Review del álbum de HYPOCRISY «Worship» (2021)

0
review-hypocrisy-worship

Fantástico disco de METAL con mayúsculas el que nos presenta Peter Tägtgren con su proyecto HYPOCRISY y que llega bajo el título «Worship»

El músico sueco Peter Tägtgren es heterogéneo en su manera de trabajar en el mundo de Metal, desde su banda primigenia HYPOCRISY, pasando por el proyecto LINDEMANN que parece que no resucitará hasta PAIN de un variado sin fin de creación de Música Extrema en todas estas variantes. Retorna a su banda primaria, a HYPOCRISY y después de ocho largos años nos entrega «Worship», su decimotercer larga duración con un ilustre legado que pondera todavía por el entusiasmo e ilusión que nos traslada.

NUCLEAR BLAST RECORDS respalda este disco que implementa el borde melodioso e intenso que es el sinónimo de la extensa carrera de HYPOCRISY. Probar la consistencia del material de la banda, junto con su coherencia musical, es lo que contamos en esta producción nítida. 

“Worship» se apoya en gran medida en material más interesante y sosegado para ir con la dinámica revulsiva en ascenso que es la marca de la banda.

Los integrantes de la banda son, Peter Tägtgren, en la guitarra líder y voces, Mikael Hedlund, turnándose en el bajo y la guitarra acompañante y Reidar «Horgh» Horghagen en la batería. «Worship» es otra declaración audaz de HYPOCRISY. Si no te gusta el Death Metal, no te hará cambiar de opinión, pero es un gran ejemplo de lo que puede hacer el género cuando se toca a un alto nivel sin traicionar los ideales que lo han cimentado. Es implacable y despiadado rítmicamente, pero también superpone las canciones con una melodía que transmite su sustancial capacidad musical en acordes que son prácticos y seguros en su ejecución.

Habiéndose formado a principios de la década de los noventa, HYPOCRISY se ha alejado de la norma de los temas tradicionales del Death Metal y ha optado por escribir sobre lo paranormal, las conspiraciones y los extraterrestres. Aunque eso pudo haber funcionado anteriormente, algunas de las letras de este álbum son las divagaciones de una mente creativa y crispada a la vez, con música sólida que te mantiene interesado a cada acorde y cambio de tonalidad. Esto queda demostrado en la portada de «Worship» con esa mezcla de imágenes humanoides junto a pirámides de culturas precolombinas y naves espaciales, transportación y fascinación juntas. 

Si bien todo esto es muy clásico del sonido de los suecos, hay cierta progresión y muchas formas diferentes en las que pueden tomar una canción. A continuación tenemos once temas que pueden ser cada uno un capítulo independiente pero ligados por una misma pasión.

Esto comienza con «Worship», un intro de corte altruista es un abridor perfecto para el álbum, comienza con una guitarra acústica, que recuerda a las baladas de metal, que rápidamente se convierte en una canción brutal con acordes entre bajos, chillidos agudos e instrumentalización del Death Metal de HYPOCRISY, ese acompañamiento violento e intratable, aprovechando su estilo rápido y consistente que oscila entre el control total y desquiciado que nos han dado a la perfección, un ritmo clásico de sus inicios con unas pizcas de Thrash Metal; 

«Chemical Whore», generando un fuerte riff trepidante, poseedor de un paso seguro y firme dominante que permite que la narrativa lírica sea completamente digerida, ese tempo constante y tenaz, un corte deliberadamente de ritmos medios diseñados para provocar una respuesta primaria de su estilo que es aniquilador, la guitarra es sobresaliente por sus excelentes pistas melódicas que complementan la progresión de acordes, y en su lírica explora el papel de la industria farmacéutica en la adicción un tema siempre presente en la sociedad; 

«Greedy Bastards», usufructuada con un tempo moderado pero aún con un impacto severo y sensato de las ráfagas de ritmos de la batería intensos e impresionantes de Mr. Horghagen y esos segmentos principales en las cuerdas que le dan una solemnidad a los solos de mucho respeto;

«Dead World» , subidas y bajadas de riff discordante y una línea de bajo tocada por Mr. Hedlund prominente como respaldo en parte por la asistencia en la escritura por parte del hijo de Mr. Tägtgren, Sebastian, ha heredado buenos elementos de su progenitor, dándole a la canción cierta proporción nueva y refrescante al arco armónico bien armado de la banda, una perspectiva  sonora emocionante para el futuro si continúan colaborando de esta manera, es una premonición futura como siempre han apostado los suecos, por cierto el vídeo es fenomenal; 

