Crítica del álbum de METATOR «Akocedakor»

METATOR publica en formato físico su álbum «Akocedakor» con el que sin duda agitarán todos tus sentidos y sentimientos

A veces nos podemos encontrar con bandas que nos dejan aturdidos por su potencial musical con una propuesta de calidad y atractivo por donde se quiera ver, esto y más es METATOR. Una banda que nos expone un Death Metal conjuntado con Black Metal y Grindcore en su nueva producción llamada «Akocedakor», que no deja de ser una novedosa e impertinente composición de Metal Extremo de una aptitud inverosímil.

Compuesto y ejecutado por los músicos Ructator Kavernas, en el bajo y la voz, Monkey Monolith en la guitarra y Samily Jones en la batería, abyectos a la sugestión e inspiración del filósofo griego Diógenes de Sinope y su habitáculo inspirativo que era La Tinaja Del Cínico, por algo se llama así el sitio donde lo grabaron en Collserola, Barcelona. Mezclado y masterizado en AXtudio ubicado en la ciudad Condal, ayuda a situar la calidad del álbum en otro nivel creativo, consiguiendo invadirte con toda su imaginación filosófica post-apocalíptica y maníaca.

Presentado a disposición del público en formato digital a principios del año 2019 y que ahora , BLOOD FIRE DEATH Music, Promotion & Management  se responsabilizará de disponerlo en formato físico para todo el planeta.

La suerte suele aparecer más de una ocasión y es lo que le ha pasado a «Akocedakor» , ahora llega para establecerse con más seguridad en el Universo del Metal Extremo nacional y sin duda el internacional, porque condiciones no les faltan. Son una banda fogueada y aguerrida.

De finales de siglo hasta el dos mil quince se denominaron AKOCEDAKOR, sus integrantes militaron en LAST OBLATION, ECZEMA o KANNABIKON, hasta designarse como METATOR, de ahí que ya posean un apartado de seguidores que respetan y valoran sus creaciones musicales.

El diseño del Artwork y Portada del disco se encargo a Luciferium War Graphics ubicados en la ciudad de San Diego, California, Donde podemos observar un tipo de escudo con las figuras del citado filosofo, una cara fémina y una calavera demoniaca en varios tonos verdes, amarillentos y negros, todo de forma parsimoniosa y escueto.

Son once temas que poseen dos más encubiertos que nos dan casi tres cuartos de hora de una propuesta portentosa e inaudita. Esto comienza con un «Intro (Sound Of Dark Matter)», la introducción potente e inquietante no es de extrañar con los ruidos de las guitarras por doquier; 

«Akocedakor», con la colaboración de David Wera de HARDREAMS como tercera guitarra, un corte como una tornado que te impulsa de un lado a otro se desenvuelve entes primer corte en donde lo que menos parece importar es su lírica, basada en voces bramando y chirriando, mientras los riffs instigan en varios tiempos de lo refrenado a lo inquieto, bienvenidos a la propuesta de METATOR;  

«The Unexpected Beauty Of Deformity», la contusión musical continua, las escalas de las guitarras son impresionantes, mientras los alaridos no cesan, aun cuando nos dan un riffs al medio de la canción extremadamente buena por la condición de exprimir los sonidos de las distorsiones hasta el culmen en arpegios de una guitarra acústica, para pasado un leve disfrute, regresar a todo el vórtice que nos dieron al principio, un tema grandilocuente; 

«Suprema Agonía», la preferencia por los tonos en línea Black Metal se mantienen, recordando que son dos músicos, más uno invitado en las percusiones, que explotan en la imaginación de darnos estos acordes de extrema complicidad por la cooperación entre sus instrumentos, dándonos hasta un solo de guitarra asombroso sin caer en lo trivial; «Kea», la dificultad de coordinar los compases parece que no es complicado para METATOR, el orden en la proporción de los sonidos es fascinante, pero recordemos que estamos escuchando Metal Extremo, en donde existe el espacio para un tipo de oración sacra en medio de todo la canción que las hizo Karla Laredo en su lengua natal Euskera; 

«I La Foscor Li Va Cobrir Els Ulls», el disco marca un interludio de diez y seis segundos antes del inicio de esta corte que está compuesto por un tipo de coro gregoriano, para dar paso a la canción mencionada que posee los rasgos y diámetros de todas las anteriores, es decir, la energía y establecimientos de riffs que no se declinan por la sencillez y espontáneo, sino por lo artificioso que posee el acoplamiento de esa voz inclemente junto a las distorsiones transgresoras en su totalidad; «Reencarnado En Tormenta», poseedora también de un intro coral de corta duración, proseguirá con un track esquematizado un poco en un Death Metal crudo con unas alteraciones en la articulación de los estruendos por las escalas especialmente de las cuerdas que se apresuran según se incrementa los tonos; 

«Kannabykon», moderación aparente como un bosquejo irreal en una pista donde escuchamos más que en otras las voces de Mr. Kavernas, el resto es potencia y aliento elevado y exquisito en las notas alargadas de lo que puede dar una cuerda, con el muro de bombos y caja de la batería sin impedimento de Mr. Jones y otros solo de guitarra colosal; 

«Cabalgando Los Torbellinos», la aglomeración impulsiva e impetuosa es la rúbrica de esta canción como la de todo «Akocedakor», si te descuidas le pierdes el gusto, apuntando la sugerencia propuesta que es apta para los amantes de lo extremo ponderado y engrandecido, este corte es indulgente; 

«Fraktalizer», mi tema preferido del disco por la progresión compositiva presentada, realzando la extremidad de los acordes sin perder personalidad, dignifican el género, los tempos son llevados con una explosión creativa que enriquece la valía de la banda, imposible no saltar y hacer headbanging con ella:  

«Bomber (MÖTORHEAD)»,con la colaboración de Janet de BERILLYUM y Vali de MORBID FLESH y ÓSSERP,  rozando el Thrash, Punk y el Heavy Metal con un cover talvez atípico para algunos, pero a quien no han inspirado los clásicos, tocado a su manera que le da una riqueza rebosante sin calaña o aptitudes, mejor cierre imposible. 

«La muerte es el comienzo de la inmortalidad», es un enunciado de METATOR. Entre la doctrina que promovía el filosofo Diógenes, como uno de la corriente de los cínicos, se preocupó menos de formar escuela que de llevar una vida recta, de acuerdo con los principios de autonomía y desprecio de los usos de la sociedad. 

METATOR, aplica lo que decía Diógenes, que los dioses habían dado al hombre una vida fácil, pero que estos se encargaban constantemente de complicarla y hacerla mucho más difícil; que la sabiduría era para los hombres templanza, para los viejos consuelo, para los pobres riqueza y para los ricos ornato. Se parece mucho a lo que vivimos en la actualidad.En «Akocedakor», la banda catalana sostiene que la muerte no es un mal, pues no tenemos conciencia de ella. Y como su arquetipo, ese personaje molde, METATOR le considera inventor de la idea del cosmopolitismo, porque afirmaba que era ciudadano del mundo y no de una ciudad en particular. Ahora como hace dos años saltan a la palestra para ser nuevamente escuchados y disfrutados a la empalagamiento, porque sus excesos les permiten ser universales y que su erradicación es el surgimiento para continuar, METATOR subsiste!!!

Reseña de Pepe Cortez

spot_img

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here