Review del álbum de COMEBACK KID «Heavy Steps» (2022)

Apple PodcastsSpotifyRSSDeezerBlubrry

Los canadienses COMEBACK KID hacen honor a su number y regresan con «Heavy Steps» tras una breve pausa

El silencio de cinco años desde el disco «Outsider» de la banda canadiense COMEBACK KID se ha roto la semana pasada cuando nos han entregado su nueva producción titulada «Heavy Steps», respaldado por el sello NUCLEAR BLAST RECORDS para su propagación mundial. Este trabajo llega como un derroche de intensidad hostil interpretativa ,con pistas que evidencian su simplificada y genuina manera de darnos Música Extrema.

«Heavy Steps», séptimo álbum de la agrupación, es contundente y refleja la furia de sus integrantes: Andrew Neufeld en las voces y la guitarra rítmica, Jeremy Hiebert, de los fundadores de la banda, en la guitarra líder y en los coros, Stu Ross, en la otra guitarra rítmica y también en voces, Loren Legare, en la batería y Chase Brenneman, en el bajo, integrado como artista de apoyo. Nos han demostrado con perseverancia que una banda de Hardcore puede seguir siendo relevante incluso en el inconstante panorama musical actual sin perder gracia y magia.

Cada uno de sus cortes poseen la conmovedora situación estruendosa de riffs y ritmos irresistibles que producen cierta nostalgia por esa ferocidad de una bomba letal en donde las ráfagas de golpes verbales y de guitarras nos aniquilaran con un placer inconciliable. Si existe el Hardcore Melódico COMEBACK KID lo encaja a la perfección, con secciones estimulantes profundas y retorcidas en cada acorde repleto de euforia.

Un intuitivo e interiorizado Hardcore Punk es lo que nos dan en «Heavy Steps»,  avalado por un registro o inventario de veinte años de trayectoria en el mundo del Metal, es una satisfacción escucharlos con este trabajo tan intenso y penetrante. Grabado en su ciudad natal de Winnipeg y con todo el estallido del reconocimiento de su estilo, cargado de deseo tremendo y pernicioso que ha definido desde siempre a los canadienses. Grabado nuevamente por John Paul Peters, junto al productor Will Putney. Pero «Heavy Steps» muestra que, como banda, en cada registro, el grupo ha estado subiendo lentamente el dial, en consistencia y versatilidad como la portada misma, creada por Luciano Calderón de nacionalidad boliviana, afincado en la Ciudad Condal y que dice de su obra: 

«A la hora de hacer una pieza no lo reflexiono demasiado, prefiero que las personas saquen sus propias conclusiones, aunque reconozco que algunas se ofenden y algunos pueden pensar que soy un estúpido».

La facilidad de la banda para meterse en la escena del Metal Extremo, así como en la suya propia, es evidente en todas sus canciones, que presenta espléndidos puentes armónicos que simplemente engancha y alinea una sensación de consecución que nunca muestra signos de desaceleración e incluso cuando lo hacen, no lo hacen. COMEBACK KID nunca pierde el aliento, con cada canción rara vez superando el marcador de tres minutos, dejando cada registro con ganas de más.

El disco inicia con el tema homónimo, «Heavy Steps», desde el primer golpe del tono del bajo de Mr. Brenneman, que es grueso y pesado como el mejor criterio del Grindcore, se desatan las guitarras suenan con una  retroalimentación intensa antes de que se introduzca el riff que vincula toda la canción, el ímpetu es indudable, suenan tremendos, formidables y espectaculares y con el video deja claro que están para estimular a las nuevas generaciones con un sonido que es provocador y progresivo estallando con un coro de cuotas imponentes; 

«No Easy Way Out», , fue el primer corte que escuchamos de ellos en formato de video y que es preliminar al anterior, ver como cazan a la banda en unos parajes boscosos es tremendo, especialmente por lo que se verá a continuación, por cierto el video tiene una restricción para menores de edad, con respecto a lo musical es directa e intensa, por su rapidez con una pausas con una frecuencia que dan la periodicidad a la ponderación inquietante de todo un corte que hace alborotar nuestros apéndices corporales; 

«Face The Fire», una de las contundencias y baluartes de COMEBACK KID es escribir ritmos que se traducen en el espacio en vivo para que cientos de fanáticos enojados canten, muestra patentada en las imágenes del vídeo, el baterista Mr. Legare y el bajista Mr. Brenneman, no solo en esta pista, sino en todo el álbum, tienen mucha sinergia siendo parte de la fuerza impulsora de las canciones de principio a fin, ambos tienen tonos gruesos y contundentes que mantienen la pista un tanto tribal combinado con el punk directo que agregan a su sonido que tiene una capacidad de impulsar un aguante sin necesidad de relleno apabullante; 

