Review del álbum de NESTOR “Kids In A Ghost Town” (2021)

Resumen

NESTOR nos lleva de vuelta, con este "Kids In A Ghost Town", a los 80 con todo el respeto al Rock Melódico de entonces y con un toque humor en el uso intencionado de clichés de la época

Repasamos el álbum de los suecos NESTOR «Kids In A Ghost Town» que nos regala un viaje musical por el mejor Rock Melódico de los 80

Lo decíamos por estos lares cuando llegó a nuestras manos, en mayo de 2021, el segundo single de los suecos Nestor, “regalo ochentero”, y ahora, cuando el álbum ya está en la calle, y hemos disfrutado de todos los temas que tiene Kids In A Ghost Town, no podemos decir otra cosa que los ochenta no se han ido, continúan.

Cuenta la leyenda que, en 1989, cinco jovencitos de un pueblo sueco, Falköping, lejano del mundanal ruido, soñaban con ser estrellas del Rock, pero que la cruda realidad truncó esos sueños y no se hicieron realidad…

…Hasta treinta y dos años después, 2021, en el que los mortales hemos tenido la suerte de poder abrir, degustar, este regalazo, “Kids In A Ghost Town”, todo un homenaje a los ochenta, con la seriedad de la música de antaño, con todos los arreglos, con todo el estilo, con toda la intención, del mejor AOR de la época, y con la diversión que supone rendirle un homenaje a aquellos años con ese tono de parodia que le dan, en el que recogen, algunos podrán pensar que un poco exagerado, todos los clichés ochenteros.

Sirenas de policía, su radio, los sonidos de una persecución, nos dan la bienvenida, son la introducción perfecta para el comienzo del disco, “On The Run” nos presenta a unos Nestor que saben de esto de enganchar a la audiencia sin estridencias, sin exageraciones. La canción, además de tener un solo bestial, serán así todos, ya os aviso, tiene un ritmo pausado, pero contundente, una melodía realmente pegajosa y es una canción tan currada que no puedes evitar quedarte enamorado de ella. Como tampoco te deja indiferente, al contrario, “Kids In A Ghost Town”, del mismo palo que la anterior, y en la que ya te he dejado loco el guitarrista, Jonny Wemmenstedt, su solo, muy Sykes, desde mi punto de vista, es increíble.

En “Stone Cold Eyes” te quedas prendado de los teclados, ¡vaya con Martin Frejinger¡, el piano es increíble, y de las baterías, Mattias Carlsson no es manco precisamente, ese juego tan sutil que creo que hace con el hit hat en el estribillo, que por cierto, es demoledor, es de una clase increíble.

Luego, con “Perfect 10 (Eyes Like Demi Moore)”, que empieza muy Dare, muy Under The Sun, te das cuenta de que el bajista, Marcus Åblad, también es brutal, tiene un groove increíble. El estribillo, otra vez de órdago, y tiene ese teclado machacón, las mismas notas y a toda leche que tanto me gusta. Esta canción es perfecta, hasta el titulo la define.

“These Days” hereda esos teclados, pero con un rollo más Psicosis, jeje. Otro temazo, en el que creo que Mattias ahora mete bongos o algo por el estilo. Al escuchar este tema por fin te llega, «pero si el cantante tiene el mismo timbre, la misma voz, casi el mismo estilo que el bueno, bueno digo, el genio de Nathan James», escuchad esa risita que suelta antes del solo, escuchad.

“Tomorrow” y “We Are Not OK” son lentas, y en un primer momento puedes llegar a pensar que esto tiende hacia el típico disco AOR blandito, pero no, ya que, y aunque, como digo baja la velocidad,  no lo hace la intensidad  Tomorrow, en la que incluir una voz femenina, que sea un dueto, y nada más y nada menos que con Samantha Fox, uno de esos ídolos, de póster, de juventud, y a la que, por cierto, nunca había oído su voz, jeje, es un gran acierto  “We Are Not OK”, con un estribillo potente y un final con una frase que acaba el cantante en unos graves de mérito, ¡Grande Tobias Gustavsson!, y un gran solo, ponen al disco, aunque sean baladas, sí, seguidas, también, en un disco de calidad y variado.

Volvemos al ritmo más alegre con “Firesign”, cuyas guitarras, sobre todo, las de final de estribillo, las de enganche a las estrofas, me recuerdan a los mejores King Cobra, como también me recuerdan, las del puente y las del final, a esos Mr. Big brutales, guitarras y bajo al unísono y a toda leche.

Tras una presentación muy ochenta, y que nos hace recordar cuando eran buenos tiempos, en Estados Unidos, claro, y en las radiofórmulas y en los programas de televisión en Rock era bien visto y muy presente, aparece “1989”, y que, dentro de esta vorágine de comparativas, no puedo evitarlo, me vienen The Night Flight Orchestra, aunque sin el rollo discoteca setentero que tienen aquellos, ¿será porque participa en la mezcla del disco Sebastian Forslund, guitarrista y percusionista de esa banda?. Esa subidita de tono del final los delata, si no lo habían hecho ya, más ochenta no pueden ser.

Y para acabar, “It Ain’t Me”, otra lenta, con muchos adornos, piano, guitarras gordas, pero sutiles, muy de la época.

Nestor, otra muestra más que quizás los ochenta están de vuelta, ¿o es que nunca se han ido?

Lista de canciones de “Kids In A Ghost Town”

  1. A Fanfare For The Reliable Rebel (intro)
  2. On The Run
  3. Kids In A Ghost Town
  4. Stone Cold Eyes
  5. Perfect 10 (Eyes Like Demi Moore)
  6. These Days
  7. Tomorrow
  8. We’re Not OK
  9. Firesign
  10. 1989
  11. It Ain’t Me

Formación de NESTOR en este álbum

  • Tobias Gustavsson. Voces.
  • Jonny Wemmenstedt. Guitarras.
  • Martin Frejinger. Teclados.
  • Marcus Åblad. Bajo.
  • Mattias Carlsson. Batería.

Crítica de Ape Navarro

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here