Review del álbum de GOJIRA «Fortitude» (2021)

La espera ha valido la pena, “Fortitude” es un grandioso disco que hace los honores del nombre y trayectoria de la banda francesa GOJIRA
spot_img

spot_img

Esta es nuestra reseña del nuevo disco de GOJIRA que llega bajo el título “Fortiture” cargado de grandes canciones

El compromiso por el trabajo bien hecho y aceptado se muestra otra vez más y ya van unos cuantos discos que reciben ese adjetivo de parte del respetable para GOJIRA. «Fortitude» coge el testigo poseedor de una grabación dinámica y multifacética que determina cómo es su estilo la visión y el coraje sobre la competencia de la supervivencia no solo en el mundo del Metal y la esperanza sobre la aversión o apatía que sirve de inspiración. Su líder Joe Duplantier lo declara así: «Fortaleza es lo que tenemos que mostrar. Es lo que necesitamos abrazar. Es lo que necesitamos para estar en un mundo donde todo es incierto, incluso en el futuro cercano»

Como dicen el siete es un número mágico, la séptima producción de GOJIRA tiene magia, pasión, compromiso y sobre todo buena actitud, regocijémonos con «Fortitude».

Con dos décadas de mantener la misma alineación, en «Fortitude», nos tenemos nuevamente la convergencia inventiva de los artistas de los hermanos Duplantier, Joe en las voces y guitarras y Mario en la batería, junto a ellos Christian Andreu, en la otra guitarra y Jean-Michel Labadie en el bajo. Juntos se ubican en los límites de los términos sónicos y la resonancia emocional del entusiasmo de darnos nuevos temas, abriéndose paso con la confusión de los tiempos actuales para suponer y presentir un mundo mejor con resultados alentadores ​​y frecuentemente sin dejar de lado los sucesos desgarradores a todos los niveles. GOJIRA vuelve a advertirnos del daño que le estamos haciendo al planeta, y apela a nuestra conciencia para cambiar un destino que pintan muy negro, pero no lo hacen en «Fortitude», lo vienen haciendo desde su primer disco de forma patente.

Los que hemos estado detrás de la historia  de los franceses, estaremos de acuerdo en que  son una de las mejores bandas que le ha pasado a la Música Extrema en los últimos veinte años. Inclusive desatendiendo la humildad, humanidad y devoción que les ha inspirado respaldado por las causas honradas y generosas. La Galaxia del Metal Extremos  ha estado apresado y cautivado por casi todo lo que han hecho desde que irrumpieron en la conciencia más amplia del público con su tercer larga duración  «From Mars To Sirius» del año dos mil cinco y luego se volvieron genuinamente estratosféricos con el respaldo del gran sello ROADRUNNER RECORDS a partir del dos mil doce hasta el presente, partiendo su relación desde «L’Enfant Sauvage».

Sin descuidar por supuesto sus presentaciones en vivo consistentemente asombrosa y cuidadas al detalle. GOJIRA ha conquistado la corriente principal del Metal siguiendo un curso singular y arrastrando a todos con él. 

Como resultado de toda esta brillantez pionera, se espera mucho más de GOJIRA que quizás cualquier otra banda de metal convencional en cada álbum que nos entregan. «Fortitude» llega en medio de una oleada de publicidad totalmente justificable. Además hay que contar con la expectativa provocada por el enorme éxito del anterior álbum de la banda, «Magma» del año 2016.  Aquel trabajo ante todo fue una creación posiblemente un poco menos aprovechada pero con una ambición increíble con respecto a los discos anteriores de la banda. Eso sí. a través de los sencillos irresistibles y contagiosos que fueron «Stranded» o «Silvera», los del país del Arte permanente, ratificaron que podían ofrecer himnos interminables y complacer a la multitud mientras mantenían la individualidad e integridad creativa que siempre ha sido un sello distintivo de su trabajo. 

Cinco años después, y con un mayore repercusión mundial que satisfacer, es seguro que «Fortitude» sin duda hará las delicias de aquellos para quienes «Magma» fue una muestra de esta banda, que continúan dominando y sometiéndose a melodías con un mensaje lleno de moralidad y remordimiento que pretende sacudir nuestros sentidos para mejorar en todos los aspectos de nuestra existencia..

La obra fue producida por Mr. Joe Duplantier, un excelente trabajo, dándole un sonido cálido y dinámico. Incluso encontró tiempo e inspiración para diseñar la portada del álbum que como las anteriores es aguerrida y alborotadora en su sencillez y espontaneidad. La mezcla del disco estuvo a cargo del legendario Andy Wallace, que trabajó con las extintas bandas NIRVANA y RAGE AGAINST THE MACHINE.

Pueden sobrevenir los tiempos en los que cada canción era un reto absoluto de composición, pero, pese a su evolución, en «Fortitude» la esencia de GOJIRA reside y continúa intacta. 

Mr. Joe Duplantier, dirigía algunas palabras duras para el ser humano actual en una entrevista: «Hace unos años, comencé a volverme pesimista sobre el futuro de la humanidad. A pesar de que hay un despertar, y muchas personas están tratando de superarse, siento que estamos retrocediendo…. Entonces, cuando ocurrió la pandemia, pensé: Bien. Déjalo arder. Tal vez sea solo el final para nosotros, el parásito que es la humanidad. Con este álbum, «Fortitude», queríamos volver con más alegría, más poder y más positividad sobre la vida en general. Tenemos mucha suerte de hacer lo que amamos; no es como si estuviéramos deprimidos ni nada, pero teníamos algo en nuestro sistema que expresar. Con «Magma» era diferente pero no ajeno a nuestro paradigma de vida, y sentimos que era hora de otra cosa, algo que tiene que ver con la fuerza de este planeta».

«Fortitude» ofrece muchos de esos momentos gozosos y llenos de perspectiva que han evocado como GOJIRA lo que ninguna otra banda podría esperar emular en todos los aspectos. Los singles que lo promocionaban, tanto «Another World» desde al año pasado, como «Born For One Thing» entregaron el panorama y contingencia del producto que tendríamos en el álbum completo, y sin duda se promueven para dar el salto como otro clásico repentino, ambos están llenos de ritmos ágiles pero arrolladores y esos inconfundibles riffs agitados y ráfagas de pantalla armónica de estructura compleja pero agradable. Como siempre, la voz de Mr. Joe Duplantier gira en espiral a través del tumulto, del tono agradable y desagradable pero siempre bien ensamblado, envuelto en reverberaciones absorbentes, y los ganchos centrales de ambos sencillos se desahogan en el respaldo de las genialidades en el campo percusivo del diestro Mr. Mario Duplantier sin dejar de lado a los otros dos componentes artísticos de GOJIRA que son cimientos imprescindibles.

GOJIRA “Fortitude” Tema a Tema

Comenzamos con «Born For One Thing», el redoblante junto a el delay de la guitarra nos anuncian que se avecina una tromba de ritmos estrepitosos y alborotadores, es decir GOJIRA en plena forma, con unos armónicos brillantes y las ilusiones rítmicas que dan paso a poderosos versos de acordes y crujientes riffs descendentes escarpados, mientras los polirritmos sincopados insinúan el monstruoso colapso que se avecina con el resto de cortes. Mejor inicio imposible, pero desde ya nos apetece más.

«Amazonia», quien más que el genial Mr. Joe Duplantier para crear el sonido de un birimbao con su guitarra en un tema que derrama por todos lados «Roots» de SEPULTURA acordes cargados de sonidos nativos y galopante emparejado con ritmos atávicos y una percusión primitiva que ya se ocupó en ese glorioso disco de los brasileños, con el favor de aprovechar sus creaciones como un vehículo para el activismo ambiental de el pulmón del planeta, todo para crear conciencia sobre su iniciativa de recaudación de fondos en apoyo de las comunidades indígenas de la zona, con su ritmo lánguido, evocan el poder la tierra  con sus versos y compases descendentes y tambaleantes que nos hacen imaginar en una hipotética imagen de sus seguidores en un concierto agitando sus cabezas al unísono de la canción; 

«Another World» a través de repeticiones silenciadas con la palma de la mano y ritmos push-pull que son el santo y seña de los franceses, fue el primer corte que nos dio señales de vida de la banda ya hace casi el verano pasado,  con la voz grandilocuente de Mr. Joe Duplantier que se modula de forma inverosímil en el coro aprovechando al máximo la calidez del resto de instrumentos que intervienen metódicamente sin colapsar, más bien dándole un toque progresivo intenso y el video es una animación futurista, triste e infausta; 

«Hold On», borbotea a fuego lento con un estribillo de introducción arremolinado, respaldado por una percusión sencilla de Mr. Mario Duplantier,  que gambetea en el borde de la conciencia de su lírica, acunando un talante hipnótico penetrante que hace que el inevitable ritmo suave termine tocándonos como lo haría un felino jugueteando al roedor que en lugar de devorarlo lo torturar un poco hasta decidir qué será de su existencia, este Death Metal tiene este proceso de tratamiento; 

«New Found», un riff de apertura bonachón de partes graves que recibe interferencias de cortes agudos como unas punciones en la tonada que la intensifican, y una caída en el tempo a mitad de la canción que facilita un desvanecimiento climático genuinamente hermoso y épico, de mis favoritas del álbum por toda su configuración especialmente en su consumación final; 

«Fortitude», el track que le da título al disco es una instrumentalización increíble y realista con los arpegios de una guitarra y las percusiones rupestres , asociados a unos coros desoladores que son el nexo con la siguiente canción; 

