SINISTER nos trae una vez más su Death Metal de calidad, directo y sin florituras con este «Deformation Of The Holy Realm»

Los Titanes Holandeses del Death Metal SINISTER regresan con su decimocuarto álbum de brutalidad musical, disponible a través de Massacre Records. «Deformation Of The Holy Realm». Al igual que los mejores álbumes anteriores de SINISTER, posee una sensación de inmediatez que a menudo se muestra ausente del Death Metal moderno. Sin sacrificar una onza de extremidad, la música de la banda a menudo logra ese precario equilibrio entre ser directo y accesible sin volverse demasiado simple. Esto lo logran al agregar una melodía frenética a la mezcla propia de la banda.

El sonido holandés de Death Metal puede no ser tan inmediatamente reconocible al poseer  una magia incuestionable como el sonido que vino de otros puntos exaltados donde surgía la variedad o especie como en Florida, Nueva York, Suecia o Finlandia, pero el número de bandas excepcionales desde allí es innegable: PESTILENCE, ASPHYX, GOREFEST, THANATOS, la lista continúa, y estoy seguro de que entre los menos conocidos o ya disueltos, también encontrarás algunas gemas increíbles. SINISTER Sin lugar a duda pertenece a las principales bandas europeas del género. Criticó sus versiones únicas en los años noventa y talló su nombre en la historia del Metal Extremo al unir pesadez, sombría y un «sensación» holandés original., un subgénero muy destacado y querido de nuestro Universo Metal.

Veteranos en los versos y ritmos del ocultismo y la muerte, Aad Kloosterwaard en las voces y único miembro fundador, se hace de buena compañía para abrirse paso nuevamente en la escena, el resto de la banda son, Toep Duin en la batería, Ghislain Van Der Stel en el bajo, Walter Bokito Tjwa en una guitarra y Michal Grall en la otra guitarra, todos listos para la contienda en «Deformation On The Holy Realm» nos preparará para un viaje épico, en la moda clásica del Metal Extremo. Después de una campana sonora, los riffs convulsivos y los tambores explosivos forjan una mezcla feroz y gutural del Death Metal. Tomando en cuenta la variabilidad de los integrantes de la banda.

Han estado activos casi todo el tiempo desde mil  novecientos ochenta y ocho y tienen una discografía muy extensa, hasta ahora el quinteto tiene trece álbumes en su haber. No estoy familiarizado con una gran parte de su discografía, pero he escuchado sus primeros álbumes, principalmente «Hate”, que les dio su marca de identidad. El sonido actual de la banda está en línea con el clásico e implacable sonido tan exclusivo y aislado del género, pero actualizado para el siglo veintiuno. Su intensidad  es muy densa y estratificada, muchas canciones tienen partes con adornos sinfónicos, pero nunca a expensas de la gran carga de estridencia musical.

Notoriamente, SINISTER, continua  tan implacable y castigador como siempre con su brutalidad magistralmente de melodías estridentes, lanzando una mezcla rancia de ritmos salvajes y requintos trituradores. Los instrumentos y las voces despiadadas continúan más redundantes en un camino sinuoso de términos abominables, lo que demuestra que una banda como SINISTER no se estancará incluso con más de una docena de discos en su haber.

Los trabajos de mezcla y masterización también son sobresalientes, proporcionados por el experimentado Kristian «Kohle» Kohlmannslehner, en sus Kohlekeller Studio donde  ha trabajado con POWERWOLF, ABORTED o CREMATORY . Ganando claramente la partida en términos de rango dinámico y brutalidad instrumental general, pero sin perder esa sensación orgánica tan buscada en el Death Metal de la vieja escuela. Las voces se grabaron en Negligence Studio por Denis Mauko y en Studio The Zone por Iztok Bajc y las guitarras y el bajo fueron grabados en Damnation Room Studios por Ghislaine Van Der Stel y Chris Harmsen, las percusiones de registraron en On Duty Studios. Permitiéndonos sentir cada paso del registro, cada instrumento se puede escuchar con claridad y cada interpretación se ha ejecutado a la perfección.

La brutalidad, la melodía y la agresión se utilizan en perfecta armonía para ofrecer un conjunto de pistas viscerales pero pegadizas. Esto es exactamente cómo utilizar un conjunto diverso de habilidades de composiciones y habilidades musicales acribillados a su favor. Todo se siente renovado a medida que SINISTER mantiene los ritmos en marcha, nunca sobrepone una sola idea, siempre carga hacia adelante de una manera que parece que no se puede detener.

«Deformation of the Holy Realm» contiene ocho canciones de longitud media, sin contar la introducción y la salida, y es un viaje intenso y apasionante de principio a fin, que comienza con «The Funeral March», la introducción sinfónica sombría da una pista de la grandeza que SINISTER puede conjurar con su música, una risa nociva antes de las campanas finales nos anuncia que esto comienza;

«Deformation Of The Holy Realm», como un rayo de sol al amanecer: brío, vigor y garra, para dar un asalto contundente que se hace aún más agradable con una simple melodía melódica que desgarra con sus riffs, ante una atronadora batería de Mr. Duin que se eleva desde el fondo antes de que los tímpanos reboten en descontrol;

«Apostles Of The Weak» con un enlace de la primera conseguimos un puente que dobla la melodía, con intervalos de acordes de puro pánico que pronto impulsan la canción en medio de riffs brutales de una manera que recuerda a DEICIDE, las guitarras entonadas de forma robustas dominan una mezcla de arpegios que aún dejan un adecuado y suficiente espacio para los adornos corales ocasionales que surgen en la canción estos cantos vocales al unísono son unos evocadores perniciosos de puro Death Metal;

«Unbounded Sacrilege», melodías cadenciales que determinan el sonido de los holandeses, establecieron un bloque sonoro donde nuevamente podemos disfrutar de esos coros de acompañamientos mientras el solo de Mr. Grall nos muestra sus cualidades en las seis cuerdas;

«Unique Death Experience», una rápida y contendiente canción que está adornada con destellos de melodías asoladoras junto a algunas deliciosas líneas de guitarra gemelas en los solos.

«Scourged By Demons», Mr. Duin con su batería sin interrupciones y sin parar se muestra tan orgánica como cuando la toca a tanta velocidad, además que sus ritmos explosivos también son dignos de elogio, especialmente en canciones con varios descansos o pausas en sus partituras, propicia para el directo porque denota que la abnegación de SINISTER es completa;

«Suffering From Immortal Death», con sonidos orquestales nos encontramos que tiene algunos cambios ocurrentes entre ritmos explosivos y de «uptempo», manejando ritmos de puro beneplácito de los músicos que se dejan los pulpejos en los mástiles de las guitarras o en las baquetas de la batería, tenemos un descanso atmosférico al final de la canción seguido de un final épico en capas, sin dejar de lado el discurso de Mr. Kloosterwaard, mi favorita del álbum;

«Oasis Of Peace – Blood From The Chalice», coros escalonados de principio para continuar con melodías rápidas y los acordes ídem y crujientes del último toque que invitan a seguir con nuestra cabeza, aunque se fracturen las cervicales, una observación constructiva en este corte es que los cantos nunca conducen la música, solo ayudan a exaltar el impacto emocional, porque todas las canciones de «Deformation Of The Holy Realm» se sienten dinámicas y siempre hay algún tipo de idea genial que las mueve hacia adelante;

«The Ominous Truth», tiene una apertura muy espeluznante, a medio tiempo, con las voces en «off», conforme se construye gradualmente hacia un clímax estruendoso y estrepitoso, al igual que algunos de los elementos sinfónicos, las partes atmosféricas están en un interesante contraste con la intensidad del trabajo de batería y guitarra, que pueden ser sorprendentemente armoniosos, puro Death Metal de buena clase;

«Entering The Underworld», una distorsión en la guitarra diluida que incordia junto a unas notas de teclado anuncia el final del disco, con mucho apasionamiento, una consumación como fin.

Siempre es reconfortante ver bandas de Death Metal de la vieja escuela que todavía están alrededor y sacando nueva música, especialmente cuando esa música es tan buena como la de la banda europea. Aparentemente, la era moderna de la banda tampoco es ajena a los cambios de alineación, ya que este decimocuarto álbum tiene un conjunto de miembros completamente diferente al de su predecesor,  la sangre fresca en los actos heredados suele ser algo bueno.

SINISTER no es una banda para subestimar, este es un gran disco de sonido Extremo. Aunque algunos pueden temer que una banda pueda tambalearse después de tantos álbumes, los holandeses destruyen esta idea con una fantástica losa de magnífico Death Metal. Realmente una nueva adición épica a su impresionante catálogo sin ninguna muestra signos de desaceleración. Está claro que, a lo largo de los años, SINISTER no ha querido comprometer su sonido, ya que es tan aplastante como siempre. En contradicción, usan una paleta más amplia de sonidos que diversifica el registro, acentuando lo pesado que es en realidad. «Deformation Of The Holy Realm» es el Death Metal «Old School» en su núcleo. SINISTER ha intensificado su música una vez más y ha dado un retroceso profano y vicioso a las raíces del género, y ha demostrado por qué la experiencia siempre es clave en el metal, está magistralmente escrito, contundente y memorable.

Pepe Cortez

Deja un comentario