«We’re the Walking Dead», una estructura sencilla y segura, con una eficacia emocionante al utilizar el recurso de de la mesura y comedimiento en cada arpegio, tiene un  ritmo desgarrador que se vuelve aún más melancólico con la voz profunda de Mr. Tägtgren con esa gama de articulaciones y el coro le da una fuerza que es un tema casi de exigencia para su próximas presentaciones en directo; 

«Brotherhood of the Serpent», a mitad de la producción la tenacidad y firmeza se mantiene por los compases que te aturden como una bofetada sorpresa, los acordes sin complicación imperan predominantemente organizados para impulsar la emoción de una banda que lo da todo con esa imagen de calidad, este es de mis cortes favoritos, posee toda la gama de lo que es HYPOCRISY

«Children of the Gray» posee un mayor sentido de teatralidad a medida que las melodías atractivas y una atmósfera envolvente rodean la pista en su duración, los tonos vibrantes y edificantes que se introducen hacia el final realmente amplifican la energía que fluye por todas partes en cada uno de los instrumentos, y nuevamente la percusión de Mr. Horghagen es particularmente impetuosa por su eficacia; 

«Another Day», se aplica la calidad insólita y siempre actual de la banda, con el pie al acelerador, desenvuelven una melodía del mejor Metal Extremo que nos pueden dar, siempre con la sensación de estremecernos de una forma atronadora y disfrutable;  

«They Will Arrive», resonante desde el segundo uno, la profesionalidad nunca se ha duda en el equipo que el general Mr. Tägtgren acopla, porque es un caudillo estratégico en su ingenio, imposible no dejar de lado sus sonido más industrial, aprovecha cada nota en el pentagrama para demostrarnos sus actitudes virtuosas en esto del Death Metal, como extiende los ritmos y desdobla los tiempos es una genialidad que deja patente; 

«Bug in the Net», adoptando un enfoque sombrío con tonos empapados de fatalidad en su principio que dan como resultado un flujo cautivador con su tipo de estilo Melódico que lo han declarado desde su surgimiento, hasta incluyendo unas partes líricas en tono de relatos, ganando potencia y apremio especialmente durante las partes de coros;  

«Gods of the Underground», riffs aplastantes y ritmos de batería implacables son seguidos de cerca por melodías eufóricas, HYPOCRISY están fuertes, coaccionan bien esta producción, con la garra de siempre, resisten en el tiempo y en la competencia con estas canciones nuevas que suena extraordinarias y que redondean este lanzamiento de una manera impresionante, porque plantan cara a todas las propuestas nuevas que han sido influenciados por ellos de cierta manera.

Con un sentido de propósito recargado, HYPOCRISY ha salido con todas sus armas con este lanzamiento. «Worship» no necesariamente sale de los ámbitos establecidos de su sonido, pero en esta etapa de su carrera, porque tienen que demostrar su potencial si lo han mantenido siempre y han cumplido aun cuando ha parecido que se han salido de su senda, para darnos una demostración de lo que es hacer de lo mejor que hay en Música Extrema. Su calidad persiste y persevera en todo momento manteniendo la emoción en cada canción. Esta es una de las muchas razones por las que son venerados como una de las leyendas del mundo del Death Metal Mundial.

«Worship» no tiene la urgencia y el poder de los álbumes más recientes de HYPOCRISY u otro proyecto del incansable y talentosos Mr. Tägtgren que es el artífice general de este larga duración.

El álbum es formidable, poseedor de letras reflexivas y paranoicas, separándolo de los temas habituales del Metal Extremo en momentos. Por supuesto que aun con su título, no es una declaración antirreligiosa, habla de la creencia equivocada de que las personas deben hacer lo correcto entre sí. No se trata específicamente de la pandemia que estamos sufriendo actualmente, aunque el control y el aislamiento del gobierno son temas favoritos de Mr. Tägtgren, sino más bien sobre la manipulación masiva. Es HYPOCRISY clásico en todo su incremento y exposición de lo que es el arte del Death Metal. Deleitémonos, divirtámonos y gocémoslo porque nos lo merecemos. 

Crítica de Pepe Cortez

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil
X