KVELERTAK demuestran que no son más de lo mismo con un interesante álbum titulado “Splid”

Ser diferente es lo mejor que te puede pasar y que te respeten ser así, mucho mejor.La banda KVELERTAK, lo son y con su nuevo álbum «Splid» lo confirman. Revelan su calidad aun cuando su vocalista, es un nuevo componente que encaja de forma sensacional con el resto de miembros.

Desde Noruega nos llegan KVELERTAK, que a mediados del mes pasado nos dieron su cuarta producción denominada «Splid», cargado de intriga en sus sonidos pesados y elaborados en la mejor libertad de creatividad. Ligando sonidos de Black Metal, Thrash Metal o Punk Metal, un collage apetitoso, que es una alegoría a lo que es el Metal Extremo. KVELERTAK, ha conseguido tejer creativamente todos estos elementos consiguiendo que sus producciones le den la oportunidad de expandirse en todo el planeta con un buen recibimiento y respaldando la expectativa esta vez con su nuevo disco.

Este cuarto disco trae la novedad de un nuevo cantante, Ivar Nikolaisen que sustituyó a Erlend Hjelvik, que era ex-cantante de un par de bandas que habían estado de gira con KVELERTAK. Él es una elección inspirada y entiende claramente lo que siempre hizo grande a la banda: el extraño y difícil equilibrio roñoso e inmundo estilo de Metal subterráneo que plantean  y la grandiosa solemnidad Melódica Teatral de sus acordes. El tono de la voz de Mr. Nikolaisen es diferente, canta más alto y más limpio, tiene un cambio gradual pero distinto. La gran divergencia inmediata y obvia es que él a veces canta en inglés, algo que Mr. Hjelvik nunca hizo. No lo hace con demasiada frecuencia, «Splid» contiene solo dos de estas características que ya son muchos.

Una duda que surgía con claridad cómo sonarían los tonos de voz de Mr. Nikolaisen, pero encajó perfectamente en el proyecto de sonido agresivo de «Splid». Sus gritos y chillidos añaden un toque de manía a los cortes, aumentado la mezcla de agitación y desasosiego que aporta su voz ajetreada y pulsátil. Esta realización tiene como objetivo mantener la entrega sonora a un nivel constante, ya que cada canción está destinada a aumentar hasta el máximo que los músicos nos puedan dar. Estamos ante la presencia de un cambio que los catapultara más al éxito.  

KVELERTAK están creciendo a pasos agigantados. Tocan habitualmente como cabezas de cartel en los festivales foráneos, aun con toda la oferta de que hay en ese país escandinavo. Como insignia hacer un Tour Mundial con METALLICA lo pueden hacer pocos y ellos lo han hecho. Sus anteriores tres álbumes se han ubicado entre los primeros en varias listas europeas de música especializada. Están llegando a ser banda de culto total. Se fundamentan y apoyan en su peculiaridad: su germen vikingo para cantar en su idioma natural y que dan forma a los chirriantes gritos al estilo Black Thrash Metal en material de Rock Clásico. Teniendo la personalidad de escucharlos a través de la barrera del idioma incorporada  y que más que alejarlos los acercan y hacen interesantes, sino que le pregunten a los que nos gusta RAMMSTEIN y de alemán somos analfabetos en su idioma. Tenemos contenidos acerca de cosas de vikingos y leyendas nórdicas, aunque no expresadas de manera fascista como las bandas de Black Metal originales de Noruega que a veces usan esas imágenes, la banda siempre ha sido firmemente antifascista. Otros contenidos van de las fuerzas perniciosas del Capitalismo y la conformidad de algunos miembros de esta sociedad, que significa mucho en la sociedad de ese país. Pero insisto que la traducción de su mensaje no es lo esencial de su propuesta.

El KVELERTAK que grabó «Splid», es claramente la misma banda de sus anteriores presentaciones, pero inmediatamente puedes escuchar la diferencia, un hecho que lo provocan el resto de sus integrantes, Vidar Landa, en la primera guitarra y coros, Bjarte Lund Rolland, en la segunda guitarra, piano y coros, Marvin Nygaard, en el bajo, percusiones extra y coros, Maciek Ofstad, en la tercera guitarra y voces, y Håvard Takle Ohr, en la batería, que también debuta en este disco. Han hecho de «Splid» un disco enormemente generoso musicalmente. Fue producido, grabado y mixeado por Kurt Ballou, masterizado por Alan Douches y también grabado por Zach Week en el GodCity Studios de Massachusetts, en Estados Unidos y con el respaldo de Rise Records para su distribución. En el disco encontramos la colaboración de Troy Sanders de MASTODON en las voces de la canción «Crack Of Doom» y el bajista-guitarrista Nate Newton de la banda CONVERGE colabora en la canción «Discord» y que además produjo sus dos primeros álbumes.

Musicalmente, «Splid» continúa la trayectoria en la que la banda ha estado por un tiempo presente , pasando de la locura ennegrecida D-beat de su debut homónimo del 2010 y más allá de los riffs y acompañamientos más desmedidos y copiosos de «Meir» de 2013 y «Nattesferd» de 2016. Suena como el primitivo Punk Metal de los años ochenta o el Black Metal de principios de los noventa. Pero tiene también momentos acústicos extrañamente hermosos que podrían sonar hasta a un poco de Grunge o interludios neoclásicos, lo mejor es como KVELERTAK lo junta y suenan como ellos mismos. 

Se estrena el disco  con el tema «Rogaland» arranca con un ritmo que llega hasta suaves toques de distorsión, a medida que el ritmo se intensifica tomando su sitio provocador y violento, la canción finalmente se abre a una colisión bombardeante de instrumentación, que se aleja hacia el rock pesado y la adrenalina punk.

 «Crack of Doom» con colaboración de Troy Sanders de MASTODON transporta la frenética alegría del Rock and Roll del corte anterior. La voz de Mr. Sanders aporta una textura desbordante a la composición, intercambiando muy bien con la voz de Mr. Nikolaisen.

«Necrosoft», potencia a todo lo que dan,  pero con medida para hacer un headbnading, como se debe hasta luxarse las cervicales, los riffs son estimulantes naturales, recomiendo la canción para comenzar el dia.    

«Discord» con la colaboración de  Nate Newton de CONVERGE, como calcada la anterior, KVELERTAK se dedica a levantar el ánimo con temas como este que avanzan hasta llegar a dar el poder de  resistir cualquier inclemencia con estos ritmos y nos queda todavía bastante material en el disco, destacable la colaboración en las cuerdas de un artista apreciado por la banda. 

«Bråtebrann» destila una esencia de la bandas míticas de Heavy Metal por la estructura armónica, a medida que las voces se elevan sobre el trabajo de los riffs de guitarras radiante, las secciones líricas retoman las tendencias más agresivas de los noruegos, proporcionando una yuxtaposición interesante cuando llega el coro que estáis invitados a entonar. 

«Uglas Hegemoni», en el principio de la reseña  mencionaba que el Punk Metal es la mejor fuente de la que sacia su sed a los noruegos, llevándola a un toque particular y propio, llegando a sonar como alguna banda popular de radio-fórmula por su tonada, pero no lo son y conservan un cierto anonimato, pero este track suena excelente. 

«Fanden ta Dette Hull!», incluye una de las transiciones más emocionantes del larga duración, la canción se reproduce a un ritmo relativamente más lento en comparación con los cortes anteriores, pero luego se convierte abruptamente en una pista de Thrash Metal completa, su velocidad vil y el estruendo del resto de instrumentos permiten un verdadero desconcierto anárquico. 

«Tevling», el arpegio acústico, enlace con las distorsiones manteniéndose en sonidos graves que retumban, en donde se desenvuelve alcanzado un preámbulo eficaz y resolutivo para coger «el punto» de la banda. 

«Stevnemøte Med Satan», la  miseria creativa no existe y consiguen hacer con unos acordes sencillos darnos la maestría de estos músicos para nada frívolos. «Delirium Tremens», tranquilidad entre la tormenta, sonidos orgánicos casi de tinte progresivos, pero estos también permutan, se desarrollan porque la quietud es aparente, sube el nivel y nos provoca lo que nos expone el titulo: un delirio tembloroso debido a la ingesta de los nueve temas anteriores, si quieres una definición de «Splid» aca la tienes en más de 8 minutos de lo que dura, te quedas sin ganas de dejarlo, quieres más y KVELERTAK invita a la última. 

«Ved Bredden av Nihil», un epílogo,  notas exprimidas hasta lo que den, las percusiones de inicio son ecuánimes al resto de acordes,  barbaridad y demencia a raudales. Un más que digno final.

El Viejo Continente es el origen y principio de buenas bandas con producciones que contienen canciones apetecibles y convenientes para lo que el fanático pide y exige. Con esto queda dicho lo que KVELERTAK, nos quieren plantear y manifestar con «Splid» conciben legítimamente música tremendamente ingeniosa, cercana e inteligible. Tan vertiginosa como implacable. Este sonido es difícil de entender, ya que literalmente nadie más lo ha logrado. Pero KVELERTAK no solo ha descubierto cómo hacer este caos completo, eventualmente sorprenden  al seguir haciéndolo después de conseguir un cantante completamente nuevo. Una vez que el disco comienza a acelerarse sobre quien lo escucha, es cuando incluso se puede dejar de notar que algo es diferente, y por eso se ganan un reconocimiento en nuestro mundo del Metal. Dudar de un aparente retroceso en su trayectoria es como quien quiere atrapar al mar en un agujero en la arena, la excentricidad y vesania la tenemos entre nosotros con este disco, deleitemonos con el.

Reseña de Pepe Cortez

Deja un comentario