No podrás dejar de mover los pies (ZZ Top)

Nuestro amigo Paco Delgado nos comparte su último artículo en Carrocería Blindada en el que nos habla de los ZZ Top y su famoso La Gange

[the_ad id=”7218″]

En los más de 40 años que llevan juntos, ZZ Top ha pasado de ser una banda de rock puro a icono de la cultura norteamericana. Algunos podrían decir que son visionarios que se apropiaron de la escena del rock mezclado con lo bailable durante los últimos años del siglo XX, hasta dar la impresión de que iban a apoderarse del mundo.

ZZ Top toca boogie y blues tejano e indudablemente nadie lo hace mejor que “la pequeña banda de Texas”. Mucho de su atractivo se debe a esa presencia rústica y áspera, que también se siente en sus canciones, y especialmente, en La Grange, una canción contagiosa con la no puedes dejar de mover los pies.

Aunque produjeron un par de discos como American Blues y telonearon para Hendrix en uno de sus conciertos, todavía necesitaban algo que los uniera creativamente. Fue en febrero de 1970 cuando ZZ Top -un power trío formado aquel año en Houston, Texas, por Billy Gibbons en la guitarra y la voz, Dusty Hill en el bajo, los teclados y la voz, y Frank Beard en la batería- debutó como tal, unidos por el amor al blues, el boogie, el rock y un entrañable cariño por Texas, acabando de tomar forma y personalidad el sonido de la banda en Tres Hombres, su álbum de 1973 y grabado en Memphis. Musicalmente la unión de sonidos de Memphis y Texas hizo que lograsen un sonido distintivo que se materializó en el sensacional La Grange, un tema que ya les identificaría para siempre.

Esta considerado ya como un clásico y es una de sus canciones bandera. Y más exitosas. El single fue sacado a la venta en 1973 y recibió un amplio apoyo en las emisoras de radio, llegando al puesto 41 en la Billboard Pop Singles en 1974. En 2005 la revista Q la situó en el puesto 92 de las 100 grandes pistas de guitarra, mientras que Rolling Stone la colocó en el puesto 74 de la lista de las 100 grandes canciones de guitarra de todos los tiempos. Además, esta misma revista la denominó de manera coloquial como «un estándar para que los guitarristas muestren sus chuletas».

La canción se refiere a un pueblo de las afueras de La Grange, Texas (más tarde ese lugar fue conocido como el “Chicken Ranch”) en donde existe un famoso prostíbulo. Este burdel también fue el tema central de una obra que se presento en Broadway y en el cine con una cinta llamada The best little whorehouse in Texas, protagonizada por Dolly Parton y Burt Reynolds.

Billy Gibbons, comentó en la revista Guitar World que el riff pegajoso de la canción fue hecho con una Stratocaster de 1955 junto a un amplificador Marshall, pese a que lo habitual en ellos es que actúen con peculiares guitarras codiseñadas con el maestro luthier John Bolin.

Tampoco el tema se libró de la recurrente y parece que habitual sospecha de plagio, y en 1992 el compositor Bernie Besman demandó a la banda por supuesto plagio en el riff con su canción de 1948 Boogie chillen’, interpretada por John Lee Hooker. A pesar de ser similares pero no iguales, el juez determinó que la canción era de dominio público, por lo que no hubo cargos contra los ZZ Top. Sin embargo, Gibbons desde siempre ha reconocido que la música de la canción estaba basada en Boogie chillen’, lo que no deja de honrarle.

En los últimos años, cuando la banda toca esta canción en sus conciertos, se ha convertido en una tradición que empiezen a jugar con diversos riffs a mitad de la misma hasta que llega el momento en el que Gibbons y el bajista Dusty Hill gritan, “Hell yeah!” antes de reanudar la pieza.

Ha sido versionado por varias bandas y artistas, ya sea para sus propias producciones como en conciertos en vivo, como por ejemplo Tracy Byrd, Molotov, Phish, El Tri, Hank Williams Jr., Vinnie Moore y Blues Traveler, entre otros. También se ha usado en bandas sonoras de algunas películas como Armageddon, Shanghai Noon, The Dukes of Hazzard, Man of the House y Striptease, siendo su riff principal uno de los más famosos y conocidos en la historia de la música popular.

Artículo de Paco Delgado

 

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: