Review de Autumn’s Child “Zenith” (2022)

Resumen

Autumn's Child presenta “Zenith” dando un golpetazo sobre la mesa mientras deja lista su candidatura para ser uno de los mejores discos melódicos del año con Zenith

“Zenith” es el nuevo disco de Autumn’s Child que llegará a principios de 2022 con la clara intención de poner bien alto el listón del Rock Melódico

Sé más que de sobra que en la definición de prolífico debería aparecer Michael Erlandsson, ya que en toda su carrera, amplia y dilatada, si no tiene disco por año, por ahí le andará. Comienza el 2022 y para que esperar 12 meses para seguir con la racha, el gran músico sueco nos presenta, el 14 de enero de 2022, el tercer trabajo de su “¿nueva?” banda, Autumn´s Child, Zenith.

Novedades trae en este nuevo trabajo, discográfica, este nuevo disco verá la luz gracias a Pride & Joy Music, y un ligero cambio en la formación, Jona Tee, aunque aparecerá como invitado en algún tema, abandona la banda, y aparece, de manera formal, Magnus Rosen al bajo.

El resto de miembros, los de siempre, Pontus Åkesson a la guitarra solista, Robban Bäck a la batería, Claes Andreasson al piano y el propio Michael Erlandsson a las voces, teclados y guitarras. Ambos dos también se encargan de las labores de producción.

Zenith trae un as en la manga, y para mí la gran novedad, Autumn´s Child no se duerme en los laureles, no navega por aguas tranquilas, y dentro de lo que son, dentro de su esencia, han decidido endurecer un poco sus ritmos, hacerse más heavies, jeje.

Un comienzo muy The Poodles tiene Emergency, el primer tema de Zenith, sintetizadores, guitarras al aire y a romper con una base rítmica contundente. El maravilloso timbre de Michael Erlandsson, esas melodías, únicas, te centran bien, pero esas batería y bajos contundentes, junto a esas guitarras, que podría decir que un poquillo más duras de lo habitual, vislumbran que Zentih será un disco un poco diferente, más durillo. Emergency es un temazo, idóneo para iniciar un disco, te engancha al instante, y completísimo. Jona T. toca aquí el solo de teclados y en los coros aparece Anna-Mia Bonde, de The Night Flight Orchestra.

Como completa es Evangeline, tanto que hasta tiene su parón y todo, que se rompe con un aumento de intensidad y una entrada de piano digna del mismísimo Jerry Lee Lewis. La base rítmica de toda la canción es de otro mundo, menudo piano, menudas guitarras. No sé lo que es estar en el cielo, quizás sí en las nubes, pero Evangeline se le parece mucho. Aparece aquí como invitado, al bajo, Martin Olsson, y que también tocará las cuatro cuerdas en Angel Of Danger, Love Is A Fighter y Nightingale.

Love Is A Fighter, más allá de melodías, dulzura y enganche máximo, como siempre, vamos, es un Robban Bäck cuadrado, como un reloj, y tan bueno como siempre, dando la presentación a los estribillos con un paseo por toda su “oficina” totalmente dentro de tiempo y cuadrado. 

Nightingale es lenta, con estribillo con mucho peso y con mucho aire medieval, conseguido con lo que yo creo que es una mandolina, o algo por el estilo, y que es muy protagonista todo el tema. Me encanta el bajo, es muy contundente y también me gusta mucho como gana la banda en intensidad en la presentación que hacen al solo de guitarra, que está acompañado de un coro sutil y muy elegante.

Hasta el momento no he hablado de Pontus Åkesson, el guitarra solista, lo haré aquí, aunque es tan bueno, tan variado, tan técnico, que en cualquier canción tienen cabida mis palabras. Never Say Die comienza la guitarra a toda leche, con un tapping rápido y muy bien ejecutado, que se convierte en sutileza en los puentes, todo lo que aparece, como por arte de magia en los estribillos. Y el doble solo, maravilloso. Buff, ¡menudo mostro!

Heaven Can Wait es una power balada al uso, esas que tanto nos gustan, potencia y lentitud por igual, estrofas suaves. Michael Erlandsson y el piano mandan, de manera suave, en las estrofas, y las guitarras, bases rítmicas y voces, aumentan de intensidad en los estribillos. Como invitado aquí tenemos a Roberth Nygren en la guitarra acústica.

Angel Of Danger es lobo con piel de cordero, sus bases rítmicas y guitarras son más duras de lo normal, y muy compactadas con las melodías melódicas únicas del gran Michael Erlandsson

High On Love es alegría, y quizás la canción en la que si todavía no te has animado a cantar, lo harás. Robban aquí tira de más metal en su ejecución, y me encanta ese piano intercalado, que entra a trompicones en el solo, del que no voy a decir nada. Aquí aparece Sayit Dölen en las guitarras rítmicas.

Crowdpleaser es hardrockera, americana, con guitarras más graves y duras, más rápida. Muy buena también.

Y seguimos con Don’t Wanna y las altas velocidades, incluso mareantes para una banda como Autumn´s Child, y como me gusta. Caña a toda pastilla y una canción muy heavy, muy sorprendente, como digo, y toda una joya. Aquí tenemos como invitado, en la guitarra, a Rasmus Ehrnborn, de Soilwork y The Night Flight OIrchestra.

Damaged Goods es el tema que han elegido para acabar el disco, una canción medio acústica, pero también con un buen ritmo, Robban mantiene la canción en buenas intensidades.

Menudo comienzo de año tiene este 2022 respecto al rock melódico se refiere. Uno de los mejores,  Michael Erlandsson, da un golpetazo sobre la mesa, deja las cartas boca arriba y demuestra que él, y su banda, ya han hecho su trabajo, y presentando sus credenciales a mejor disco melódico del año con Zenith. 

Nota: 4

Track listing:

  1. Emergency
  2. Evangeline
  3. Love Is a Fighter
  4. Nightingale
  5. Never Say Die
  6. Heaven Can Wait
  7. Angel Of Danger
  8. High On Love
  9. Crowdpleaser
  10. Don’t Wanna
  11. Damaged Goods

Line-up:

Michael Erlandsson. Voces, teclados y guitarras.

Pontus Åkesson. Guitarra solista.

Robban Bäck. Batería.

Claes Andreasson. Piano.

Magnus Rosen. Bajo.

Crítica de Ape Navarro

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here