Crítica del último álbum de BONES titulado «Diseased»

Hablamos hoy sobre el nuevo álbum de los americanos BONES que bajo el título “Diseased” nos trae un trabajo completo y que se sale de los parámetros del Death para traernos 11 pistas desenfrenadas y brutales

Desde «La Ciudad de los Vientos», Chicago, encontramos muchos secretos entre sus edificios y sus calles, y uno de estos es la banda BONES. Su escucha es un camino tortuoso y mortal. Caeríamos en el error de catalogarla como Death Metal ya que el disco nos da mucho más. Compases  potentes, destructivos, satisfactorios, seductores o maníacos, todo esto es «Diseased».

Formados en el año 2009, debutan en 2011, con su primer larga duración de título homónimo, luego llegaría «Sons Of Sleaze» dos años después con una buena crítica por parte de los medios. Teniendo que pasar seis años, para su tercer trabajo de estudio llamado «Diseased», que ha salido este mes de Septiembre de la mano del sello Transcending Obscurity Records. Contando con el Artwork de Matt «Putrid» Carr  que ha trabajado para UNDERGANG y HOODED MENACE junto al diseño y dirección de arte de Francesco Gemelli, que ha laborado también para MASTER y PAGANIZER. BONES ha estado perfeccionando esa misma artesanía durante una década, y aunque no he escuchado sus trabajos anteriores, no puedo levantarme, pero siento la máxima confianza al decir que este nuevo álbum tiene que ser no solo su trabajo más fuerte sino también una de las obras más fuertes de su estilo para este año.

Los integrantes de la banda estadounidense son, Joe «Warlord» de la banda USURPER, en las percusiones, batería y voces,«Carcass» Chris ex-USURPER, en todas las guitarras y voces y Jon «Necromancer» de DOOMSDAY y ex-USURPER, en el bajo y las voces. La formación saca a la luz sus fuertes influencias de Death Metal , donde el vigor y el ímpetu no les falta en absoluto. Se trata de adrenalina pura impulsada por las influencias de otras bandas que lo han dejado huella en esta categoría. «Diseased», es una auténtica bomba de relojería recogida en once cortes increíbles y BONES dan lo mejor de su rendimiento aportando de este modo, una gran frescura a su propia esencia. Las voces espeluznantes son absolutamente perfectas en su ferocidad trastornada junto con las guitarras destripadoras que ni siquiera entienden el concepto mismo de los riffs recurrentes y graduales  ya que la batería proporciona un pulso caótico que siempre mantiene la simetría y regularidad de cada pista conforme se van desenvolviendo.

El disco inicia delirante y frenético con «Blood, Diarrhea And Tears», como una patada al pecho, Death Metal Old School, con la fuerza de tres músicos equilibrados, la escabechina inicia muy bien; 

Continuamos con «Mass Graves», el avance de riffs con distorsiones propias del género, un sonido compacto donde las voces de Mr.Chris atronan sin piedad y nos dan un motivo para deleitarnos hasta el final; 

«Carrion Crows» , hay desaceleración pero sin perder impacto, porque también la violencia tiene su calma y las voces guturales junto a los coros son potentes; 

» Diseased», la crudeza de los acordes es la identidad de BONES, la agonía musical es tremenda, con las notas graves del bajo de Mr. Necromancer deleitándonos en este corte, la sonoridad más enérgica no pierde nunca la esencia tan demoledora que nos presentan en esta tercera producción;

 «Stench Of The Deceased», la batería de Mr. Warlord es la que da inicio a este corte con tintes de Rock and Roll parezca lo que parezca, las cuerdas son  notables sonando desfasadas en todo momento la destreza musical está demostrada, sin perder cierto tipo de atmósfera grisácea;

«No One Matters», si antes fue la bateria la que dio la pauta de inicio ahora nuevamente es el bajo de Mr. Necromancer con tintes de Grindcore por los acordes cortos y veloces; 

«Down», esta canción es la que aturde un poco en el disco, sosegada como ella misma, debido a su estructura que tiene en su desarrollo, iniciando con todos los músicos cantando en un acorde que aprieta por momentos pero que luego se retarda de una forma magistral hasta dejar cierta agonía; 

«Boozer», regresamos a lo que nos quieren dar, puro Death Metal pero con su marca propia, las percusiones tienen su impronta con un trasfondo de guitarras que se incrementa en toda la canción; 

«Broken Wheel», un tema que demora en su pegada, debido a que su inicio es bastante calmado, por llamarlo asi, demasiado musical para mi gusto; 

«Crucifier», retomamos el avivamiento en las distorsiones, con la secuencia abatida y machacona que los de Chicago lo hacen fenomenal; 

«The Future Is Now», con aire de final y despedida este corte deja claro o que BONES nos da música extrema con ritmo de hecatombe bien ejecutada para no dejar ninguna duda de su trabajo.

Podemos concluir que el álbum está lleno de esta energía cruda y visceral que es imposible de replicar y es lo que hace que esta banda se destaque del resto. «Diseased» fue creado sin ningún tipo de  elemento condescendiente o comprensivo sobre estos once temas desenfrenados. Sus riffs nunca dejan de impresionar, toda la actitud que impregna cada nota es suficiente para despertar el espíritu agitador y ácrata en toda sus canciones. A todos los seguidores del Death Metal les recomendamos este disco sin dudarlo ni un segundo ya que su sonoridad es sorprendente.

Comparte esto:

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: