Review del álbum de Laced In Lust “First Bite” (2021)

Aunque parezca mentira, en pleno siglo XXI, todavía hay bandas como Laced In Dust empeñadas en demostrar que el Glam Rock sigue muy vivo, y que no fue borrado de la faz de la Tierra, a principios de los años 90, por la explosión Grunge.
spot_img

spot_img

Repasamos el primer álbum de los australianos Laced in Lust que llegan reivindicando que el Glam Rock sigue vivo en 2021

Son originarios de Adelaide (Australia), dónde se formaron como banda en 2011. Nos presentan en 2021 “First Bite”, su primer larga duración, aunque ya tienen cierta carrera discográfica a sus espaldas: el single “Fire” (2012), además de los EP’s “Firing Lines” (2014) y “Party’s Over…” (2016).

El grupo ha realizado numerosas giras por su Australia natal. En 2014, tras el lanzamiento de “Firing Lines”, consiguen girar por el viejo continente. Repiten gira por Europa en 2016, aprovechando la publicación de “Party’s Over…”, como teloneros de Tygers Of  Pan Tang. En recintos de mayor capacidad también llegan a abrir para Status Quo.

Echando un vistazo a sus más recientes fotos promocionales se diría que fueron tomadas en el Sunset Strip angelino de mediados de los ochenta: chupas de cuero, fulares, tejanos ajustados, botas de cowboy, pelo desaliñado y semi crepado… 

No lo pueden negar, esas pintas les delatan. Lo suyo es un Sleaze/Glam Rock de manual. ¿Bandas que me vienen a la cabeza escuchando sus riffs de alto octanaje y rasgados furiosos?: Ratt, Poison, Junkyard y Mötley Crüe, por ejemplo. Casi nada. Y por tomar un referente más cercano en el tiempo, podrían ser primos hermanos de los suecos Hardcore Superstar.

No hay nada novedoso en “First Dates”. Laced In Dust son fieles a sus gustos, y los plasman a la perfección en cada uno de los temas del disco. Por no faltar, no faltan ni las baladas de rigor. “Your Name” y “Sunrise”, la canción que le pone punto y final, no pasarán a la historia como las nuevas “Every Rose Has Its Thorn”, pero no desentonan en el conjunto del disco. Todo un logro porque ya sabemos que cuando los grupos de rock duro empuñan una guitarra acústica y les da por ponerse sensibles, los resultados pueden ser impredecibles.

Si escuchas seguidos los tres temas que han sido elegidos como singles (“Save Me (L.I.L Woman)”, “Hard In This Town” y “Hot Tonight”), tendrás una foto muy precisa de lo que nos ofrecen los australianos en este su primer disco. Canciones compactas, potentes, con guitarras robustas y estribillos tarareables.

Es cuando se salen un poco del guión, tomando un pequeño desvío de la senda que ellos mismo han marcado, cuando aprecio su verdadero potencial. Casualmente estos temas “atípicos” son mis favoritos: “Firing Lines” y “Party’s Over”. Aquí se desmelenan del encorsetamiento presente en el resto del disco. Se les nota más sueltos y libres para experimentar, y se intuye el deseo de tomar su propio camino.

También toma una orientación distinta “Rock You”, con una cadencia bluesy muy de agradecer.

“First Bite” es un disco de escucha agradable, aunque en mi opinión demasiado  largo (14 temas), teniendo en cuenta su linealidad y la casi total ausencia de cambios de registro. Hacia el final empiezas a tener la sensación de estar escuchando la misma canción una y otra vez, en bucle, y te invade una cierta sensación de monotonía. Lástima.

Para su segundo mordisco sería deseable que realizaran una profunda tarea de revisionismo, una actualización completa de esquemas musicales para dotarlos de mayor personalidad, sin renunciar a sus influencias. De no hacerlo corren el peligro de caer en el saco de “otro-grupo-revival-más”, lo que pondría en peligro una carrera que por actitud y referentes parece muy prometedora. Tal vez los anteriormente citados Hardcore Superstar deberían servirles de inspiración en el camino a seguir.

Crítica de Luigi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here