CARACH ANGREN pisan fuerte con este «Franckensteina Strataemontanus» que podría ser fácilmente el álbum de Black Metal Sinfónico del año

Sexto larga duración de la banda holandesa de Black Metal sinfonico, CARACH ANGREN llamado «Franckesteina Startaemontanus» desataca como uno de los más creativos por su planteamiento de terror y psicosis clásica en su oferta extendiendo la incursión de la banda en lo teatral, lo musical y lo entretenido con todo el peso musical que pudieron reunir en este álbum. Y aún así,  para algunos siempre hacen lo mismo, ¡impertinentes !!!

A tres años del elocuente quinto disco llamado, «Dance and Laugh Amongst the Rotten» CARACH ANGREN están de vuelta con una narración conceptual madura que resulta de una evolución de armonías y ritmos todavía en desarrollo, aunque no lo parezca. Alejada de la fecha de lanzamiento originalmente planificada para el veinte y seis de mayo debido a la pandemia de COVID-19, «Franckensteina Strataemontanus», llega exactamente un mes después.

Hay pocas bandas adecuadas que hagan Metal en las líneas del tipo sinfónico que destaquen. Los pocos que lo hacen, no son exactamente prolíficos, pero está bien, se toman su tiempo y sus registros hablan por sí mismos. Con una carrera que abarca casi dos décadas, se aseguran un sitio en este apartado de Música Extrema. Originarios de la ciudad de Limburgo, CARACH ANGREN son en este momento un dúo formado por ,Clemens «Ardek» Wijers, arreglos orquestales y composiciones principales y Dennis «Seregor» Droomers, voces y guitarras, tras la partida de Ivo «Namtar» Wijers, en la batería  que por razones deducibles y que especulan algunos medios de comunicación, fue debido al trabajo que hace ahora la banda, que se distancia mucho al de sus inicios. Cosas de principios.

El álbum no es un verdadero recuento de Frankenstein; o el moderno Prometeo de la dramaturga británica, Mary Wollstonecraft Godwin, mejor conocida como Mary Shelley. Algunos mitos y leyendas que rodean la creación de esta historia, es en parte la historia del teólogo, alquimista y médico alemán pietista Johann Conrad Dippel, cuya vida incluye rumores de que supuestamente inventó la nitroglicerina, experimentó con animales muertos y cadáveres humanos, creó un elixir que le permitiría vivir hasta la edad de 135 años y opiniones controvertidas sobre la religión. No hay pruebas de que Ms.Shelley se haya inspirado alguna vez en este extraño individuo, pero la conexión es difícil de ignorar. Además de que Mr.Dippel nació en el castillo de Frankenstein, cerca de Mühltal y Darmstadt.

El grupo comentó sobre el lanzamiento: «Estamos muy orgullosos de anunciar nuestro sexto disco, «Franckensteina Strataemontanus». En este álbum resucitamos el fantasma del infame Johann Conrad Dippel y contamos su historia en un torbellino de horribles hechos y ficción. Musicalmente, habrá todo lo que esperas de nosotros, llevado a un nivel cinematográfico completamente nuevo. ¡Probad lo que viene a continuación y preparaos para desenterrar nuestro disco más ambicioso hasta la fecha!»

CARACH ANGREN nos proporciona una ligera reinvención de la clásica historia de Frankenstein. Uno que usa una licencia artística para el creador psicótico de un monstruo no amado. De ahí surge el nombre del álbum. Esto viene después de las versiones anteriores de la banda sobre cuentos paranormales, los males de la guerra, la posesión del tablero de Ouija y una interpretación siniestra de Hansel y Gretel, todo lo cual combina letras basadas en el horror con las profundidades más clásicas y barrocas del metal. No hace falta decir que «Franckensteina Strataemontanus» es un acto digno de la gran pantalla.

El álbum fue producido por Patrick Damiani en los Tidalwave Studios de Alemania, y la mezcla se realizó por el ganador del Grammy, Robert Carranza. saliendo al Mercado respaldado por la compañía discográfica SEASON OF MIST. Además que CARACH ANGREN es una banda que ha invertido tanto en sus imágenes como en su música, lo que despertó el interés de muchos con sus tentativas portadas de álbumes y su pintura cadavérica en sus rostros. «Franckensteina Strataemontanus» no tiene nada de diferente. El espantoso encanto del disco se refuerza por la adecuada dirección fotográfica de Stefan Heilemann, que enmarca a la banda en medio de castillos cubiertos de niebla, laboratorios retorcidos y oscuridad de tonos rojizos. Esto, por supuesto, viene encabezado por la retorcida fotografía de la portada del álbum del citado retratista, que abarca las atmósferas misteriosas que los originarios del país de los tulipanes y los molinos de viento, han compuesto para una experiencia audiovisual completa. Mr. Heilemann, que ha trabajado con DIMMU BORGIR, LINDEMANN (conjunto formado por integrantes de RAMMSTEIN e HYPOCRISY) y EPICA entre otros, eleva la imagen de los holandeses a nuevas alturas, ofreciendo al público algo ocular para disfrutar mientras escucha.

De lo más notable del álbum están los arreglos o artificios electrónicos que se encuentran dispersos ampliamente, con el objetivo crear algo de profundidad en términos de textura y detalle. En segundo lugar, las orquestaciones sinfónicas están mucho más desarrolladas y visibles en la mezcla. Realmente hace que todo el disco parezca que lo sinfónico y el Metal existen en partes iguales. Por supuesto, el factor épico se magnifica por el nivel y el detalle de dichas orquestaciones ofreciendo una gran atmósfera para acompañar el peso del componente musical Metálico, llamémoslo así. Todo esto también contribuye a una cierta ventaja cinematográfica, haciendo que toda la creación sea más atractiva e inmersiva. Sin embargo, el componente inventivo o imaginativo de la composición prácticamente no ha cambiado en términos generales cuando se mira hacia atrás.

CARACH ANGREN crea el ambiente para la bestia que agita el alma que espera atrapar. En cuanto al álbum en sí, comienza como la mayoría de los álbumes de los holandeses, tema de apertura «Here in German Woodland», tiene las orquestaciones de tipo Sleepy Hollow y una narración fulgurosa que nos transporta a un  hermoso bosque alemán, pero, hay algo acechando por delante, el suspense está servido, a tensión presagia la muerte inminente y con cantares de pajaritos incluidos;  

«Scourged Ghoul Undead»,el suspenso se rompe cuando, al finalizar la narración, el vocalista Mr. Seregor da rienda suelta a su mezcla de gruñidos, chillidos junto a su respiración agitada, mientras las guitarras atizan y sacuden sus notas alrededor de la orquesta proyectada, los riffs recogidos por trémolo están respaldados por majestuosos arreglos orquestales para formar una aventura trepidante en cada nota musical que interpretan; 

«Franckensteina Strataemontanus» , incorpora estruendos de tendencia industrial como solo uno de los muchos rasgos únicos presentes en el disco, entre los que se incluyen voces limpias de Mr. Seregor y atmósferas similares a bandas similares, con un ritmo lento pero contundente, golpes graves de bajo mientras las voces se alternan de limpias a chillidos y alaridos;  

«The Necromancer», con letras y voces alemanas desde el punto de vista de el protagonista de esta narración, Mr. Dippel, esta pista es fundamental para la historia, uno de los muchos detalles que CARACH ANGREN ha incluido en el disco para enlazar la historia sinfonicamente, un registro que continúa creciendo y desarrollándose con cada escucha consecutiva: acordes convincentes y categóricos. En el ecuador del disco podemos apurar que los Tempos alternos y diversas estructuras de las canciones que hemos escuchado, mantienen el registro fresco con cada pista que pasa, como resultado de años de experimentación y crecimiento musical. Proseguimos con la quinta pista;

«Sewn for Solitude», todo un testimonio del poder exquisito de composición que se encuentra dentro de los integrantes de la banda, un instigación por la combinación y agresión de la batería de Mr. Namtar, antes de su retirada, y rápidas melodías de violín, cortesía del invitado, Nikos Mavridis, combinado con las percusiones graves y un coro épico de orquesta para uno de los momentos más impresionantes de la creación, un ritmo constante que impulsa la escala a una escala altísima, es casi obligatoria en sus presentaciones en vivo por la amplitud que posee; 

«Operation Compass» un relato tétrico y sombrío describe los hechos mientras el conjunto despliega toda el crujido musical de un repertorio que nos deja hasta un coro casi pueril perceptible para los más atentos, un golpe total en le pecho por su colisión armónica; 

