovada de TRIVIUM en este momento que es sorprendente, nuevamente el bajista Mr. Gregoletto, comenta de este corte lo siguiente: «Se origina de una maqueta que nos trajo Corey Beaulieu. Estábamos en plena fase de preproducción en Full Sail cuando decidimos que algo de la maqueta que habíamos grabado era bueno, pero podría ser aún mejor. Nuestro productor Josh Wilbur llegó a decir en sus notas: «El puente es especial, quizás tan especial que necesita su propia canción». Desmontamos la canción y empezamos de nuevo sobre la marcha.» Y agrega: «Entramos en este álbum sabiendo que teníamos tiempo para considerar todo y cualquier cosa que surgiera durante este periodo, y si era necesario, podíamos empezar de nuevo si no nos parecía bien dado que no había ninguna gira en el horizonte. Tenía las palabras «Feast Of Fire» escritas en mi lista de notas para ideas líricas que intento amasar antes de grabar. Había algo en la frase que me llamaba la atención. Se sentía como la pieza que faltaba en la historia que intentábamos contar con este álbum, un momento culminante y una verdadera pieza central para la narración.»;

«A Crisis of Revelation», el conocimiento de lo que hacen con mucha prudencia es lo que encontramos en este corte, los acordes rápidos con las pausas precisas es lo obtenido en un Death Metal melódico de buen gusto en su parte final;

Llegamos a la mitad de la producción con «The Shadow of the Abattoir», la serenidad de los arpegios de las cuerdas enmascaran esta balada azorada y apacible, advertimos que nos encontraríamos con muchos tipos de ritmos, esta vez un poco de Metalcore que acaricia lo reflexivo tanto líricamente como musicalmente, para profundizar hasta resonar con el aprovechamiento de los ritmos iniciales, una realización ejemplar; 

«No Way Back Just Through», la batería de Mr. Bent es un estruendo atronador en uno de los cortes de menos minutaje de la producción, aplastante en su tempo y con un acorde en las guitarras que se entrelaza con las voces en tonos agudos bastante temerarios, sin duda un tema que puede ser efectivo en sus presentaciones en vivo, por la acuidad de sensaciones que aporta; 

«Fall into Your Hands», si el anterior corte es de menos minutaje, ahora estamos ante una epopeya de cerca de ocho minutos, que atraviesa distintos pasajes musicales, no muy diferentes a los actos de una obra por su riqueza y esplendor narrativo, es fantásticamente cautivadora, por sus movimientos dinámicos y la entrega enteramente apasionada de su líder Mr. Heafy que no olvidemos que con su guitarra acompaña suntuosamente esta como el resto de canciones, de mis preferidas por la ingeniosidad en la organización y configuración rítmica; 

«From Dawn to Decadence», pedal a fondo, sin barrera que impida pasar, el juego autómata en la voz es ingeniosa, durante todo el despliegue del resto de instrumentos, un headbanding a gusto sin cuestionamiento alguno, la sublimidad en la concordancia de ritmos en imponente; 

«The Phalanx», el tema de cierre es una prueba del dominio sobre la emoción que ha alcanzado TRIVIUM, ya que las voces limpias y nítidas son superadas lentamente por gritos apasionados de Mr. Heafy, fusionado a uno de los pasajes de ritmos más emocionantes e impresionantes de «In The Court Of the Dragon»

Los descolgamientos afinados de sus acordes son una rectificación de cierta obligación o deber de una banda que recién está comenzando a impresionar con toda su amplitud creativa, entretanto que Mr. Bent lidera con sus habilidades la percusión irresistible para el himno de cierre del álbum. Otro corte que me gusta bastante.

La longitud de las pistas puede engañar al principio a los no conocedores de la banda haciéndoles creer que hay una tipo de tonada reservada, más sin embargo, cada una de estas pistas actúa como una batalla por derecho propio, dejando que sus artistas ocupen el centro del escenario con un carisma feroz que va in crescendo. Reiteremos y volvamos a escucharlo para disfrutarlo aún más.

Repleto de tonadas vehementes, percusión grandilocuente y una red indescriptible de influencias sónicas, «In the Court Of The Dragon» es quizás una de las ofertas más impresionantes de TRIVIUM en su historial discográfico . Sazonado con décadas de experiencia, pero sin carencia de ambición, la llama de su Thrash Metal  flamea intensamente a lo largo de esta última aventura. 

Es lo suficientemente único como para estar solo de su contraparte anterior, como una declaración definitiva, particularmente considerando la incorporación adicional de otros subgéneros del Metal junto con la composición de canciones más matizadas por su estructura. A veces, el tempo general del álbum se vuelve algo monótono, a pesar de su ritmo constantemente audaz. Tenemos una lista de canciones adecuadamente compactadas y cuidadosamente dispuestas a permitir disfrutar toda la creatividad de la banda estadounidense llegando cómodamente a menos de una hora, equilibrando la longitud de las pista para las expectativas siempre cambiantes de todo el disco.Publicado y distribuido en el planeta por ROADRUNNER RECORDS, «In The Court Of The Dragon» está repleto de riffs seductores y audaces, con una percusión sentenciosa y una red indescriptible de altilocuente influencias de varios géneros del Metal Moderno, es quizás una de las ofertas más impresionantes de este año hasta el momento, todo sazonado con décadas de experiencia y reconozco que me ha hipnotizado concluyendo que los altibajos de una banda pueden llegar a la estabilidad según pasa el tiempo que a todo lo pone en su lugar. Excelente disco.

Crítica de Pepe Cortez

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here