«The Chant»,  con los coros ya mencionados tenemos uno acordes balanceantes, que ya nos los han dado en otras canciones que tienen un sugerencia reivindicativa, y es que a GOJIRA le vale todo lo que las culturas han dado a la humanidad, si antes estábamos en Suramérica ahora nos vamos a Asia con la cultura tibetana y su éxodo apesadumbrado, un blues mantra con un solo de guitarra de Mr. Andreu espectacular, una balada Stoner, vaporosa con un estribillo etéreo sin tropiezos ni complicaciones, pero que profundiza bastante como para no incluirla en sus próximo directos, el video es también increíble con su relato de filme dramático;  

«Sphinx», aporreo de acordes a medio tiempo al traer de vuelta la versión áspera del vocalista y los icónicos acentos de pick-scrape de la banda, que es una técnica que se ejecuta sosteniendo el borde del pico de la uñeta o púa contra cualquiera de las tres o cuatro cuerdas del canal del traste del mástil y moviéndola a lo largo de la cuerda, articulaciones de las notas clásicas de la agrupación pero restablecidas modernamente, contraídas altamente que nos producen un beneficio que solo ellos nos pueden dar;  

«Into The Storm», velocidad de crucero, sin mareos, los riffs descendentes para la melodía estratosférica es de una calidad altísima, con unos cambios de tempo y distorsiones impecables, se nota la influencia Thrash para la composición imperdible en su proceder, con esa variabilidad vocal excelente y magnanime como la canción misma; 

«The Trails», pausada y paulatina, poseedora de una atmósfera que nos recuerda de la capacidad de GOJIRA para hacernos pensar por un momento que esto no es solo vehemencia, furia o coacción, la relevancia sustancial de los ritmos es tan importante que marcan un crossover deleitable y satisfactorio hasta por la línea más radical y dura de sus seguidores, pero es que esta es la bondad de la banda, darnos música para nuestras sensaciones de todo tipo sin caer en el pánico o la rutina; 

«Grind», para terminar al completo, emparejamos la discordia instrumental con la armonía temática, en donde le bajo de Mr. Labadie es el eje central de la tonada, pero aclara que en la gran mayoría de cortes del disco está presente y potente los sonidos graves, un final emocionante por que esta cargada de varias pausas con un par de acordes evolutivos en la lateralidad de los mecanismos e la inventiva e imaginación, el arpegio final es total para concluir de forma efectiva y satisfactoria. Dan ganas de ponerlo nuevamente desde el principio una y otra vez, porque deja una resaca que nos permite disfrutar detalles que se captan con la repetición, así que otra vez a deleitarnos hasta la saciedad.

GOJIRA continúa dejándonos sorprendidos y satisfechos por su alternancia de riffs disonantes y reiterativos, junto a su capacidad para construir esas piezas desmesuradas e imponentes capaces de producir la mayor entusiasmo de los enterados como desconocedores. Pese a la mayor inmediatez de temas análogos poseen suficientes detalles como para que en cada escucha de «Fortitude» nos permita descubrir cosas nuevas.

A lo largo de la realización musical, las melodía serpentean a la incorporación de formas conocidas que no dejan de sorprendernos. Donde su anterior disco «Magma» fue una exploración personal del dolor y la depresión a raíz de la muerte de la progenitora de los hermanos Duplantier, «Fortitude» les  permite hacer que su fascinante comunicado sea mucho más universal para su divulgación, tolerancia y beneplácito. GOJIRA ha creado otra plusmarca dinámica y multifacética que enuncia la determinación sobre la división, el coraje sobre la competencia y la esperanza sobre el odio. Su líder Mr. Joe Duplantier declara: «Fortaleza es lo que tenemos que mostrar. Es lo que necesitamos abrazar. Es lo que necesitamos para estar en un mundo donde todo es incierto, incluso en el futuro cercano». Ratificando: «Tenemos este poder increíble que ignoramos por completo, y aunque apesta despertar por la mañana y quedar atrapado en la rutina de la vida, hay todos estos momentos en los que podemos marcar la diferencia con nuestra actitud … por cómo visualizamos nuestro propio futuro y el futuro de la humanidad. Es fácil desesperarse y perder la fe. Pero en algún momento, tienes que averiguar cuál es tu posición «.

«Fortitude» es otro gran álbum de GOJIRA, y prosiguen una de las mejores bandas de Metal Mainstream, más populares y distintas del Universo del Metal. Cumplen con todos sus formalidades en técnica, formula y régimen de elaboración de nuevos discos. Han alcanzado un horizonte admirable y especial, porque no tienen que dar una imagen que no es la propia imperecederamente siendo invariables en su profesionalidad. La espera ha valido la pena, un séptimo disco que como el primero es solemne y decoroso.

Reseña de Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here