Crónica. The Quireboys en Madrid (04-03-2018)

Crónica del concierto de The Quireboys en la Sala Caracol de Madrid el pasado 04 de marzo de 2018

Fieles a su cita anual con Madrid, no podían fallar, Spike y sus huestes se plantaron, en esta ocasión, en la Sala Caracol, sitio inédito, si no para ellos, que creo que sí, sí para el tándem “el que escribe-The Quireboys”.

[the_ad id=”7218″]

Y cómo siempre suelo decir en las ocasiones en las que me toca hablar de conciertos de grupos que vienen muy a menudo, siempre hay alicientes que te obligan a ir. En esta ocasión dos excusas, la primera, que tenemos disco nuevo, que, aunque de versiones de viejos, y muy famosos, temas de blues, es disco nuevo, al fin y al cabo, y hay que presentarlo, y, la segunda, que tocaban en La Caracol, de las mejores, si no la mejor, sala de Madrid.

Arranca la fiesta con Pölysong

Con mis mejores galas, y tras un buen calentamiento, me planté bien delante, para no perder detalle, y así tener la suerte de poder descubrir a una de las bandas noveles que más me han gustado de un tiempo a esta parte, Pölysong, cuatro gallegos, que practican un Rock, quizás algo moderno y duro, no muy acorde con los headliners de la noche, pero tan contundente y con tanta clase que no hay peros que valgan para la inclusión en el bolo. Los cuatro gallegos van cuadrados, están rodados, la base rítmica es como un tren, a ritmo y con pegada, me encantó el bajo, y el dúo de guitarras, Gibson, gordas, y con unos riffs tan heavies y potentes, que son como ese cañón que explota y arrasa todo a su paso. Además, bien conjuntados, cómo las buenas parejas de baile, doblando riffs, solos, alternando…vamos, una delicia. ¡Enhorabuena chavales!

dav

Llega el momento de The Quireboys en Madrid

Tras el buen hacer de Pölysong, llegó el turno de The Quireboys. En esta ocasión todo empezó con Too much of a good thing, una gran apuesta, ganadora, sin duda, un tema muy conocido, que hizo las delicias del público y que empezáramos muy arriba, eso es muy bueno. Pero si bien el comienzo era cojonudo, todo lo contrario le pasaba al sonido, era muy alto, incluso lo era la voz de Spike. Un Spike, enchufadísimo, entregado, desde el minuto uno, y de nuevo con una férula en una de sus piernas, no sé si sería también jugando al fútbol, se lesiona más que Bale, el jodío.

dav

Bajo las mismas condiciones hicieron Misled, otro temazo, no podía haber empezado mejor el show, lástima del sonido, ¿qué le pasa a La Caracol? ¿Por qué? ¡Diossss!, ha caído un mito, otros que se venden al sonar alto por encima de todo.

El público, que llenó la sala, siempre fiel, Madrid y The Quireboys son un buen matrimonio, estaba entregado y encandilado, y con el subidón del momento, la banda es lista, y veterana, aprovecharon para tocar Going Down, tema del nuevo disco, y que, aunque no fue mal recibido por el respetable, nunca llena tanto como puede hacerlo There she comes again, que sonó después, y que fue una de las canciones de la noche. A pesar del ambientazo, me fui para atrás, no había quien escuchara. Y desde una posición, más retrasada, por fin volvía a disfrutar de The Quireboys.

dav

En otro acto de sabiduría y buen hacer, tocaron Living Trunk, otra nueva, que empalmaron con Mona Lisa Smiled, en la que el jefe Griffin miraba a todos lados, mosqueado por el sonido, Roses and rings y This is Rock And Roll, cuyo comienzo con slide guitar fue maravilloso. Estas tres canciones, un trío de ases, hizo que la sala se viniera abajo, literal, y no solo por los buenos, y conocidos temas, también porque la banda toca en modo automático, no piensa, y eso que a los cuatro oficiales de la banda, Spike, Guy Griffin, Paul Guerin y Keith Weir, nunca les acompañan los mismos bajistas y baterías,. En esta ocasión estaba el mismo bajista desconocido el año pasado, y por fin con nombre, Gary “Gaz” Ivin, y Pip Mailing a la batería.

dig

Y tras King bee, otra del último, llega la traca final: I don’t love you anymore, en la que Spike se olvida cuándo entrar, y como perro viejo, y para cuadrarse, aprovecha para presentar a Griffin, Tramps and thieves, Hey you, My sweet Mary Ann y 7 o’clock, con la que acabaron y a la que le faltó la habitual presentación de “What’s the time?, pero que se perdona. Os podéis imaginar el ambiente, por todo lo alto.

Tras una corta, y tímida despedida, los bises fueron I love this dirty town, cómo me gusta esta canción, y Sex party, su tema bandera, con el que cerraron otra lección de buen Rock And Roll, quizás algo estropeada por ese sonido tan alto, pero que nunca uno puede dejar de perderse, por mucho que se la sepa.

Setlist de The Quireboys en Madrid 2018

  • Too much of a good time
  • Misled.
  • Going Down
  • There she comes again.
  • Living Trunk
  • Mona Lisa Smiled
  • Roses and rings
  • This is Rock And Roll.
  • King bee.
  • I  don’t love you anymore.
  • Tramps and thieves.
  • Hey you.
  • My sweet Mary Ann.
  • 7 o’clock.
  • I love this dirty town
  • Sex party
Crónica y Fotos de Ape Navarro

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: