Crítica del álbum de BENEDICTION «Scriptures»

"Scriptures", bebé de la misma fuente que los grandes álbumes de su discografía que data de los años noventa, lo que significa un "estado de moda" de Death Metal crudo sin adornos con destellos de ese sabor fatal extremo característico porque una leyenda nunca muere, y BENEDICTION es prueba de ello.

Crítica del álbum de KILLER BE KILLED «Reluctant Hero» (2020)

"Reluctant Hero" es un disco de alta calidad garantía que ofrecen los músicos de “alta alcurnia” que componen KILLER BE KILLED Seis años después de...

Crítica de HELION PRIME “QUESTION EVERYTHING” (2020)

Repasamos el último álbum de los californianos Helion Prime que dedican este a los héroes de nuestro tiempo, los científicos Bienvenidos al reino del new...

Crítica del directo de JINJER «Alive In Melbourne» (2020)

Un disco que se hizo en Australia porque la situación sanitaria no permitió hacerlo en Argentina y que ahora además podemos verlo de forma...

Crítica del álbum de MODERMAIN “THE BEAUTIFUL LOVE”

MODERMAIN llega con una variada carta de presentación con una álbum llenos de matices y estilos que merece ser disfrutado “THE BEAUTIFUL LOVE” es el...

Uno de los mejores discos de Death Metal del año, cimentado en la legendaria banda británica BENEDICTION que está de regreso

BENEDICTION, para bien o para mal, han estado escribiendo música regular y pasable, sin bosquejos de una sola faz, han estado en un letargo durante demasiado tiempo. Pero hay una nueva puñalada de energía cinética en el octavo larga duración, «Scriptures»,con una alineación interesante y sugerente.

Hay bandas que transitan más allá del bien y del mal, más allá de las barreras de la crítica, y logran ser aceptadas y celebradas por todos. Por su extrema calidad e impecable discografía, en esto BENEDICTION es uno de los pocos que encaja en este molde en el género del Death Metal, que hoy en día presenta muchas variantes. Habiendo lanzado clásicos inmortales como «The Grand Leveler», al inicio de la décadas de los noventa y continuado con su máxima obra «Transcend the Rubicon» dos años después, exactamente en mil  novecientos noventa y tres, con el que tocaron el cielo o reinaron en el infierno. Los británicos han estado inactivos, sin darnos música nueva, por más de doce años, pero están de vuelta con «Scriptures», rescatando ese maravilloso ambiente que solo los grandes pueden lograr y ellos lo son.

«Scriptures» no solo es el regreso del líder y vocalista Dave Ingram después de veintiún años de ausencia, sino también de dos miembros fundadores, Peter Rew y Darren Brookes en ambas guitarras, muy entusiasmados como niño con zapatos nuevos. Les acompañan Dan Bates en el bajo y Giovanni Durst en la batería. Siguen teniendo el estilo de Death Metal consistente, férreo y habitual. Sin arreglos u opciones de software electrónicos, keyboards u sonidos raros, solamente el inmaculado estilo Old School que siempre nos han dado. Simple y efectivo.

La producción y la mezcla son geniales como conjunto, sumando algo que cabría de esperar de un buen profesional como es Scott Atkins que ha trabajado con bandas como CRADLE OF FILTH o GAMA BOMB. Todos los instrumentos se escuchan fácilmente, la voz de Mr. Ingram es clara como el cristal o en anteriores producciones y la atmósfera rítmica  hace que el álbum suene al mismo tiempo en capas, completo y moderno, analógico y orgánico, BENEDICTION perpetuo. Quizás lo más satisfactorio al escuchar el disco es la cantidad de respeto por el apogeo del género Death Metal en su conjunto, con coyunturas de Grindcore, pero especialmente por la contraparte europea de estos géneros que dejan huella clara de lo que es la Música Extrema. 

Analizamos “Scriptures” de BENEDICTION

“Scriptures»nos lleva o transporta fácilmente a principios de los noventa cuando las cosas eran menos burocráticas y más orgánicas, y la pasión por tocar y destacar  de manera insólita o asombrosa supera la necesidad de vender o ser aceptado en un nicho de bandas que algunas continúan ahora con una calidad envidiable.

Con todo,«Scriptures» no solo es una muestra casi perfecta de lo que significa para la cultura del Death Metal a través del tiempo, la banda BENEDICTION, sino una declaración de que incluso cuando firmas con un sello enorme como es NUCLEAR BLAST RECORDS y tratas de seguir siendo relevante después de más de treinta años, puedes seguir tus raíces con firmeza y destruir toda la música creada artificialmente por otras bandas que intentaron llegarles a los talones y el resultado también puede ser este, uno de los, si no el,  mejores álbumes de este género en este aciago año. 

Las canciones están estructuradas de manera simple y similar, moviéndose a partes rápidas o de medio tiempo cuando lo esperas. La falta de sorpresas no es algo malo para un disco como este, pero la falta de riffs sobresalientes sí lo es porque se dedican a lo suyo, lo que mejor saben hacer. Desafortunadamente, BENEDICTION sufre de esto y, combinado con la naturaleza demasiado larga de los cortes de esta producción, tiende a hacer que toda la experiencia se convierta en un largo tomo de decencia de cortes que se reciben con gusto y mucho interés. 

“Scriptures” tema a tema

Desde el primero que es «Iterations of I», con una presentación de riffs en las cuerdas en su tono característico y un golpeteo intenso, inician los argumentos de esta banda que es sugestiva desde el primer segundo, usa acordes de manera efectiva para acentuar cuán pesado es el método que la agrupación nos dará en esta edición de puro Death Metal europeo, y sin olvidar sus gritos compenetrados, por cierto el vídeo es el último que ha servido para promocionar el disco con una escena potente con los músicos en un escenario sencillo entre ruinas de una casa, como presagio de su retorno a la escena de la Música Extrema; 

«Scriptures in Scarlet», que añoranza de acordes que hacen volvernos al Grindcore más elemental pero que evoluciona cada vez que los británicos lo entonan, inevitable hacer headbanging, las distorsiones espesas y densas son su especialidad y demuestran que no las han perdido para nada, las han perfeccionado; 

«The Crooked Man», otro corte calidad de los de Birmingham, el apiñamiento de los acordes es impresionante y cuando hacen los intervalos de cambio de acordes es imposible no dejarse llevar por la delicada agitación sonora del dueto de Mr. Rew y Mr. Brookes están excepcionales y soberbios; 

«Stormcrow», el primer corte que conocimos de este disco, demostraba que la banda estaba funcionando al máximo con un feeling que muchos quisieran conservar, todo suena como quedó en pausa hace ya más de una década y que están de regreso para hacernos disfrutar como solo ellos lo saben hacer, con actitud y sin dejar prisioneros; 

«Progenitors of a New Paradigm», con la colaboración del cantante de MASSACRE, Kam Lee, la cordialidad de las notas afinadas en una alteración sonora que es imponente ya que no deja espacio para decir que esto no tiene calidad, además la comparsa de voces es monstruosamente gustosa y deseable. 

«Rabid Carnality», celeridad de tonos y agilidad en los instrumentos en el corte de menos minutaje de todo el disco, no llega a los tres minutos pero encaja para hacer un mosh-pit de calidad, con el video sugestivo tocando en vivo demuestran que se encuentran en una forma envidiable; «

In Our Hands, the Scars», los graves del bajo de Mr. Bates, son la pauta para un ligero ritmo de jogging y riffs aplastantes especialmente en la sección media de la canción con la intervención si estamos atentos de Mr. Durst en los parches, curiosamente los miembros nuevos de la banda, me atrevería a decir que es a propósito, el dejarse en «las cicatrices de sus manos».

«Tear Off These Wings», como continuación del anterior corte los graves hacen hincapié con la carcajada de Mr. Ingram de fondo, con estilo exterminador y comprimido, suelta todos los acordes estrujantes que pueden darnos hasta reducir el silencio por una desconcertante melodía de notas largas y mortuorias; 

«Embrace the Kill», una vez más Mr. Ingram se roba el show en esta canción en particular, que va desde un gruñido más bajo hasta una línea vocal extremadamente enojada, que agrega aún más caos y destrucción a una experiencia ya brutal de los instrumentos del resto de integrantes sueltos en compases cadenciales que nuevamente nos recuerdan que el Grindcore es una influencia fuerte en sus creaciones, pero a su forma por supuesto; 

«Neverwhen», un patrón de batería de Mr. Durst y una melodía encima que ninguna banda usaría, a excepción de BENEDICTION refiriéndose a que utilizan tan bien la métrica proporcional de los ritmos en escalas siniestras bien construidas con una solidez con mucho cuerpo y volumen de sonido.

«The Blight at the End», como si nada casi llegamos al final y es que cada tema es firme y estable como el anterior, no dan respiro, la frecuencia alcanzada de esta composición es el sello de presentación, porque también tienen de manera camuflada solos de guitarras que con las rítmicas traslapan magistralmente; 

«We Are Legion», para terminar tenemos un tema lleno de matices y tiempos diferentes, con riffs fulminantes hasta momentos feroces, es una manera perfecta de cerrar un regreso a la forma de un líder del género que alguna vez fue, junto a una rima monstruosa de Mr. Ingram que nos deleita con una excelente fraseología. Acelera efectivamente en el medio y termina con una nota algo dramática con una melodía cinematográfica y palabras casi habladas. «Scriptures» es lo suficientemente ostentoso como para ser perfecto para el género y uno de los mejores discos del año.

Conclusiones

No esperemos ser derribados por la innovaciones o las intrépidas y progresivas aventuras en el aterrador patio trasero de su ex vocalista Dave Hunt que con ANAAL NATHRAKH ya tiene para entretenerse y que sustentó mucho a la banda en estos años en los que aparecían dando un buen aspecto. Para lo que deberías estar preparado es sin adulterar, batir el death metal a la manera inglesa. que BENEDICTION  ofrece con un poco menos de velocidad y un poco más de pesadez en su sonido desde sus inicios, y este álbum sigue el mismo enfoque, sacan lo mejor de este Death Metal al estilo británico, con muchos pasajes de medio tempo y riffs increíbles.

«Scriptures», bebé de la misma fuente que los grandes álbumes de su discografía  que data de los años noventa, lo que significa un «estado de moda» de Death Metal crudo sin adornos con destellos de ese sabor fatal extremo característico porque una leyenda nunca muere, y BENEDICTION es prueba de ello.

La maqueta se siente como música hecha por amor a la escritura y la interpretación de riffs duros, pero realmente no parece haber mucha coherencia o urgencia detrás de la composición del lanzamiento, su interpretación o producción misma, sin descuidar el empeño o la laboriosidad que tiene en cada acorde. 

«Scriptures» toma el formato de ensalada de riff que ha tenido tanto éxito en el continuo del Death Metal durante años desde el siglo pasado y lo lleva a su desafortunado extremo lógico. Lucha por unir coherentemente todo lo que valga la pena para dar un producto proporcionado y honrado.

Se siente como un lanzamiento producido para justificar las apariciones en festivales y las giras en vivo. Aun con la situación de la pandemia mundial que pasará en algún momento. Quizás eso no sea tan malo, ya que las pistas del álbum, junto con algunos de esos viejos pilares del catálogo anterior de BENEDICTION, irían, sin duda, mucho mejor en un ambiente en directo como se deja ver en el vídeo de la canción, » Rabid Carnality» que nos pone los diente largos.

Si eres un fanático de la banda desde hace mucho tiempo, adquiere este álbum, apoya a la banda, los álbumes toman tiempo para escribir y grabar, y es obvio que la banda todavía disfruta de lo que hacen. Si eres un fanático del Death Metal, cautivado por el salvaje renacimiento de aquellos inolvidables y fructíferos años noventa,«Scriptures» hará mucho por ti, porque BENEDICTION está de regreso y hay que festejarlo solemnemente.

Reseña de Pepe Cortez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here