Review de DEPRAVITY – “EVIL UPHEAVAL”

Reseñamos hoy este DEPRAVITY – “EVIL UPHEAVAL”, álbum de Death Metal interesante que no deja de sorprender por su disposición y trama.

El Death Metal, en todo su furor enfebrecido. Tal aceptación se reconoce en la banda DEPRAVITY nativos de Australia tiene la respuesta en su debut: “Evil Upheaval”, saben cómo escribir un Death Metal extremadamente entretenido, infundido con ese “no sé qué” que atrapa mi atención más allá del implacable trajín de bandas existentes en la actualidad que abordan este género. No sé si es el agua, los canguros o los inodoros que giran en reversa; pero Australia ha sido una fuente increíble de música (especialmente en el mundo del Metal) en esta década.

depravity1

La firma de su sonido modificada por la demolición de los patrones rítmicos de unos CANNIBAL CORPSE, a veces abiertamente, pero nunca en detrimento del material, equilibra el control más obvio con un alcance un poco más amplio. Mientras que la brutalidad contundente es categóricamente el objetivo que han conseguido.  Rápido, agresivo, destructivo e intransigente. Después del EP de tres pistas lanzado en 2016 y titulado “Reign of the Depraved”, es la hora y el momento de su material de larga duración. El lanzamiento de esta criatura infernal es permitido por Trascending Obscurity Records, y el estreno se programó el pasado 30 de abril de este año. Una paliza de 40 minutos, inspirada en los primeros días del Death Metal con estilo suficiente para destacarse del resto. La obra de arte de este disco es la alfombra de bienvenida perfecta para el caos que se encuentra dentro.

1106905_518939911793703_7990991931215240573_n

Los riffs están diseñados para aplastar, pero lo hacen con un tecnicismo discreto, evidente en las transiciones desafiantes que se basan en la sonoridad de sus integrantes, Jamie Kay (Voz), Jarrod Curley (Guitarra), Lynton Cessford (Guitarra), Louis Rando (Batería) y Ainsley Watkins (Bajo). A pesar del énfasis en la velocidad, no olvida la desaceleración. En este lanzamiento, sucede que habrá un fondo de teclado, lo que le da el estado de ánimo a la vieja escuela. Me recuerda a bandas similares de Death Metal de los 90. Tales gustos, aparentemente insignificantes, a menudo dan el conjunto de este “algo”, lo que nos hace regresar a un disco que se presenta muy interesante.

Inevitablemente, algunas de las canciones se colorean un poco demasiado cerca dentro de las líneas, pero son uniformemente buenas.  Este es claramente un álbum que posee una visión uniforme, con una composición que se siente totalmente comprendida y realizada de forma agresiva. Esta cohesión conduce a algunas pistas fantásticas, que mezclan tropos brutales, de la vieja escuela y del death metal técnico en un pozo de horror basado en riff. Esto inicia con, “Manic Onslaught”, comienza con una introducción misteriosa que termina diciendo “… Todas las fuerzas del infierno se desataron” a partir de entonces el álbum realmente comienza. La canción aparece lenta y amenazante, pero no pasa mucho tiempo antes de que surja la verdadera naturaleza feroz de esta banda, suena a MORBID ANGEL golpea y aporrea su camino a través del riff después de castigar al riff y más riffs.

El ataque vocal de Mr. Kay es el complemento perfecto para el impecable trabajo de guitarras, que se abre paso alrededor de la sección rítmica masiva con una intensidad aplastante;

“Insanity Reality”, no es menos implacable, e incluso más rápida en ritmo que el primer tema abrasador del álbum. Gran parte de esto es gracias al trabajo del tambor de voladura de Mr. Rando, que rompe y rasga hacia adelante con velocidad y precisión deslumbrante sin perder una vez su impresionante cantidad de peso sónico;

“Repugnant”, es una de las influencias más obvias del álbum, reforzada por un ritmo propulsivo y aunque sus temas generales aparecen más de una vez permite que no se clausure su propuesta; “Despondency”, continúa en esta trayectoria de caos, mostrándonos los indicios del lado atmosférico más ominoso de la banda; 

 “The Great Divide”, hace honor a su título y ofrece una dimensión extra de perfección, que permite a los guitarristas relajarse un poco más con ciertos matices ennegrecidos, donde los acordes premonitorios dan paso a trémolos explosivos como aversión a los restos de riffs habituales. La introducción es una sección atmosférica impulsada por los bajos, que es seguida de cerca por los tambores y finalmente se unió al resto de la banda en una aplastante explosión de sonido. Esta canción tiende a mostrar el lado más siniestro de DEPRAVITY en la escritura de sus liricas, pero no abandonan la agresión y la velocidad. La interpretación vocal en esta canción es una de las más diversas e impresionantes. La canción termina con otro solo que se derrite antes de desvanecerse con un coro final; 

“Victimizer”, está lleno de riffs técnicos vertiginosos, tambores conmovedores y los gruñidos brutales de Mr. Kay ,los rellenos son como  plomo puro por su matraca y el solo de guitarra son una dicotomía bienvenida al tono implacable de la canción; “Tormented”, un siniestro ritmo de conducción, los riffs en esta canción son técnicos y maravillosos;  “Evil Upheaval”, esta canción toma ingredientes del resto del álbum y crea una pista muy grande y exquisita;  “Vile Defloration”, aumenta rápidamente a un crescendo hasta perder una tonelada de riff medido, toma todos los elementos contenidos en las canciones anteriores de la grabación y los sintetiza en un final completamente épico que insinúa la grandeza que vendrá a medida que esta banda desarrolle y madure su sonido. Es un final casi perfecto para un registro que podría medirse en la escala de Richter dada su magnitud de audio.

rUkVrE

Desafortunadamente, el bajista, Mr. Watkins, no tiene ese espacio dentro de la mezcla y apenas se puede escuchar. Una verdadera lástima, ya que una versión mejorada de baja gama habría roto el tono de guitarra ya de por sí denso y tal vez elevó el álbum a ciertos niveles superiores. “Evil Upheaval” es un registro muy claramente informado y, como tal, la originalidad no es un pico alcanzable sobre este montículo podrido de sonido. Sin embargo, si cuantificamos el Death Metal solo por sus cualidades únicas, nos quedaríamos con apenas un puñado de canciones para meditar. En realidad, este es un álbum lleno de energía con “el animus animal” para hacer añicos con la mera insinuación de una nota.  Si bien las pistas pueden sangrar debido a su naturaleza implacable similar, al abrirlas para su examen encuentra una verdadera riqueza de escritura riff competentes que anuncia grandes cosas por venir para esta banda. “Evil Upheaval” es el álbum de debut de DEPRAVITY, pero afortunadamente le faltan muchos de los errores comunes de un debut. DEPRAVITY es capaz de armar un escaparate cohesivo y pesado a través de su musicalidad increíblemente apretada.

La producción de este álbum es extremadamente clara y me encanta el sonido, así que es más una objeción personal que otra cosa. También hay algunas secciones a lo largo de este álbum donde las transiciones en una canción suenan un poco discordantes y no completamente desarrolladas. Sin embargo, lo atribuiría a que sería el debut completo de la banda; dolores de crecimiento en otras palabras.

Articulo de Pepe Cortez

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: