En ocasiones la reedición de trabajos nos hace plantearnos si merece la pena. En este caso la respuesta es clara. Si, la reedición del “Memorial” de MOONSPELL vale mucho la pena.

La capacidad que tenemos en el cerebro para retener información y recuperarla voluntariamente, es la memoria, es recordar hechos o sensaciones, relacionar conceptos y estímulos ocurridos en nuestro pasado, de eso va «Memorial», el disco de MOONSPELL que se reedita este mes para disfrute de todos nosotros, aunque tenga catorce años de existencia, tiene su propia identidad y memoria.

Pocos grupos pueden decir que han girado con los mejores grupos de la música extrema a nivel internacional durante su existencia y además sean respetados y erigidos como unos más dentro de este selecto club, los artífices de esto son los músicos: Fernando Ribeiro, en la voz, Miguel Gaspar en la batería, Pedro Paixão en los teclados y  guitarras, Ricardo Amorim, en la otra  guitarra y Aires Pereira en el bajo, aunque este último poco o ninguna participación tuvo en la grabación este disco por razones ajenas a él. MOONSPELL siempre han sido muy dados a dar vueltas a su sonido a través de la filosofía, la poesía, la experimentación musical y la oscuridad. Estos elementos se vuelven a combinar de tal manera con atmósferas quizás más tétricas que en otras ocasiones, existe esa sensación de continuidad y cohesión.

Como producto de esto, todas las canciones tienen a Mr. Ribeiro usando su voz áspera y gruñona junto con su excelente voz de canto limpio. Sin embargo, el lado atmosférico de la agrupación no se ha olvidado por completo, tenemos cuatro pistas instrumentales y las colaboración de las voces femeninas de una habitual de la banda la cantante Anneke Van Giersbergen ,ex-integrante de THE GATHERING.

«Memorial», se desarrolló de una manera tan imaginativa e ilustre que llegó a ser galardonado como «Mejor Banda Portuguesa» en la décimo tercera edición de los MTV Europe Music Awards que se celebraron en Copenhague en Dinamarca, y a MOONSPELL como la primera banda de música Metal en ganar dicho título, después de vender unas diez mil copias.

Renovarse o morir, dicen por ahí, esto es lo que ha hecho la mejor banda lusa del momento. El disco en cuestión salió al mercado en la primavera del año de dos mil seis, auspiciado por STEAMHAMMER/SPV y que por razones de insolvencia de la discográfica  se dejó de editar, quedando casi descatalogado y por eso se ha reeditado para que «todos»podamos disfrutar y tener a disposición esta perla de la discografía del grupo.

El camino que tiene el disco es una remembranza a lo sonidos que teníamos a finales del siglo pasado, experimentaron ritmo con líricas, que no se habían hecho hasta el momento y que con el pasar de los años se cimentaron, era pasar de felicidad a dolor, de abandono a regocijo. 

Grabado en  Woodhouse Studios de Hagen, Alemania, donde se gestaron sus exitosos discos «Wolfheart», «Irreligious» y «Sin», es casi como su santuario particular, además de contar con el mismo productor y artista Waldemar Sorychta participe en las líneas del bajo, que les colocó como el mejor disco del mes para la Revista Metal Hammer de Alemania y disco de oro en su país.

La intención honesta y sencilla es notable en el álbum y ayudó para conseguir un momento importante para su estatuto actual. Ahora la responsabilidad de esta reedición le corresponderá al sello discográfico independiente portugués, Alma Mater Records & Books, que surgió hace unos pocos años. Publicado en varios formatos digitales y físicos, además de las plataformas digitales habituales, incluye como novedad-bonificación cuatro canciones en vivo.  Es algo que hacen para sustentar el antiguo repertorio de MOONSPELL , y también para distribuir su música en su país natal debido a que trabajan con multinacionales ahí. La pasión de su realización la resumen así:

¡ Lo que el alma esconde, la sangre lo dice!

MOONSPELL retoma a sus raíces e inicios de sus mejores álbumes, entregando en esta séptima producción un álbum extraordinario y concluyentemente determinante del sonido de los lusos, con sus defectos como todos, pero nimios, un disfrute total de Death Metal sazonado con Black y Gothic Metal. Centrados en mirar hacia atrás que en innovar, esto inicia con «In Memoriam» (Instrumental), un intro de cine, los teclados en plan tétrico y atmosférico total, con la interpretación del violín del músico invitado Raimund Gitsels, preparándonos para lo que se viene que es de esa alcurnia, de película. 

«Finisterra» , riffs amenazadores y conmovedores a la vez, junto a unos sonidos graves del bajo, reforzados con la voz de su particular frontman, la velocidad y pausas son una turbación entre susurros de fondo inverosímiles. 

«Memento Mori», con acordes de ambiente inquietante, porque todo ser viviente llega a su fin que es la muerte, sus sonidos continuos conviven entre la placidez y la viveza, más los breves pasajes recitados y con esos sonidos de fondo que sobresalen sin ser tan acometedora. 

«Sons of Earth (Instrumental)», de un ambiente impenetrable y sombrío a causa de la guitarra que gana sonoridad de acústica al acompañamiento eléctrico distorsionado de su compañera y casi preliminar para el siguiente corte. 

«Blood Tells» , pesadumbre resplandeciente en sus ritmos de tipo Black Metal y sus compases sin aceleración o celebridades, acompañados de un teclado que crea una atmósfera entre épica y apocalíptica. 

«Upon the Blood of Men», un corte idéntico al anterior por su elaboración en tiempo y lírica, arreglo instrumental, las voces impetuosas son formidables. 

«At the Image of Pain», con la colaboración de Jiří «Big Boss» Valter de la banda ROOT, track perplejo y vacilante de inicio, MOONSPELL es así, por la articulación de partes agresivas engrosadas intermedias, es decir que no llegan a eclosionar a revelarse por completo, esta es la habilidad de los portugueses, el colaborador casi no se nota en las voces al tener un mismo acento que Mr. Ribeiro

«Sanguine», fundamentalmente y crucialmente tenebrosa, lenta y lúgubre, hasta con unos aullidos de por medio, deleitable como se emprenden los instrumentos de principio a final. 

«Proliferation (Instrumental)», otro tema de largometraje, con las percusiones de eje al resto de sonidos que «proliferan» del sintetizador para darle una trama completa y con una voz femenina en tono agudo de percepción laudable. 

«Once It Was Ours!», con bosquejos de representación dramática, contiene ritmos marcados y perfectamente diferenciados en sus intervalos de incorporación de cada instrumento, es notable la fricción y caricias con un poco de Doom Metal. 

«Mare Nostrum»(Instrumental), la hibernación otoñal se hace presente: viento y cuerdas de guitarra al aire, para anunciar esa estación del año es como un anillo al dedo. 

«Luna» con la participación en las voces de Anneke Van Giersbergen, que era parte de la banda THE GATHERING, una diversidad tan deseada como necesitada, un dúo de voces genéricas exquisitas, sin perder de vista una de las melodías de guitarra más ensordecedora de Mr. Amorim y es uno de los efectos más destacados del disco. 

«Best Forgotten», tiene una de las estructuras más cambiantes y progresivas del disco, una  tragedia musical en aspectos de partituras y distorsiones en el último corte del disco original. 

«Atlantic» (Bonus Track), deleitosa y agradable, con todos los elementos que dejan la impresión de la MOONSPELL, y con unas distorsiones en las guitarras no tan habituales, terminando a los cinco minutos supuestamente, para darnos un silencio que termina en los alaridos terroríficos extractados con el sintetizador, la sensación de miedo está permitida. 

«Phantom North» (Bonus Track), elemental y satisfactoria,  con los graves por manivela, los tones de la batería y le bajo mandan en la canción, para completar la saciedad de estos artistas que nos han dado una gran producción que subsiste con el tiempo. Tras tantos años de batallas, logran crear discos como «Memorial», que muestran un estado de forma excepcional. 

El segundo disco de esta reedición,  fue grabados en vivo en CC Estúdio 2, Portugal. Contiene cuatro temas que evidencian cómo se escucha la banda en directo, las pistas son:

«Memento Mori», «Blood Tells»,»Sanguine» y «Best Forgotten», todas elegantes y placenteras.

Me brota una cuestión: ¿ha sido «Memorial» un lanzamiento memorable o es mejor olvidarlo? 

«Memorial» no es solo gótico, no es solo negro, no es solo Doom, no es solo Death, es una de las mezclas más sorprendentes de esos cuatro estilos.  Su temática ronda en el desasosiego al trance de la defunción, a los recuerdos y hasta al afecto, tiene una pluralidad de conceptos que lo enriquecen. Intercambian los sonidos góticos con un firmamento relacionado con la materia. Por eso vale la pena recordarlo y sobre todo regocijarse con el, ahora en una nueva edición para poseer.

Sin embargo, esta versión podría haberse optimizado si MOONSPELL hubiera diversificado su sonido un poco más en términos de pesadez y tempo. En el futuro que conocemos luego de este disco, continuaron respetando y favoreciendo sus inicios y perfeccionaron mucho más su sonido inconfundible, de ahí en adelante toda su discografía. Sus fanáticos más antiguos están satisfechos por tenerlo devuelta para retomarlos desde ese año dos mil seis.

Reseña de Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here