Outlaws llegan con su nuevo álbum «Dixie Highway” fieles a su estilo y a su vida en las carreteras llevándonos de viajes por sus tierras sureñas

Desde principios de los 70 OUTLAWS, esta banda sureña de Florida lleva quemando asfalto en las autopistas interminables que surcan el continente americano. Por ello en su última obra Dixie Highway rinden homenaje (como si fuera una road movie ) a ese olor a neumático desgastado esnifado durante sus aventuras hacia los bolos que les esperaban a la vuelta de cada curva. 

De la banda original sobreviven Henry Paul voz y guitarra y el batera Monte Yoho, el resto tomaron el mal camino de las drogas y el suicidio para desaparecer de la faz de la tierra. A ellos se les ha unido savia nueva para formar un súper grupo que suena a clásico por cada poro de su piel, pero no les pidamos más no están para chuminadas están para hacer lo que siempre han mamado en esos pequeños clubes donde tocan. 

Los títulos de las canciones lo dicen todo «Southern rock Will never die”, «Rattlesnake Road”….. no hace falta decir más , solo darle al play y encontraremos algo auténtico que llevan haciendo desde hace 45 años. 

Abren con la mencionada «Southern rock…” donde mandan saludos a todos aquellos que han caído en las carreteras rockeras y revelan el secreto de su disco muy a lo Skynyrd y su amor por la música. Las guitarras que son tres se acoplan a la perfección y el espíritu de los Allman Brothers se sumerge en cada acorde, al igual que «Heavenly Blues” tan bella como su título. 

A modo de intervalo vale la pena comentar que la Dixie Highway era la única autopista que conectaba Chicago con Miami, era una lucha constante pilotar por ella para conseguir éxitos en tus proyectos, eso queda muy reflejado en la áspera “Over Night From Anthems”. 

El mundo rural y oscuro de esa gran carretera reflota con “Dark Horse Run” muy setentera, muy The Eagles, es tiempo de volver a casa. 

“Rattlesnake Road” con una estupenda letra y tal vez asomen esas guitarras vanguardistas a lo J.J Cale .Hasta hay tiempo para lo instrumental sin caer en la pesadez con “Showdown”. 

En fin si no fuera porque esta es obra una “válvula de escape” para la banda, donde tendrían que poner toda la carne en el asador y por contra, peca de acomodado, su sonido tendría la máxima puntuación. Aun así estos forajidos facturan once magníficas canciones con medio siglo a sus espaldas y en los tiempos que corren es como diría «el monaguillo”: gloria bendita!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here