«Monster», eventual evocación de RAMMSTEIN mezclado con SAMAEL en su creatividad y configuración musical que pasa de lo temporal envilecido a lo acotadamente venerable, los riffs son cortos e impactantes y la sacudida de los parches es total, pero sin los detalles orquestales puede perder mucho y el juego de voces corales;

«Der Vampir von Nürnberg» inquietante, un teclado intranquilo y nervioso permiten una escala en la guitarra turbada hasta obtener cierta serenidad junto al juego de voces que nuevamente son primordiales pero no secundarias en el transcurso de la canción, el diálogo entre ritmos agudos y graves es atractivo en su despliegue y desdoblamiento hasta causar el sollozo final; 

«Skull with a Forked Tongue», conquista la grandiosa naturaleza de las cuerdas de estilo Black Metal y las fusiona con la interpretación de guitarra más fuerte del disco, se nota el excelente trabajo de mezcla y masterización de Mr. Carranza, los agudos riffs de Mr. Ardek se convierte en uno con la belleza de sus arreglos orquestales , una pista que puede recibir su reconocimiento por la agresión abrasadora que destila. La unidad entre los muchos elementos presentes en «Franckensteina Stataemontanus» se complementa aún más con el carácter de la banda; 

«Like a Conscious Parasite I Roam», es una monstruosa canción cuyo personaje mayormente instrumental combina piano, violín y orquestación con la batería y las guitarras, desvanecen en la oscuridad, el telón final baja y cierra el sexto capítulo de la banda, un capítulo que muchos volverán a visitar una y otra vez. 

Como Bonus, una décima primera canción, «Frederick’s Experiments», un último pasaje lóbrego y misterioso, para atracar nuestra turbación, sin perder la personalidad, tenemos los planos musicales que nos han proporcionado en las anteriores canciones, la retórica se mantiene en poco más de dos minutos

Dicho esto, si buscas más horror en estos tiempos inciertos, «Franckensteina Strataemontanus» es adecuado y recomendado para ti. Abarca aproximadamente cincuenta minutos y está repleto de lo mejor que la banda puede ofrecer. Temáticamente no se aleja en absoluto de los temas oscuros y turbios que fueron objeto de narraciones de álbumes anteriores. La música es un reflejo apropiado de dicho tema, aunque adornado con mejoras visibles en comparación con trabajos precedentes.

En un mundo contemporáneo lleno de incertidumbre, CARACH ANGREN nos transporta a una historia que tiene siglos de antigüedad, pero siempre es mediática. Desde la creación de los sonidos embrujados que se derivan del castillo laberíntico de Frankenstein hasta las imágenes que exudan, la banda realmente ha dominado el arte del Black Metal Sinfónico y el sub-subgénero acuñado como Horror Metal que comienza a tener auge. Este larga duración sirve como culminación de una banda que se ha mantenido dedicada a su pasión a lo largo de diez y siete años de existencia, consolidándose como uno de los más destacados del género. 

Estamos presenciando una encarnación mejorada de CARACH ANGREN. La composición de las  canciones en general se siente mucho más coherentes y diversas, ofreciéndonos algunos matices que equilibran su sonido propio. Sería difícil seleccionar solo una canción para probar este punto, ya que es algo que atrapa el contorno del álbum en su conjunto por algo es conceptual. El valor de producción también cumple una cierta cantidad de refinamiento. Parece que la puesta en escena de los instrumentos está obteniendo una sensación de profundidad más definida, así como una claridad en la mezcla. La entrega de la banda, como antes, es bastante sólida y no da la impresión de que falta algo, pero puede ser notable por su tentativa a la repetición de texturas. Todo parece estar perfectamente organizado de una manera convincente, pero su persistencia los encadena a ser lo que son: CARACH ANGREN.

Podría ser un poco pronto para llamar a algo así, pero a menos que estemos preparados para un  nuevo portento de parte de otra banda de la escena,«Franckensteina Strataemontanus» puede ser fácilmente el álbum de Black Metal Sinfónico de este año, pero de seguro salen buenos contendientes para quererlos tumbar. Nos queda todo la mitad del año para respaldar o descartar esta resolución.

Reseña de Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here