«Crossed» , con la colaboración de Joe Duplantier de GOJIRA en los coros para darle una intensidad increíble,  con un inconfundible riffs distorsionado con aires de Thrash Metal, pero con un contundente espíritu Hardcore, se nota el instinto subversivos del francés en los tonos de correlación programada en cada articulación instrumental, además que también están a la vista en el impacto del video donde combina casi cómicamente y emocionante toda la adrenalina desatada en tres minutos; 

«Everything Relates», esta vez con la colaboración de JJ Peters de DEEZ NUTS, donde la velocidad es predominante de la tremenda combinación, de un rango adecuado de Punk Rock, que hasta nos hace recordar un poco a las agrupaciones que a veces escuchamos de forma comercial, pero esta vez la intencionalidad, la severidad y la firmeza es secundaria; 

«Dead On The Fence», un corte con mala cara e igual actitud , el rostro de los canadienses basado en golpes fuertes de percusión y un riff principal que debe su complexión al distantes Thrash Metal de mediados de los años ochenta, se siente el caos de un Mosh Pit sumado a los gritos vocales escalonados de Mr. Neufeld que es tremendo en todo el disco, con el aditivo de los tonos siniestros de Mr. Hiebert en su guitarra desconcertante y delirante; 

«Shadow Of Doubt»,  adopta un enfoque más disonante por la aceleración con la frecuencia de las voces modulando sin perder matices, completado con el doble bombo habitual de Mr. Legare, seduce en esos acordes tan simples y únicos que no rebajan la energía planteada; 

«True To Form», las canciones de COMEBACK KID, oscilan entre los tres y cuatro minutos de duración, siendo cruentas y criminales, encajando toda el salvajismo configurado en tonos aplastantes e intensos que es lo que disfrutamos de forma verdadera como nos dice el titulo; 

«In Between», esta pista es un verdadero modelo para que una generación más nueva aprenda cuál es el núcleo del Hardcore, despiadada con la persistencia de los graves del bajo de Mr. Brenneman que respaldan las guitarras con un talento infatigable; 

«Standstill», se erige como uno de los momentos más memorables del álbum, poniendo a los rápidos y furiosos artistas en el apuro de ser culpables de ser descomunales e impresionantes en la elaboración de otro corte que también podría sonar por la radio y triunfar, porque es directo e inminente en su tramado: 

«Menacing Weight», interconecta vincula de manera irreprochable toda la parodia que es la composición de todos los aspectos de la esencia misma de COMEBACK KID, ilustrando otra razón por la que nadie puede competir con la habilidad incesante de los canadienses, con compases y tempos expansivos en audios escandaloso estruendos vocales, un cierre adecuado que invita reproducirlo otra vez desde su principio varias veces. Todo este álbum, desde la nota de apertura, es continuo y un nuevo pilar dentro de la discografía de la banda que resiste a la prueba del tiempo, con pasos pesados y firmes, como su denominación «Heavy Steps».

«Heavy Steps», con treinta y tres minutos de duración que son despiadadamente rentables y grandiosos cargados de positividad inflada y furia justiciera hechos Hardcore de calidad. «Heavy Steps» es una bofetada resonante para despertar al mundo de su estupor. Porque su contenido son momentos como estos los que alimentan a su audiencia, que continúa levantando los puños y jurando lealtad a los poderosos Punks Rockers de la bandera de la hoja de maple. El álbum puede marcar su vigésimo año de existencia como su anhelo e intención de profunda intensidad como banda, pero es fácil olvidar la longevidad de COMEBACK KID cuando suenan tan crudos y frescos a lo largo de las once canciones desempeñadas en este larga duración .

Su contienda aparentemente constante para superarse a sí mismo, está saldada, ya sea contra cada innumerable armonía o viendo cuántas versiones diferentes de sí mismo puede incluir en una canción, COMEBACK KID nunca han dejado de sorprenderme con impaciencia preventiva e irónica a la vez, sin duda «Heavy Steps» abre este año agradablemente y sensacionalmente, un disco rentable hasta la convicción.

Crítica de Pepe Cortez

Otras noticias de Rock y Metal relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Review del álbum de COMEBACK KID "Heavy Steps" (2022)"Heavy Steps" cuenta con treinta y tres minutos de duración que son despiadadamente rentables, grandiosos totalmente cargados de positividad y furia hechos Hardcore de calidad
X