Dudas, miedos, giras canceladas y ahora el anuncio de un asistente a un concierto de TOOL portador del virus COVID-19

Siempre decimos que la música es parte de nuestras vidas y no solo va a serlo para cosas buenas. Los efectos del Coronavirus COVID-19 ya se están dejando notar y mucho en la industria musical. Hace unos pocos días anunciamos la cancelación de la gira europea de SONS OF APOLLO, pero esto era solo un pequeña parte de lo que está pasando. Os contamos cual es la situación actual y las expectativas.

Como caso más grave podemos destacar que en Nueva Zelanda, los funcionarios de salud emitieron una advertencia a quienes asistieron al show de Tool el 28 de febrero en Auckland en el Spark Arena, ya que un fan dio positivo por Coronavirus poco después de asistir al show. El asistente y su esposa habían visitado previamente el norte de Italia antes del espectáculo y desde entonces han dado positivo. Permanecen en aislamiento mientras reciben tratamiento.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, la preocupación sobre el Coronavirus han comenzado a afectar el festival de música South by Southwest en Austin. Si bien ha habido dudas sobre si cancelar o no el evento de este año, algunos artistas y participantes no han esperado una decisión. Ozzy Osbourne, Trent Reznor y Beastie Boys se retiraron de sus actividades programadas en South by Southwest.

Green Day canceló varias fechas de gira planificadas en países afectados por el coronavirus: Singapur, Bangkok, Manila, Taipei, Hong Kong, Seúl, Osaka y Tokio. La banda no ha anunciado planes para la próxima etapa de su gira, que los lleva a través de partes de Europa que lidian con el brote.

La última noticia nos llega por parte de Scorpions que comunicaba ayer que han tenido que cancelar su show en Manila por orden del gobierno local tal y como se puede leer en su comunicado oficial.

Estos son solo algunos de los casos, pero el virus sigue su extensión, y con él las cancelaciones y aplazamientos. Las pérdidas para la música serán sin duda millonarias y habrá que apretarse el cinturón una vez pase la crisis, pero hemos de ser conscientes que todos los sectores empresariales se están viendo afectados en mayor o menor medida y es algo que nos toca asumir.

COVID-19 supera ya los 100.000 casos de contagio en todo el mundo, aunque la mayoría (más de 80.000) están en China, donde se ha habido más de 3000 muestre por esta causa. Más cerca nos pilla el caso de Italia, casi 5000 casos detectados y 200 muertes y posiblemente sea el espejo en que mirarnos de cara a entender cómo puede evolucionar esto en otros países similares. 

Está claro que es una “pu…” que te cancelen un bolo, pero debemos ser conscientes de las implicaciones que tiene esta epidemia, y pese a que la mortalidad sea baja, hay colectivos muy vulnerables que no se merecen ser puestos en riesgo. Tengamos paciencia, confiemos en las autoridades sanitarias y esperemos retomar el pulso de nuestra vida normal lo antes posible.

Deja un comentario